Ir a contenido
Mister Rogers, el buen vecino

HOMENAJE A UN PRESENTADOR MÍTICO

Mister Rogers, el buen vecino

Un documental y un 'biopic' rescatan a uno de los héroes de la tele infantil de EEUU, cuyo programa estrella duró 31 años

Juan Manuel Freire

El verano pasado, '¿Quieres ser mi vecino?' se convertía en el documental biográfico más taquillero de la historia en EEUU, superando los 20 millones de dólares recaudados. Antes, 'Amy' se había quedado en 8,4. El dato se puede explicar por la popularidad de Fred Rogers, personalidad televisiva cuyo programa 'Mister Rogers' neighborhood' se extendió durante más de 900 emisiones y 31 temporadas.

Pero también se puede explicar, simplemente, por lo reconfortante que resulta ver a una persona buena en pantalla durante hora y media. Cuando casi todas las ficciones giran en torno al poder, cuando el neocapitalismo se esfuerza cada día por mermar nuestra empatía, algo así es un bálsamo. Desde el jueves, día 20, esta medicina para el alma estará disponible en Movistar.

La película de Morgan Neville ('A 20 pasos de la fama') es un homenaje reverencial a alguien que se propuso ayudar a los niños desde los medios de comunicación. En su infancia, él habría recibido gustoso esa clase de ayuda. Según aprendemos en la película, este niño rico no fue feliz. Terriblemente enfermizo, un poco olvidado por sus padres, acosado en el colegio por su sobrepeso, sobrevivió gracias a su imaginación, que acabaría poniendo al servicio de los demás.

Rogers iba para pastor y acabó siendo ordenado, pero antes quiso dignificar la tele infantil. Empezó su misión modestamente, desde el canal WQED de Pittsburgh, con un programa de muy bajo presupuesto, 'The children’s corner', estrenado en 1954, en el que ya aparecieron personajes clave de su carrera como King Friday XIII, X The Owl y Daniel Tiger. Este último es particularmente importante: era el que pronunciaba en voz alta los miedos de los niños, la clase de ansiedades que habían atenazado a Rogers en su lecho convaleciente.

Tras empezar los 60 en la tele canadiense, a mediados de década regresó a EEUU. En 1968 arrancaría su programa más popular, 'Mister Rogers’ neighborhood', mezcla de fantasía en baja fidelidad, teología amable y afán educativo. Toda una rareza en su tiempo y más ahora mismo. ¿Se imaginan en el 2019 un programa que invirtiera un minuto en enseñar, en silencio, lo que dura un minuto?

Polícia negro

En cada programa lanzó un mensaje, y el resumen de todas esas ideas sería: quiere a tu vecino, sin mirar la raza, la religión ni las creencias políticas. De ahí la presencia en el programa del policía Clemmons (François Clemmons), uno de los primeros personajes negros en la historia de la tele infantil. En días de instalaciones públicas segregadas, los amigos ponían sus pies en remojo en una pequeña piscina hinchable.

Lo que incomodó un poco a Rogers fue la orientación sexual de Clemmons. Cuando supo que había ido a ir un bar gay, le pidió que no fuera más y ocultara su naturaleza. No era homófobo, según Clemmons, pero temía la reacción de los espectadores conservadores. Sea como sea, el actor recuerda hoy entre lágrimas a su viejo amigo, o padre sustituto, del que escuchó por primera vez las palabras "me encantas tal y como eres".

 

Fallecido en el 2003 por un cáncer de estómago, Rogers está viviendo un curioso revival. La serie 'Kidding', protagonizada por Jim Carrey (el mismo que lo parodió en 'In living color'), presentaba a una especie de Mister Rogers caído en la depresión tras la muerte de un hijo. Y este año debería estrenarse 'A beautiful day in the neighborhood', 'biopic' dirigido por Marielle Heller y protagonizado por Tom Hanks. Como este documental, seguramente haga florecer lágrimas a borbotones.

Tom Hanks, en el papel de Fred Rogers, en el 'biopic' de próximo estreno.