Ir a contenido
Brad Pitt.

EL PERSONAJE DE LA SEMANA

Brad Pitt: ha vuelto la estrella

Nando Salvà

Siempre podemos culpar a la dichosa interacción parasocial o, para entendernos mejor, la predisposición de nuestro cerebro a sentir un interés exacerbado por las vidas de los ricos y famosos –está, dicen, científicamente probada–. Es la forma más fácil de explicar que casi tres años después de que empezara la interminable disolución del matrimonio entre Angelina Jolie y Brad Pitt, tres años de batallas legales por la custodia de sus seis hijos y de acusaciones –ella dijo que él no pagaba suficiente dinero para la manutención– y confesiones arrepentidas –él reconoció públicamente que sus excesos con el alcohol habían sido la causa principal de la ruptura–, sigamos tan pendientes como el primer día de novedades sobre el devenir de su relación. 

Y podemos estar tranquilos porque, al parecer, todo va bien. Va tan bien que Jolie ha propuesto a Pitt que se encargue de cuidar de los niños durante del verano, mientras ella esté rodando su próxima película. Considerando que hace ahora un año el actor tuvo que monitorizar el escaso tiempo que pasó con la chavalada durante las vacaciones para demostrar a la actriz que podía ser un padre responsable, es un progreso. Quizá eso signifique que a partir de ahora nuestro cerebro tendrá que acostumbrarse a noticias menores sobre el asunto para saciarse, rutinarias actualizaciones sobre quién tira de niñera en cada momento y no sobre cruentos enfrentamientos en los juzgados.

Después de tres años de batallas legales y acusaciones, el actor se encargará de los niños este verano mientras Jolie rueda una película 

Incluso es posible que la nueva situación atenúe la rumorología de la que se han visto envueltos ambos pero que lo ha puesto en el punto de mira en especial a él. De hecho, Pitt lleva cierto tiempo siendo asociado sentimentalmente con cualquier mujer a la que dedica una sonrisa. Primero se le vinculó con Kate Hudson, y Sienna Miller, después. Luego se le atribuyó una relación con una sanadora espiritual llamada Sat Hari Khalsa, y más tarde otra con una profesora del MIT, Neri Oxman. Hace no mucho, algunos medios publicaron que no solo estaba viviendo un romance con Charlize Theron, sino que había tenido un bebé con ella. Y entre todas esas conjeturas, claro, ha convivido otra: que es inminente su reconciliación amorosa con Jennifer Aniston, de la que se divorció en el 2004. Mientras tanto, ha producido títulos destacadísimos como 'Moonlight' o 'Z, la ciudad perdida' pero, en parte porque no se ha prodigado frente a la cámara, casi nadie ha hablado de su trabajo.

Magnético

Sin embargo, de repente, eso ha dejado de ser así. Pitt vuelve a ser uno de los actores más magnéticos que existen en lugar de una mera celebridad. Y ya se le empieza a considerar candidato preferente en la próxima carrera a por el Oscar –como actor ya ha sido nominado a la estatuilla dos veces; la única que tiene la ganó como productor de '12 años de esclavitud'–. Y el motivo son las dos películas que en las próximas semanas lo traerán de regreso a la cartelera. 

Vuelve a ser uno de los actores más magnéticos que existen en lugar de una mera celebridad

La primera, claro, es 'Érase una vez en Hollywood', lo nuevo de Quentin Tarantino. Situada en 1969, está protagonizada por Leonardo DiCaprio en la piel de un actor televisivo que afronta su declive, y por Pitt en la de su doble en las escenas de acción y mejor amigo. Aunque contextualizada por el caso de la actriz Sharon Tate –que en verano de aquel año fue asesinada por miembros de la familia Manson– es ante todo una conmovedora historia de amistad y un cariñoso homenaje a quienes tratan de sobrevivir en la industria del cine. Y en septiembre llegará 'Ad Astra', en la que Pitt se embarca en una misión espacial para descubrir la verdad sobre la desaparición de su padre, que emprendió un viaje a Neptuno en busca de inteligencia extraterrestre.

Está por ver, eso sí, cuáles son sus planes actorales a largo plazo. Por un lado, quizá protagonice junto a Emma Stone la nueva película de Damien Chazelle ('La La Land') pero, por otro, ha confesado que la interpretación no le motiva como solía. Quizá se centre en ejercer de productor, o quizá le dedique más tiempo a su nueva pasión, la escultura. Y nosotros estaremos pendientes de ello pero, claro, también de cuándo le toca tener a los niños. No podremos evitarlo.