Ir a contenido
Kendall Jenner, con una camiseta en la que se apropia de los icónicos Kiss.

TENDENCIAS

El 'win win' de la moda y el heavy metal

La firma de ropa urbana Vans ha agotado una colección dedicada al mítico grupo Led Zeppelin

Buscando 'punch', la moda tiene un largo historial de encuentros (y desencuentros) con las bandas metaleras

Noelia Sastre

Han pasado 50 años desde que Led Zeppelin publicó su primer disco, el 12 de enero de 1969. Grabado y mezclado en solo 36 horas en los estudios Olympic de Londres por unos 2.000 euros antes de firmar con Atlantic Records, el sello aprovechó la primera gira americana de la banda británica para lanzarlo en Estados Unidos. Fue un éxito. El disco (que los medios etiquetaron como heavy metal) y los conciertos. A aquel primer álbum homónimo le siguió otro en octubre de ese mismo año que consagró a Jimmy Page (ex-Yardbirds), Robert Plant y John Bonham (ex-Band of Joy) y John Paul Jones como los nuevos reyes de las listas estadounidenses, destronando del primer puesto al 'Abbey Road' de los Beatles. 

A las bandas metaleras no les hace ninguna gracia que las 'it girls' copien su 'look'

Con potentes directos en grandes estadios mezclando psicodelia, folk, rock, funk y sintetizadores, la mística de Led Zeppelin estaba también en el diseño de sus ocho discos, el último lanzado un año antes de la disolución de la banda, en 1980, tras la muerte del batería John Bonham. Ahora, cuando se cumple medio siglo de su primer trabajo, la marca Vans lanza una colección cápsula de edición limitada con cuatro piezas: gorra, camiseta y dos modelos de zapatillas, prácticamente agotadas ya en su tienda 'on line' desde que las sacaron a la venta el 22 de febrero.

El icono: el zepelín alemán 'Hindenburg'

La gran protagonista en esta colección es la imagen en blanco y negro que apareció en la portada de debut: el zepelín alemán 'Hindenburg' destruido por el fuego en 1937 al intentar tomar tierra en Nueva Jersey, tras su primer viaje transatlántico. Page la eligió en referencia al nombre: «Un grupo que probablemente caerá como un zepelín de plomo», bromeaba cuando le daba vueltas a la idea de liderar una nueva formación. Así que los fans de estos hombres que tanto han influenciado al heavy metal y el hard rock tienen en Vans, una marca relacionada con la cultura skate, unas cuantas prendas más para su armario. 

Las zapatillas de la firma Vans inspiradas en la carátula del primer disco de Led Zeppelin.

No son las primeras. Hace años que el heavy metal empezó a convertirse en objeto de deseo de la moda. Puede que Motorhead o Iron Maiden queden lejos de las 'it girls' que se fotografían a las puertas de los desfiles, pero ahí están Kendall JennerHailey Baldwin o Justin Bieber para copiar su 'look', aunque a las bandas metaleras no les haga ninguna gracia. Y responden a su manera, como cuando el guitarrista de Slayer, Gary Holt, apareció en los conciertos del 2015 con una camiseta en la que se leía «Kill the Kardashians» después de que la modelo de la familia luciera una de su grupo en los premios musicales de Toronto y otra de Megadeth en el festival Coachella. 

Las Kardashian como síntoma

«Odio a la gente que se convierte en superestrella por no hacer nada. Kim Kardashian era una organizadora de armarios hasta que un vídeo sexual la hizo famosa», ha declarado Holt. «No me meto con Bruce Jenner porque no tengo nada en contra de la comunidad trans, pero me quedo con ganas porque es un republicano que votó por Trump, un presidente que quiere quitarle todos los derechos a su nueva identidad como Caitlyn Jenner. Así que Jenner puede votar por Trump porque tiene todo el dinero del mundo, pero le afectará a su propia gente».

Bieber, con la camiseta de Marilyn Manson que convirtió en 'merchandising' de su gira. 

También se montó gorda cuando, en el verano del 2017, a Kendall y Kylie Jenner se les ocurrió lanzar una colección de camisetas con sus rostros sobre imágenes de Ozzy Osbourne, Led Zeppelin, Kiss o Metallica (cuyo emblema inspira el logo del tour Yeezus de Kanye West). Tras las enfurecidas críticas tuvieron que retirarlas de su web y pedir perdón. «Chicas, no os habéis ganado el derecho a poner vuestra cara junto a la de iconos de la música. Limitaos a hacer lo que sabéis… pintalabios», tuiteó Sharon Osbourne, esposa del cantante de Black Sabbath.

Manson contra Bieber

El año anterior, la estrella pop Justin Bieber tuvo otra idea: añadir «Bieber» a la conocida camiseta con el rostro de Marilyn Manson y la leyenda «más grande que satán», y venderla como 'merchandising' en su gira. Al final el satánico Manson se llevó todos los beneficios de las ventas del cristiano Bieber. 

Marilyn Manson, en la campaña 'Music project' de Hedi Slimane para la firma Saint Laurent. 

Y sí, las bandas de heavy metal también han hecho sus pinitos en la moda, con visto bueno y contrato de por medio. En el 2016, la imagen de Manson (entre otros nombres como Courtney Love, Missy Elliot o St. Vincent) fue el reclamo de Marc Jacobs, que contó en Instagram cómo lo conoció. «Irónicamente, me presentaron a Manson una noche de Halloween en Los Ángeles poco después del lanzamiento de su álbum 'Anticristo Superstar', en 1996. Empecé a escucharlo porque me intrigó su perverso e increíble intelecto». Hedi Slimane eligió al músico nacido como Brian Hugh Warner para la campaña 'Music project' de Saint Laurent en el 2013. El diseñador pretendía capturar el estilo de diferentes géneros y épocas (metal, grunge, art rock o pop psicodélico) a través de los artistas escogidos: Marilyn Manson, Courtney Love, Kim Gordon y Ariel Pink. 

Metallica, con Brioni

Por su parte, Metallica protagonizó la campaña de la firma italiana Brioni junto al logo de la casa en letras góticas. Deafheaven colaboró con Ray-Ban en un vídeo sobre la reacción a la banda en la comunidad de black metal. Y el diseñador John Varvatos, fan y amigo de muchos de sus modelos, lleva años vistiendo a Kiss, Slash o Jimmy Page con sus prendas en los carteles publicitarios. 

La campaña de Metallica para la casa Brioni. 

Supreme tampoco pierde una. El gigante del skate fundado por James Jebbia en Nueva York en 1994 ha cimentado su reputación en colaboraciones como las que le unen a los pioneros del heavy metal, Black Sabbath. El lanzamiento de sus camisetas coincidió con The End Tour, la gira de despedida de la banda británica, que entre enero del 2016 y febrero del 2017 hizo 81 conciertos, el último en su ciudad, Birmingham. Sus discos decoran una edición limitada de Converse Chuck Taylor, igual que los de AC/DC o Metallica. 

Al fin y al cabo estas bandas se han inspirado en la estética de otros: en los moteros, el cuero y la imaginería alemana (la cruz de hierro). En los kilt escoceses (Axl Rose de Guns n’Roses). Y hasta en los carteles de cine: el logo de Iron Maiden toma prestada la fuente de un cartel de 1976, el del filme de David Bowie 'The Man Who Fell to Earth', aunque Steve Harris asegura que lo diseñó él mismo. A su vez, el diseñador Nicolas Ghesquière utilizó la tipografía de los londinenses para su camiseta 'Join a Weird Trip'. Pues sí, este puede ser un extraño (y muy rentable) viaje.