Ir a contenido
Jodie Comer, un talento letal

GANADORA DEL BAFTA

Jodie Comer, un talento letal

La actriz británica, premiada por su encarnación de la deliciosa asesina Villanelle en 'Killing Eve', descubrió su vocación en un concurso escolar

Juan Manuel Freire

Llámenlo justicia cósmica. O británica, a secas. Tras no recibir ni siquiera una triste nominación en los Emmy del 2018, Jodie Comer (Liverpool, 1993) ha visto recompensada su labor en la serie 'Killing Eve' (aquí en HBO) con el BAFTA a la mejor actriz de televisión; categoría en la que ya estuvo nominada hace dos años por la trastornada Ivy Moxam de la miniserie 'Thirteen'.

No es el primer premio, en realidad, ni será el último que Comer reciba por su composición de Villanelle (nombre real: Oksana Astankova), glamurosa asesina trotamundos en la que se dan mano crueldad y ligereza, eficacia e inocencia. La ligereza y la inocencia vienen en gran parte de la propia Comer, según cuentan quienes la han entrevistado. Cuando mejor empieza a caerte, a pesar de todo, Villanelle asesta algún golpe mortal y tu sonrisa se congela.

Es la clase de personaje, de heroína, que interesa a Phoebe Waller-Bridge, quien se encargó en un primer momento de adaptar las novelas cortas de Luke Jennings. Como la protagonista de 'Fleabag', Villanelle/Oksana es una joven mujer llena de contrastes que, en el fondo, solo busca un poco de amor. 

Como Fleabag, Villanelle lo busca en el lugar inapropiado: se obsesiona con la agente del MI5 que anda tras sus pasos, Eve Polastri (Sandra Oh), quien a su vez también empieza a tener demasiados sentimientos por su presa. ¿Es deseo lo de estas mujeres? En el caso de la bisexual Villanelle, seguro. En la finale de la primera temporada, Eve le dice a Villanelle: "Pienso en ti todo el día". A lo que Villanelle replica: "Me masturbo mucho imaginándote". Pero hay en juego, además, cuestiones de respeto profesional o incluso cariño maternofilial. Es complicado. Y Comer ha sabido perfilar cada matiz y dar credibilidad a cada movimiento de su perfeccionista sicaria.

Larga carrera televisiva

Eso sí, no hablemos de revelación, sino de consagración. Esto no ha sido un llegar y vencer. 'Killing Eve' es la feliz desembocadura de un camino iniciado en un concurso de talentos escolar y proseguido en radio y, sobre todo, televisión, medio en el que Comer lleva brillando más de una década.

Los fans de las
series 'british' 
ya la tenían en
alta estima por
su trabajo en
'Thirteen' y 'My
mad fat diary'

Los adeptos de las series British ya la tenían bien considerada desde antes de 'Killing Eve'. Sobre todo, por su papel de amiga agraciada de chica con complejos en 'My mad fat diary', pero también por la citada 'Thirteen', 'El estrangulador de Rillington Place' o la magnífica 'Doctora Foster', en la que, como amante del marido de la protagonista (una no menos excelente Suranne Jones), lograba hacernos sufrir por un personaje que debía ser La Enemiga.

Tampoco pasó desapercibida como la Isabel De York de 'La princesa blanca', pero no tuvo mucha suerte con su primera película: hablamos de 'England is mine', el olvidado biopic del Morrissey pre-The Smiths, en el que hacía de una chica interesada (en vano) por el futuro icono pop.

El año próximo, 
la veremos en
el cine junto a
Ryan Reynolds 
en la cinta de
aventuras
'Free guy'

Por suerte, enseguida llegó la propuesta de 'Killing Eve'. Y en cuanto hizo su primera prueba de química actoral con Sandra Oh (esa escena en la que nuestras chicas al fin se conocen y cenan sobras de pastel de carne), el papel era suyo. Nacía una maravillosa relación platónica, una extraña pareja clásica de nuestro tiempo… Un romance muy peligroso, qué diablos.

Conquistada de lleno la televisión, Comer tiene pendiente sacudir el cine, pero seguro que no tarda en hacerlo también. El año que viene la veremos compartir pantalla con Ryan Reynolds en la cinta de aventuras 'Free guy', dirigida por el impenitente hacedor de éxitos Shawn Levy.

Temas: Series