Ir a contenido

ENTREVISTA

Maria Assumpció Vilà: "Hace cinco años la gente venía muy enfadada, ahora viene desesperada"

La síndica de Barcelona en funciones repasa sus cinco años en el cargo cuando se abre una nueva convocatoria para representar a la institución

Rosa Mari Sanz

Maria Assumpció Vilà, candidata a la reelección.

Maria Assumpció Vilà, candidata a la reelección. / ELISENDA PONS

Maria Assumpció Vilà llegó a la Sindicatura de Greuges de Barcelona en abril del 2010 desde la presidencia de la Federació Catalana de Voluntariat Social, después de haber pasado, entre otros, por la presidencia de la Taula d'Entitats del Tercer Sector de Catalunya. Su nombramiento, con el socialista Jordi Hereu como alcalde, fue fruto del acuerdo de todos los grupos municipales del Ayuntamiento de Barcelona. Ha sido testigo directo durante sus cinco años de mandato de dramáticas consecuencias de la crisis económica en numerosas familias barcelonesas; de hecho, considera que la vivienda es el principal problema de la capital catalana.

Ejerce de síndica en funciones desde mayo. El ayuntamiento abre el día 15 la candidatura para renovar el cargo. ¿Tiene pensado presentarse? Sí. Quiero seguir cinco años más.

En estos años se ha encontrado sobre todo con quejas por temas sociales. ¿Ha notado algún cambio en las denuncias de la ciudadanía? Cuando llegué a la sindicatura, como venía del mundo social, tenía conciencia de cómo estaba la realidad, que era complicada. Me llamó mucho la atención que la gente venía a quejarse muy enfadada. Somos una institución de segunda instancia, con lo que cuando viene un ciudadano significa que ya ha agotado otros recursos del ayuntamiento, y o no le han contestado o no están de acuerdo con la resolución.

¿Se les ha pasado el enfado? Ahora es diferente. Si vienen por temas de pobreza, que son los principales problemas que recibimos, sobre todo de vivienda, ya no están enfadados. La gente llega muy desesperada, muy afectada por la situación. Desde el 2014 muchos de los que acuden a nosotros ya han tirado la toalla. Eso es muy duro. El que haya más de 90.000 parados tiene unas consecuencia muy importantes y no son de fácil arreglo. La falta de vivienda social en Barcelona es seguramente es la carencia más grave. El drama de los desahucios ha llegado muchas veces a nuestro despacho.

¿Cómo actúan ante una queja?, ¿qué pueden hacer por las personas que les piden ayuda? Primero les escuchamos, es básico dejar que hablen y hablen… El problema es que nuestras decisiones no son vinculantes. Luego requerimos la información al consistorio para comprobar la veracidad de la queja y elaboramos un informe. Para decidir y dictaminar están los jueces, pero si damos la razón al denunciante nuestra opinión tiene fuerza en un proceso judicial.

¿Es buena la colaboración del ayuntamiento con la sindicatura? Es lentísima. La respuesta municipal no es buena, en cuanto a agilidad. Con el cambio de gobierno ha empeorado mucho. Por ley deberían de tardar 15 días en respondernos y estamos en un plazo de unos dos meses. Hasta noviembre hemos llegado a tener unos 200 expedientes parados. Es inadmisible porque en temas sociales cada día que pasa las situaciones son peores.

Un problema reciente y uno de los frentes abiertos de la alcaldesa son los manteros. El tema de la venta ambulante es muy difícil de solucionar, no todo en absoluto es responsabilidad del ayuntamiento. La ley de extranjería es muy restrictiva y deja un espacio muy pequeño para la regularización. Este tema no es una cuestión ni del consistorio ni de la propia Generalitat, es del Estado. Si no tienen trabajo no están regulados y no están regulados porque no tiene trabajo. La sindicatura participará en la mesa de trabajo del ayuntamiento para afrontar esta cuestión, pero también hemos pedido que venga la delegacion del gobierno, porque sino no adelantaremos nada.

