Ir a contenido
¡Alfombra y acción!: vestidos que han hecho historia en los Oscar

¡Alfombra y acción!: vestidos que han hecho historia en los Oscar

Noelia Sastre

Todo el mundo recuerda su primera vez en los Oscar. Suponemos. Salvo que seas Angelina Jolie, Nicole Kidman o Meryl Streep, con tantas ediciones a sus espaldas que seguramente confundirán los 'looks'. O no. Puede que también a ellas les intimiden las luces, los nervios del discurso, la indecisión de las joyas o el dobladillo del vestido. Estas mujeres, actrices de la élite de Hollywood que cada año se reúnen bajo el mismo techo para los Oscar, también hacen historia en la moda. La madrugada de este lunes escribirán un nuevo capítulo.

Grace Kelly recogió el Oscar en 1955 con un vestido de Edith Head. / AP

1955. Grace Kelly, fiel a Edith Head

Así como Audrey Hepburn tenía en Givenchy a su diseñador fetiche dentro y fuera de la pantalla, en los Oscar y en ocho películas como 'Desayuno con Diamantes', Catherine Deneuve fue la musa de Yves Saint Laurent Marilyn Monroe de William Travilla (suyo era el vestido blanco que volaba sobre las rejillas del metro neoyorquino), Grace Kelly tenía una relación especial con Edith Head. La gran diseñadora del Hollywood dorado que inspiró el personaje de Edna Nora en 'Los Increíbles' recibió 35 nominaciones, ganó ocho Oscar (por 'Vacaciones en Roma' o 'Sabrina') y vistió a la futura princesa de Mónaco cuando en 1955 recogió su estatuilla a mejor actriz por 'La angustia de vivir'. Head creó para ella el vestido de satén azul verdoso que ha pasado a la historia de la alfombra roja. Suyos eran también los diseños de 'Atrapa a un ladrón', 'La ventana indiscreta' y 'Los puentes de Toko-Ri'.

1969. Barbra Streisand y sus transparencias

Cuando Streisand ganó el Oscar a la mejor actriz por 'Funny Girl' en 1969 causó cierta conmoción entre los asistentes vestida de Arnold Scaasi, el diseñador de las primeras damas estadounidenses. La actriz tenía dos modelos para elegir en su habitación de hotel. “Uno era precioso pero muy conservador. El otro, un traje pantalón con lentejuelas y puños de esmoquin”, cuenta a 'W Magazine'. Se decidió por este último y fue uno de los trajes más comentados de los premios, memorable por un pequeño detalle del que Streisand no era consciente. “No tenía ni idea de que era completamente transparente cuando lo enfocaban las luces. Pensé que iba a ganar dos Oscar en mi vida, así que la siguiente vez sería más prudente”. Y acertó. Para recoger su siguiente estatuilla a la mejor canción por 'Ha nacido una estrella', en 1977, llevó un vestido acordeón de cuello alto diseñado por ella misma.

Whitney Houston y Bruce Springsteen, en la gala de 1994. / GETTY 

1994. Whitney Houston se pone pantalón

Habitual de la alfombra roja, los temas que interpretaba recibieron varias nominaciones y un Oscar a la mejor canción ('When you believe', escrita por Stephen Schwartz e interpretada por Whitney Houston y Mariah Carey). En 1994 Houston presentó el premio que ganó Bruce Springsteen por 'Streets of Philadelphia'. Lo hizo de blanco, con pantalón en medio de tanto vestido. Con chaqueta anudada a la cintura, escote, sujetador negro de puntilla, sandalias de tacón y 'choker' –la gargantilla más famosa de los 90–, la cantante negra de la voz prodigiosa demostró que todo vuelve con aquel dos piezas que bien podríamos ver este 2019 en la 91ª edición de los Oscar en el teatro Dolby de Los Ángeles. También Janet Jackson eligió pantalón y chaqueta blancos en 1994, aunque el corte del traje, el cardado y el maquillaje están lejos de repetirse hoy, salvo quizá por personajes como Céline Dion.

Paltrow, con el Oscar que ganó en 1994 por 'Shakespeare enamorado'.  / rene macura (AP)

1999. Gwyneth Paltrow: todo al rosa

El vestido de tafetán rosa más famoso de los Oscar (y el más imitado en los bailes de graduación de la época) lo diseñó Ralph Lauren y lo lució Gwyneth Paltrow en 1999 para recoger su única estatuilla hasta la fecha por 'Shakespeare enamorado'. Tan rubia, tan pulida, con el pelo recogido en un moño bajo, gargantilla, brazalete y pendientes de diamantes de Harry Winston, era la pura imagen de la dulzura y un icono de estilo en construcción que se ha hecho millonaria vendiendo productos orgánicos, huevos de cuarzo “para favorecer la energía sexual” y lavativas de café “para aliviar la depresión”.  

