Ir a contenido
Albert Montull: "Queremos que el 'boom' perdure"

FERRAN NADEU

ENTREVISTA

Albert Montull: "Queremos que el 'boom' perdure"

El delegado de fútbol femenino de la FCF reivindica que el auge de mujeres que practican este deporte "no sea una moda"

Eva Melús

Albert Montull (53), delegado de fútbol femenino de la Federació Catalana de Futbol (FCF), aspira a la consolidación. "No conozco a ningún padre que lleve a su hija a apuntarse a un equipo de fútbol. La que va, lo hace sola y porque realmente le gusta. Y resulta que antes las niñas no se atrevían a ir al club de su pueblo y ahora sí. Queremos que este 'boom' de ahora perdure, que no sea una moda y que todas las chicas puedan practicar el deporte que quieran", reivindica. 

El proyecto comenzó hace ocho años. "Ya se habían hecho cosas antes, pero con el presidente, Andreu Subies, llegamos a la conclusión de que había mucho que hacer y nos pusimos a ello", explica. En su Terrassa natal, Montull empezó a organizar una Jornada de Fútbol Femenino durante el parón de la liga. La primera cita tuvo una participación de 2.000 chicas, pero actualmente son 7.000, repartidas en 15 sedes por toda Catalunya. 
"Aquello fue el embrión de la campaña #Orgullosa", relata. Subvenciones a los clubes que inscriben jugadoras, temarios específicos sobre fútbol femenino para entrenadores y la web futbolfemeni.com, que recoge la actualidad generada por las futbolistas son algunas de las fórmulas con las que la federación ha superado las 12.000 licencias, una cifra récord. 

Visibilidad

También ha influido, explica Montull, la mejora de las instalaciones y la proliferación de los campos de hierba artificial. "Jugar en campos de tierra es duro", señala. Pero sobre todo, la visibilidad. "Que un club como el Barça sacara a su equipo femenino en una rúa fue un gran detalle. Muchas personas descubrieron que existían las futbolistas y que además tienen un gran nivel", afirma. Porque otro mérito, explica, es de los clubes que han apostado por el fútbol femenino.

El directivo añade que hay que huir de las etiquetas y normalizar las cosas. "No hablemos de jugadores o jugadoras, sino de futbolistas. Veamos cómo una presidenta pasa a la práctica, sin preguntarnos más. ¿Podemos imaginar a una mujer en el equipo técnico del Barça? ¡Claro que sí!", afirma.