Ir a contenido
H.E.R., la misteriosa cantante

NUEVO TALENTO

H.E.R., la misteriosa cantante

La enigmática Gabi Wilson ha sido nominada a cinco Grammys con solo 21 años

Juan Manuel Freire

Algunos artistas se hacen con el favor del público estando disponibles 24 horas, 7 días a la semana. Otros, como H.E.R., optan por el extremo opuesto, mantenerse en el anonimato, un poco un ardid publicitario como otro cualquiera, pero algo que obliga al consumidor a concentrarse en la música.

Desde su mismo alias, H.E.R. (siglas de 'Having Everything Revealed', 'Tener todo revelado', paradójicamente) apostaba por el misterio y el suspense en malos tiempos para la mística. Tampoco era una estrategia original: de Daft Punk a Elena Ferrante, muchos han sido los artistas que han sacado provecho de diversos grados de anonimato. Sea como sea, volvió a funcionar.

Pero si lo hizo no fue solo por la relativa originalidad de esta estrategia. Fue por la música. Obligado a concentrarse en ella, el consumidor descubrió a una notable cultivadora de un R&B clasicista en sintonía con la Janet Jackson del doble nocaut de 'janet.' (1993) y 'The velvet rope' (1997). Lentitud, verdadera sensualidad, sutileza: un bálsamo.

Rihanna se hizo fan, como buena parte de los miembros de la Recording Academy de Estados Unidos. Este año, H.E.R. está nominada a cinco Grammys: mejor nueva artista, mejor interpretación R&B, mejor canción R&B, mejor álbum R&B y, cuidado, álbum del año. Nada mal para una artista de 21 años, hasta hace poco literalmente anónima, y sin grandes ventas debajo del brazo: su primer álbum, 'H.E.R.', recopilatorio de dos 'epés' y algunos temas adicionales, solo llegó al 47 en la lista de Billboard.

Antigua niña prodigio

Durante un par de años, Gabi Wilson (ese es su verdadero nombre)  estuvo alejada de los focos, quizá porque ya los conocía y tampoco le parecían demasiado interesantes. Originaria de Vallejo, una pequeña ciudad de la bahía de San Francisco, con diez años ya lucía talento vocal y pianístico en televisión: su actuación en el programa de Maury Povich hay que verla para creerla. Su versión de 'If I ain’t got you', de Alicia Keys, en el famoso programa matinal 'The view' dejó anonadada a la propia Keys, quien se convirtió en su mentora.

Gabi llegó a sacar un single a su nombre, 'Something to prove', en el 2014. Después… El silencio. O la construcción de una nueva carrera, a su manera, desde un alias misterioso y con SoundCloud y no la radio tradicional como plataforma de despegue. Decía hace poco en entrevista con 'The New York Times': "Estoy agotando las entradas para todos los conciertos de mi gira –3.000, 4.000 personas por noche– sin single en la radio. Creo que, a veces, puedes construir una base más sólida a través del 'streaming'".

Letras honestas

Esa base de fans está compuesta en gran parte por mujeres de su generación que se han reflejado en letras que parecen páginas arrancadas de un diario. O frases robadas de una sesión de terapia. En la web de análisis de letras Genius, señala al comentar 'Every kind of way', uno de los temas del primer álbum: "Me gusta analizar lo que estoy sintiendo".

En la más reciente 'Against me', lo que siente es atracción por un hombre tóxico. Wilson parece creer en la misión moral y social del arte. Por eso, en lugar de recomendar esta clase de relaciones, al final del tema recomienda a las mujeres, en un fragmento 'spoken word': "A menudo olvidamos y pasamos por alto que la intuición puede ver a través de las intenciones ilusas; escuchadla".

A quien desde luego escucharemos durante mucho tiempo, se lleve Grammys o no el 10 de febrero, será a H.E.R. Parece la clase de artista hecha para durar.