Ir a contenido
Las cuatro edades de Belén Esteban

EN CAPILLA

Las cuatro edades de Belén Esteban

La de San Blas dirá el segundo «sí quiero» de su vida el próximo día 22. Esta vez a Migue, su novio desde hace seis años. Aquí repasamos su historia en cuatro momentos.

Ramón de España

Como dijo en su día el clarividente Manuel Fraga, 'Spain is different'. Debemos ser el único país del mundo cuya principal 'celebrity' no sabe hacer la 'o' con un canuto ni falta que le hace, pues ha alcanzado la fama siendo ella misma a todas horas. María Belén Esteban Menéndez (Madrid, 1973), más conocida como Belén Esteban o 'La princesa del pueblo', podría haber sido un ama de casa como tantas otras. Hay que reconocer, pues, que lo suyo tiene mérito: no todo el mundo puede convertirse en la versión proletaria de Isabel Preysler y lograr que un país entero beba los vientos por ella y se interese por sus dimes y diretes. ¿Cuál es su secreto?

De ‘Ambiciones’ a la fama

Puede que nos lo insinuara en aquella ocasión en la que declaró que tenía un coño de aquí a Logroño, pero, en cualquier caso, alcanzar la cima de la popularidad partiendo del 'divorcio' de un torero, el inefable Jesulín de Ubrique, con el que compartió lecho en 'Ambiciones', demuestra una capacidad formidable de supervivencia y medro: gracias a una hija en común –aquella Andreíta que, como todos recordamos, se mostraba renuente a comerse el pollo–, el pobre Jesulín no se la ha quitado de encima en la vida. De nada le sirvió casarse con otra –María José Campanario, gran secundaria de la prensa del corazón–, ya que Belén le ha seguido chinchando, casi siempre por cuestiones relacionadas con la niña, en cuyo favor hay que decir que es de una discreción admirable.

Adiós, Jesulín

Belén se prepara ahora para su segundo matrimonio. Con Jesulín, con el que no llegó a casarse, estuvo entre 1995 y 1999; entre 2008 y 2012, compartió su vida –o la rehizo, que es el término que usa la prensa rosa– con un amigo de la adolescencia, Francisco Álvarez, alias Fran, propietario del prestigioso bar Rasca, en cuya puerta hizo guardia durante meses un pobre infeliz de Tele 5 que aún debe estar maldiciendo el momento en que decidió dedicarse al periodismo (o algo parecido). En el año del Señor de 2013, un nuevo hombre entra en su vida: fiel a sus gustos, la Esteban recluta al paramédico Miguel Marcos, al que conoce cuando a ella le da un patatús de los suyos –se ignora si motivado por la diabetes o por la afición a alguna sustancia– y en la ambulancia surge el amor. 

Miguel Marcos y Belén Esteban, cogidos de la mano.

Los ricos y famosos son para Isabel Preysler. 'La princesa del pueblo' prefiere a personajes como ella, y eso es algo que sus fans aprecian enormemente. Quien cautive a Belén tiene que ser alguien sencillo, un chavalote de barrio al que le guste el cocidito madrileño y veranear en Benidorm, aunque haya dinero para irse a las Seychelles: Belén Esteban, el personaje público, sigue unas reglas estrictas que no se puede saltar so pena de perder el favor de su público. Ella sabe que más le vale pecar de ordinaria que de finolis, pues lo primero se le perdona siempre. ¿Acaso alguien la acusó de homofobia cuando le espetó a Jesús Mariñas que cada vez que volvía de Cuba se pasaba un mes sin poder sentarse? Claro que no.

Horas bajas

Ella es así y suelta la primera burrada que se le pasa por la cabeza, como Joan Tardà. Su vulgaridad es la clave de su éxito, el elemento básico de empatía con sus seguidores. Miremos lo que le pasó cuando le dio por combatir el estrés de su ajetreada vida –para no hacer nada, la verdad es que no para quieta– y padeció lo que ella llama eufemísticamente «mi enfermedad» y que no era más que una adicción a la cocaína. La farlopa era para pijos y ya sabemos lo mal que le sentó, igual de mal que el bisturí. 

Los ricos y
famosos son
para Isabel
Preysler. Nuestra
heroína prefiere
relacionarse
con personajes
como ella

También se pilló los dedos cuando decidió que necesitaba un mánager y se puso en manos de un tal Toño Sanchís, que resultó tener las manitas un poco largas y le sopló todo lo que pudo (aunque él lo negaba con esa falsa dignidad a la que tan dados son los cantamañanas del mundo del cuore). 

De la mano de Tele 5

Pese a todo y pese a Toño, nuestra heroína ha sabido dirigir su carrera (basada en nada) en la mejor dirección, siempre de la mano de Tele 5, que la ha metido en una infinidad de programas y seguirá haciéndolo hasta que la gente se canse de ella. Algo que hace años que parece estar a punto de suceder, pero que nunca llega: con la boda, los primeros problemillas conyugales, la separación y la inquina posterior, tenemos 'princesa del pueblo' para rato.