Ir a contenido
Robert Downey Jr.: el superhéroe multimillonario

PERFIL

Robert Downey Jr.: el superhéroe multimillonario

Iron Man le ha llenado los bolsillos después de que su carrera cayera en picado en los 90

Nando Salvà

'Vengadores: Endgame' ya es la película que más dinero ha recaudado en toda la historia. 2.790 millones de dólares, y sumando. Por sí sola la cifra ya marea. Pero es que gracias a ella, además, la taquilla acumulada por los estudios Marvel –propietaria de la serie de 23 películas de superhéroes que han producido en poco más de una década– alcanza los 22.500 millones de dólares. En otras palabras, gracias al MCU –siglas con las que se conoce al Universo Cinematográfico de Marvel–, mucha gente se ha hecho inmensamente rica. Y casi nadie tanto como el actor que, encarnando a Iron Man –y a su alter ego, el magnate Tony Stark–, se ha erigido en la verdadera alma de la saga, y que merced a las nueve películas del MCU en las que ha participado se ha embolsado unos 430 millones. El Hombre de Hierro no solo ha salvado el mundo varias veces; también, sobre todo, ha salvado a Robert Downey Jr.

 

Inicialmente, recordemos, en Marvel no lo querían a él en el papel de Stark, y hasta cierto punto se entiende. Porque por entonces, a mediados de la pasada década, si por un lado se le consideraba el mejor intérprete de su generación –y ahí estaban películas como 'Golpe al sueño americano' (1987), 'Chaplin' (1992) y 'Jóvenes prodigiosos' (2000) para justificar el reconocimiento–, por el otro se le veía como la viva imagen de una forma particularmente épica de autodestrucción. Él había empezado a granjearse esa fama a mediados de los 80, cuando fue arrestado en varias ocasiones en posesión de sustancias ilegales, pero su carrera empezó a irse a pique en 1996, durante un control policial en el que se le requisaron grandes cantidades de cocaína y heroína y una pistola.

Malditismo

El actor pasó los años siguientes entrando y saliendo de centros penitenciarios y clínicas de rehabilitación, y alimentando su malditismo a través de sucesivos encontronazos con la ley. En una ocasión fue arrestado cuando dormía la mona en la cama del hijo de su vecino, tras colarse por error en la casa equivocada; en otra, se le detuvo al volante de un Porsche tras escaparse de un hospital, desnudo y drogado, mientras arrojaba por la ventana lo que él mismo definió como «ratas imaginarias»; en otra, fue encontrado descalzo en un callejón, acurrucado y lloroso. 

Iron Man no
solo ha salvado
al mundo varias
veces, sino que
también lo ha
salvado a él

Durante ese tiempo siguió trabajando –nunca llegó tarde a un rodaje–, pero su presencia en los medios se limitó casi exclusivamente a las fotos de sus fichas policiales. Y, entonces, en el 2003, conoció a la productora Susan Levin, que se convertiría en su esposa y madre de dos de sus tres hijos. Decidió lanzar todas sus drogas al océano y cambiar de vida. Abrazó la filosofía oriental, la meditación, el kung-fu y las clases de pilates. Pese a ello, durante un tiempo Hollywood siguió sin querer casi nada de él… hasta que llegó 'Iron Man' (2008). 

Millones de fans

Hoy, tiene suficiente dinero no solo para financiar una revolución sino también millones de fans en todo el mundo; se ha convertido en un modelo de conducta. Y quizá no sea casual que su camino hacia la redención sea tan similar a la historia del propio Tony Stark, que era un crápula pero se convirtió en venerado justiciero tras estar a punto de morir; quizá a estas alturas intérprete y personaje han llegado a ser almas gemelas. Por eso, aunque Downey ha asegurado que abandona definitivamente Marvel, y que necesita separarse de Stark, cabe preguntarse: ¿será capaz Stark de separarse de él? Después de todo, entre los próximos proyectos del actor –además de volver a dar vida al detective más famoso del mundo en la tercera entrega de la saga Sherlock Holmes y de producir para HBO una precuela de Perry Mason–, está la puesta en marcha en 2020 de Footprint Coalition, una organización al frente de la que trabajará para proteger el medio ambiente a través de la inteligencia artificial y la nanotecnología. Es decir, ha dejado de interpretar a Tony Stark en la ficción para hacerlo en la vida real. Y considerando que a lo largo de su vida ha sido un yonqui, un presidiario y un asunto de vergüenza ajena, que acabe encasillado en la piel de un superhéroe no tiene nada de malo.
 

Temas: Marvel Cine