Ir a contenido
Así es la novia de Boris Johnson

ALBERTO PEZZALI / NUR PHOTO VIA GETTY IMAGES

ROMANCE POLÉMICO

Así es la novia de Boris Johnson

La relación de esta experta en comunicación con el aspirante a 'premier' se tambalea

Begoña Arce

Carrie Symonds, una rubia de 31 años, y Boris Johnson, de 55, protagonizan el folletín que tiene al Partido Conservador en vilo. Symonds, una experta en comunicación y relaciones públicas, es la compañera sentimental de quien, en menos de un mes, puede convertirse en el nuevo primer ministro británico. Johnson se halla en proceso de divorcio de su segunda esposa, la abogada Marina Wheeler, después de 25 años de matrimonio y cuatro hijos. La mayor, Lara, tiene apenas cinco años menos que la novia del político. El anuncio oficial de la ruptura en septiembre del año pasado, se produjo cuando la nueva relación con Symonds era ya 'vox populi'. 

La pareja había sido fotografiada almorzando el día de San Valentín, en el restaurante Rules de Londres. Poco después, ambos aparecían sonrientes y muy cómplices saliendo de una celebración del partido. Inestable, caótico, con un largo historial de infidelidades y una hija fruto de una relación extramatrimonial, desde el círculo de Johnson daban a entender que, con Carrie, la cosa era diferente. En esta ocasión iba en serio.

Carrie Symonds conoce el Partido Conservador desde dentro. Es ahí donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Colaboró, desde los cuarteles generales, en la campaña de Johnson para la reelección como alcalde de Londres en el 2012. Aquel fue el primer contacto entre ambos. Symonds trabajó después para dos ministros del actual gobierno saliente, Sajiv Javid y Michael Gove.

Puesto poderoso

Licenciada en historia del arte, hija del cofundador del diario 'The Independent' y de una abogada, la relación con Johnson se estrechó a partir de junio del 2017, cuando fue nombrada directora de comunicación de los 'tories', un puesto poderoso e influyente. En la sombra (no ha hecho declaraciones, ni concedido entrevistas), nadie sabe a ciencia cierta en qué momento comenzó el 'affaire' con el entonces ministro de Asuntos Exteriores, pero en agosto, cuando ya era notorio, y poco después de que Johnson dimitiera por sus discrepancias con Theresa May, Symonds se marchó a trabajar para Bloomberg.

Divertida y ambiciosa, según quienes la conocen, a ella se debe el cambio de imagen del controvertido político que ha perdido kilos, anda mejor trajeado y lleva el pelo algo más pulido. Pero su influencia va más allá de la indumentaria. Aunque oficialmente no forma parte del equipo de Johnson, ella retoca sus discursos y columnas de opinión, lo que ha creado alguna fricción. Se aseguraba que el político pensaba casarse con ella, concluido el divorcio, y vivirían juntos en la residencia de Downing Street.

Hija de un fundador
de 'The Independent',
conoce el partido
'tory' desde dentro

Nueva pareja, estabilidad, de cara a los votantes la relación marchaba discretamente y como la seda, hasta el viernes de la pasada semana. Una enorme pelea entre ambos, con gritos, estruendo de vajilla y portazos, que grabó un vecino, acabó con la policía llamando a la puerta del piso de Symonds en Londres, a donde Johnson, se marchó a vivir. El incidente, según los críticos de Johnson, muestra una vez su carácter inestable y poco fiable para un futuro primer ministro. 'The Sun' asegura que era la cuarta bronca entre ambos en seis semanas y la relación estaba al borde de la ruptura. El político se ha negado en redondo a hablar del incidente, que ha puesto en peligro su triunfo. Symonds ha desaparecido de su domicilio. Una foto de la pareja en el campo, mostrando la supuesta reconciliación, ha resultado ser trucada. La nueva primera dama o 'first girlfriend', como la llaman los diarios, quizás no llegue a tomar posición del puesto.