Ir a contenido
Sobrevivir a Jesús Gil: así capean su legado su viuda e hijos

Sobrevivir a Jesús Gil: así capean su legado su viuda e hijos

Repasamos qué ha sido del clan a los 15 años de la muerte del magnate, cuya vida desmenuza la serie 'El pionero'

Julia Camacho

Un faraónico arco de entrada a Marbella y casi 30.000 viviendas ilegales frente a la escasez de servicios públicos. Esa es en la actualidad la huella de Jesús Gil en la ciudad, como relata la serie documental El Pionero de HBO España,  donde ganó tres elecciones locales por mayoría y con la que su familia apenas tiene hoy vinculación. Aquí repasamos qué ha sido de los cinco miembros del clan de Jesús Gil.

María Ángeles Marín, en una imagen del 2004. /VÍCTOR LERENA (EFE)

MARÍA ÁNGELES MARÍN

La matriarca recluida

La dependienta de pastelería no era la candidata preferida de Guadalupe, la madre de Jesús Gil, pero la pareja siguió adelante contra viento y marea. Con su pelo cardado y sus llamativos labios, María Ángeles Marín se refugió en Madrid tras la muerte de su marido en el 2004, primero en un chalé de La Moraleja y después en un piso cercano al Retiro, donde aún reside.

En verano del 2011 sufrió un ictus y, desde entonces, tiene problemas de movilidad, por lo que apenas pisa Marbella. Villa Ángeles, la casa familiar junto al elitista colegio que antaño fue el Club Financiero de Gil, sigue abierta, pero los herederos la visitan muy de tarde en tarde.

Jesús Gil Marín. /archivo

JESÚS GIL MARÍN (1961)

El delfín que no reinó

El primogénito estaba llamado a continuar la labor política de su padre en Estepona y en el Atlético de Madrid, pero hoy está retirado y su vida gira en torno a la inmobiliaria Gilmar, con sede también en Marbella, los caballos y los toros.

Casado con su pareja de toda la vida, Carmen Oset, tiene una hija que prueba suerte como modelo (Rocío Oset). La justicia reclama a los herederos de Gil 105 millones por el saqueo de las arcas de Marbella, pero ellos alegaron que su padre solo les dejó 800 euros en las cuentas. Tras pleitear, lograron levantar el embargo sobre numerosos inmuebles que, a nombre del conglomerado empresarial, aún mantienen.

Miguel Ángel Gil Marín. /susana vera (reuters)

MIGUEL ÁNGEL GIL MARÍN (1963)

El jefazo del Atleti

El segundo hijo dejó el campo y los animales para tomar las riendas del Atlético de Madrid, donde es el principal accionista. Montó un imperio ganadero en torno a la finca Valdeolivas (Ávila), la casa de famoso caballo Imperioso, donde cría caballos de pura raza y reses bravas, además de gestionar dos cotos de caza.

El vástago más mediático de la saga reside en la lujosa urbanización La Finca en Pozuelo (Madrid), se divorció dos veces –la segunda, de la miss Las Palmas Lucía Díaz– y tiene cuatro hijos. Es el único perseguido por la justicia por los tejemanejes de su padre, como el 'caso de las camisetas', por el que fue condenado a año y medio de cárcel. 

Myriam Gil Marín, en el 2004. /efe

MYRIAM GIL MARÍN (1967)

La más silenciosa

Es la única hija, y la más parecida a su madre. Secretaria personal de Jesús Gil en el Ayuntamiento, conoció en primera fila toda la actividad política y empresarial de su padre, aunque no fue implicada en los casos judiciales. En la actualidad, su vida gira en torno a las empresas que pertenecieron a Gil y al cuidado de su madre enferma.

Su boda con Eduardo de las Heras, candidato del GIL por Benalmádena (con quien tiene dos hijos), reunió en Valdeolivas a un buen número de famosos, futbolistas y prensa del corazón.

Alejada de los flases, es la única que acude con frecuencia a Marbella a disfrutar de sus vacaciones.

Óscar Gil Marín, en el 2004. /efe

ÓSCAR GIL MARÍN (1969)

El 'ex' de Leticia Sabater

El benjamín acaparó la atención de la prensa por su afición a las fiestas y sus escarceos con Leticia Sabater y otras famosas televisivas. Dicen que heredó los modos toscos y fanfarrones de su padre, y también el espíritu de resistencia a la autoridad.

Reside en un céntrico ático de Madrid, desde donde gestiona varios negocios inmobiliarios, entre ellos la polémica urbanización de Los Ángeles de San Rafael, la primera losa de Gil: el derrumbe del restaurante causó 58 muertos y el primer ingreso en prisión del progenitor. También forma parte el consejo de administración de varias de las empresas familiares, con la matriarca a la cabeza.