Ir a contenido
Pilar Rubio y Sergio Ramos, en la gala de la Fifa del pasado 24 de septiembre.

Pilar Rubio y Sergio Ramos: cómo lograr una exitosa marca familiar

La presentadora y el futbolista, padres de tres niños, sellarán el día 15 ante el altar una unión sentimental y corporativa que mueve más de 100 millones de euros

Núria Marrón

El legado de David Beckham  en el vestuario del Real Madrid no se ciñe a las mechas rubias, las americanas blancas, los tatuajes y todo aquel look tronista 'avant la lettre' que tanto éxito ha tenido luego en platós de televisión y discotecas costeras. El modelo económico de Beckhingham Palace –estudiado en escuelas de negocios y pionero en convertir la familia en marca y en rentabilizar privacidad y estilos de vida– también debe de haber resultado un inspirador tutorial para el actual capitán, Sergio Ramos, y su pareja, la presentadora y prescriptora en jefe Pilar Rubio, quienes el próximo día 15 bendecirán su unión sentimental y corporativa ante el cristo del Millón –gracias a 'lo inasible' por estos guiños– de la catedral de Sevilla.

La pareja, con sus tres hijos: Sergio, Alejandro y Marco.

Hace ya tiempo que los diarios económicos y deportivos se han empleado en llevar al día las cuentas de la pareja. Y aunque está claro que los Ramos-Rubio (R&R en adelante) están lejos de arrancar preguntas retóricas del corte «¿son los Beckham la verdadera familia real inglesa?», como lanzaba tiempo atrás 'The Observer', los tasadores del ramo cifran en 100 millones de euros los activos de la pareja entre sueldos, patrimonio, publicidad e inversiones en el sector inmobiliario, la ganadería y el arte.

Operaciones urbanísticas y embargo

El puntal económico del win-win R&R es el futbolista, que al margen de su salario –10 millones– es también imagen de un puñado de marcas que, de Hugo Boss a Nike y de Pepsi a Gatorade, buscan en él al capitán del Madrid, pero también al padre de familia feliz libre de tanganas extradeportivas. Más allá del branding, los negocios financieros e inmobiliarios, que ya puso en marcha en sus años en el Sevilla, le han reportado alegrías y aflicciones. Tras perder tres millones con la crisis de Lehman Brothers, el jugador cambió a los consultores de las 'boutiques' de inversión por su padre. Y desde entonces, ha ido diversificando un entramado de intereses que van desde los alquileres hasta operaciones constructoras que, como en el caso de un proyecto en el sur de Madrid, lo ha puesto al borde del embargo: en el 2018 venció el primer plazo del crédito (12 millones) y Manuela Carmena no dio luz verde a la operación hasta este año.

Ramos, con su purasangre campeón del mundo.

Luego está su ganadería de purasangres, con Yucatán de Ramos, que es campeón del mundo en lo suyo y cada una de sus cópulas cuesta 3.000 euros. La yeguada, con nombre de dorsal –SR4–, compite en interés con una incipiente pero ambiciosa colección de arte contemporáneo. «Una manera de invertir», ha admitido él, que ya  le ha permitido dar «algún pelotazo» y que, asesorado por el galerista y curador Fer Fernández y la galería Marlborough, ya inventaria piezas de Banksy, Jaume Plensa, Alex Katz, Manolo Valdés y Phil Frost, que cultiva ese género de gran formato que tanto gusta a millonarios con casoplones de paredes catedralíceas, seguramente al estilo de las que tendrá la mansión de 1.400 metros cuadrados que la pareja se está construyendo en La Moraleja, al lado de la embajada saudí.

El filón de las 'yummy mummies'

Las cuentas de Pilar Rubio, tras aquel aciago periodo en Tele 5 en el que todo cuanto tocaba se despeñaba por los índices de audiencia, tampoco van mal. Mientras 'El Hormiguero' la investía Lady Reto –género que lo mismo le obliga a hacer malabarismos con pizzas que a cambiar una bombilla con un dron– y ella se convertía en madre de tres niños, su audiencia en redes (3,4 millones en Instagram) la nombraba capitana local de la influencia y le permitía especializarse en ese sector económico liderado por Gwyneth Paltrow que gira entorno a cómo ser madre y trabajar sin dejar de estar estupenda (las 'yummy mummies', en argot pop).

Pilar Rubio, en un tratamiento cosmético abdominal.

Rubio, a diferencia de la actriz, no prescribe huevos vaginales para tonificar el útero ni picaduras de abeja contra las arrugas, pero ya ha escrito un libro sobre el embarazo y ha protagonizado un programa en Fox Life sobre cómo conciliar el détox, la familia, el trabajo, la pareja y los entrenamientos de disciplina marine. La presentadora también cuenta con un blog de modauna tienda on line con sus looks favoritos (donde convergen su gusto J-Lo, las tendencias y el heavy metal) y una agenda con compromisos publicitarios cuyas tarifas oscilan entre los 10.000 euros por amadrinar un acto y los 40.000 por presentarlo. Sobra decir que su maternidad en Instagram es tan perfecta, libre de conflicto y conjuntada como se verá el próximo día 15 en las fotos de la boda. Así es la marca R&R. H
 

Temas: Sergio Ramos