Björk, con su cisne al cuello en la gala del 2001. / GARY HERSHORN (REUTERS)

2001. Björk se cuelga un cisne

Entre los más recordados, el vestido cisne de la artista islandesa lo firmó el macedonio Marjan Pejoski. Björk se dejó fotografiar encantada con su cisne alrededor del cuello, el mismo que lució en la portada de su álbum 'Vespertine' y en el 'tour' que siguió al disco. La cantante se quedó con una de las dos versiones del vestido. La otra se subastó para Oxfam por 9.500 dólares en el 2005. A su aparición en los premios le siguieron críticas y aplausos. Y sobre todo mucho ruido, a lo que Björk respondió: “Es solo un vestido”, dando razones muy dispares sobre su elección, entre un homenaje a los musicales de Busby Berkeley y Esther Williams, su obsesión por el invierno o la fertilidad (simuló poner un huevo a su llegada a la alfombra roja).

2009. Penélope Cruz prefiere un vintage

Cuando Penélope Cruz recogió el Oscar a la mejor actriz de reparto por su papel en 'Vicky Cristina Barcelona' lo hizo con una pieza 'vintage' de alta costura de Pierre Balmain que compró ella misma en una 'boutique' de Los Ángeles. El vestido marfil, un palabra de honor drapeado de organza bordado en plata, lo firmó el modisto francés en 1949. La actriz lo había visto ocho años antes en Lily et Cie, tienda de Beverly Hills conocida por sus lujosas piezas 'vintage', y cuando volvió decidida a comprarlo seguía en la percha. Lo acompañó con joyas de Chopard, moño bajo y flequillo para hacer historia en el cine español, y de paso un homenaje a las grandes damas de la pantalla como Sofía Loren, para las que Balmain era el modisto de cabecera.

Blanchett, en el 2011, de Givenchy.  / Elizabeth Goodenough Everett Collection

2011. Cate Blanchett es perfecta

La australiana Blanchett es una de las más certeras en la alfombra roja. En el 2011 lució un Givenchy Haute Couture en blanco, malva y amarillo con la espalda descubierta, combinado con joyas de Van Cleef & Arpels. Y en el 2014, cuando recogió su segundo Oscar por Blue Jasmine, escogió un Armani Privé con 'paillettes', cristales Swarovski y joyas de Chopard. “Corre riesgos, elige diseños atrevidos y ha creado su propio estilo. Tiene un lugar asegurado en la lista de mejor vestidas”, dice de ella Giorgio Armani. También Julianne Moore destaca por sus elecciones. En el 2015 (mejor actriz por 'Siempre Alice') brilló con un Chanel blanco y negro hecho a medida. Elaborado en organza y con más de 80.000 lentejuelas bordadas, las 'petites main's que trabajan en los 'ateliers' de la 'maison' tardaron 1.000 horas en confeccionarlo.

Lupita Nyong'o, de Prada, en el 2014. / mario anzuoni (reuters)

2014. Lupita Nyong'o, de azul Nairobi

“El color me recuerda a mi ciudad, Nairobi”, decía una sonriente Lupita Nyong'o en la alfombra roja del 2014, antes de recoger su estatuilla como mejor actriz de reparto por su papel en '12 años de esclavitud'. Su vestido azul de Prada hecho a medida, con corte en V en pecho y espalda y falda plisada, fue uno de los más aplaudidos de la edición. Lo acompañó con joyas vintage de Fred Leighton, diadema de oro y diamantes incluida. La caída, el vuelo, la fluidez del diseño de Prada recordaba al que lució Lauren Hutton en 1975, gran ejemplo del glamour relajado de Roy Halston, el modisto americano que reinventó la moda en los 70. 

Lady Gaga, con los 'guantes meme' que llevó a la gala del 2015. / mike nelson (efe)

2015. Lady Gaga: cuatro 'looks' y un puñado de memes

El diseñador tunecino Azzedine Alaïa creó los cuatro 'looks' que la cantante y actriz lució en los Oscar del 2015, tanto en el escenario como en la alfombra roja. Sin duda el que más sorprendió fue el de su entrada al teatro, un vestido blanco y brillante acompañado de guantes rojos de piel que dieron para un buen puñado de memes. Eran los primeros Oscar para el modisto afincado en París, y la artista estaba deseando mostrar sus piezas. Célebre por su extravagante armario, Gaga prefirió “seguir un camino más clásico como musa de Alaïa”. En esta edición será una de las grandes protagonistas con dos nominacines: mejor actriz y canción original por 'Ha nacido una estrella'.

2017. Octavia Spencer: andanada de tallaje y raza

La mayoría de las actrices reunidas para los Oscar tienen algo en común: ni forman parte del colectivo de tallas grandes ni de las minorías. Casi todas son blancas y delgadas. Tampoco hacen papeles de esclavas o criadas en el sur segregado. Octavia Spencer es la actriz negra más nominada (tres veces), junto a Viola Davis. Su discurso cuando ganó el Oscar a mejor secundaria por 'Criadas y señoras' en el 2012 fue emocionante. Como lo es verla cada año en la alfombra roja con sus vestidos. El plateado del 2017 fue muy comentado: cuello barco y falda cubierta de plumas y cristal firmado por Marchesa.