¿Le han llegado quejas por esa venta ambulante? Se nos han quejado comerciantes que tiene puestos legales delante de Palau de Mar. Tienen razón, son competencia directa. El resto de comerciantes están muy enfadados y no quieren negociar nada. Yo les pediré que vengan a la mesa.

Sí que han recibido en cambio numerosas denuncias de apartamentos turísticos. ¿Cortar el grifo ha sido una buena solución? Se tenía que hacer algunas cosas. Tenemos problemas con los legales y con los ilegales. ¿Las licencias han de ser para siempre? Ha de haber mucho más control, no solo de ruidos, también de quién se aloja. Ha venido mucha gente a quejarse por molestias, aunque también cuando hubo la moratoria vino algún vecino a protestar porque lo tenía casi todo a punto para tener permiso. Pero se tenía que actuar.

¿Cómo debería arreglarse? De momento que se regulen y que se persigan los ilegales, En la ciudad hay barrios muy saturados y eso repercute negativamente en los ciudadanos, ya que en las zonas con pisos turísticos el precio de los alquileres es más elevado . No es justo que esto lo paguen los vecinos. En la Barceloneta están muy enfadados, pero no solo por eso, también porque ya no pueden ni moverse. Cada vez hay más vehículos de dos ruedas, mayor invasión del espacio público…

Eso también lo ha denunciado a nivel del conjunto de la ciudad. Abrimos una actuación de oficio por las quejas y en un informe hemos denunciado la proliferación de terrazas, ferias, patinetes eléctricos, bicicletas... continúan utilizando las aceras sin tener en cuenta las limitaciones de anchura y de velocidad y esto deteriora cada vez más el espacio público. La ciudad cada vez es menos cómoda en este aspecto.

Los ciclistas se han enojado con este informe. En ningún momento hemos ido en contra de ellos, lo único que decimos es que se deben de cumplir las ordenanzas. Ellos y todos. No han de circular por donde no deben.

Una ordenanza, en cambio, que considera injusta para otros temas. Lleva años denunciado multas injustas. Hora la alcaldesa revisará precisamente los aspectos en los que usted ha incidido. Afortunadamente. Se han de replantear sanciones injustas como las multas a indigentes, a personas que por un motivo u otro cuelgan carteles en las calles, por decir algunas. Hay importes elevadísimos.

El consistorio le ha dado la razón en temas importantes y ha rectificado. Sí si, como el caso de nuestra propuesta de frenar la apertura de nuevos locales en el Poble Sec, la recomendación de eliminar la edad máxima para entrar en la Guardia Urbana, la petición municipal de que las empresas funerarias se adhieran a la junta arbitral de consumo… También hemos denunciado que se sancione a personas mayores por no llevar la documentación acreditativa de los títulos de transporte, y hemos conseguido que tengan un par de días para entregar los papeles. Pero notamos que a veces falta ese reconocimiento por parte del ayuntamiento. A veces han hecho suyas propuestas nuestras.

¿Qué hará si es reelegida? Para empezar desearía que me respondieran más rápido. También pediría que cuando hacemos recomendaciones el ayuntamiento nos diga si piensa hacer caso o no, sino aquella decisión se queda pendiente. A veces emitimos recomendaciones y no sabemos cómo acaban. Y en cuanto a investigaciones desearía estudiar a fondo un tema que preocupa mucho a los barceloneses, y es que tienen la percepción de que las multas de Guardia Urbana son recaudatorias, sobre todo la grúa. Quiero demostrar si es o no así.

Si no continúa, ¿qué hará? Laboralmente me jubilaré. Como estoy muy relacionada con el mundo social es posible que me dedicara a personas mayores o mujeres maltratadas. La infancia es un tema muy bonito y que me preocupa mucho, pero creo que es gente joven quien se ha de dedicar a este colectivo. Yo creo que puedo hacer bastante por las mujeres y por los mayores.

0 Comentarios
cargando