Ir a contenido
La función de eliminar mensaje para todos estará disponible para los usuarios de Messenger alrededor del mundo en las últimas versiones de iOS y Android.

Karly Domb Sadof (AP)

FACEBOOK CUMPLE 15 AÑOS

El pelotazo de Zuckerberg

Carmen Jané

Facebook no nació en un garaje como Apple o HP. La que sería la red social mayor del mundo tomó forma en una habitación de la residencia de la Universidad de Harvard donde vivían sus fundadores: Mark Zuckerberg, Andrew McCollum, Dustin Moskovitz y Chris Hughes. Chavales de 18 años de familias de familias ricas aficionados a programar, capaces de pasarse todo el día en camiseta y enchufados al portátil, sin pisar apenas algunas de las clases más codiciadas del mundo.

Si han visto 'La red social', la película con guión de Aaron Sorkin que logró ocho Oscar en el 2011, la historia más o menos la saben. Pero como siempre, hay más. Facebook también es la historia de cómo un cerebrito de 18 años con notazas en ciencias, latín y griego, y aficionado a la esgrima, tiene la visión, las agallas y el talento para formar un equipo con el que desarrollar la empresa que presume de ser la multinacional que más rápidamente ha crecido en el mundo, que hoy vale en bolsa tres veces más que Coca-Cola y que da márgenes de beneficio del 46%. Por eso, y pese a su sueldo de un dólar, es hoy la quinta persona más rica del mundo, según Forbes.

Con un número de usuarios mayor que la población de China, Facebook Inc, dueña también de Whatsapp e Instagram, ha llegado en 15 años a ser el mayor gigante publicitario tras Google y la empresa número 77 del mundo cotizada en bolsa. Tienen más de 35.000 empleados, oficinas en 55 ciudades (en España, en Madrid), 15 centros de datos y empresas subsidiadas para publicidad y revisión de contenidos.

Piezas del plan

Zuckerberg ya mostró en Harvard su vocación. En el único curso que estuvo llegó a crear hasta 12 programas (algunos propios y otros por encargo) que iban desde puntuar las caras de sus compañeros de universidad, saber qué asignaturas elegían los demás y determinar el grado de relación entre estudiantes.

Piezas pequeñas que acabarían encajando en un mismo puzle. Pero no fue muy cuidadoso y la universidad estuvo a punto de expulsarle por violar la privacidad. Algo similar a lo que pasaría años después con la Comisión Europea y el Gobierno de EEUU.

Zuckerberg, con 18 años, ya tenía claro que con The Facebook, un directorio en el que los estudiantes podían presentarse a los demás y que era la versión web de las guías de estudiantes, iba a crear una empresa. Hasta estableció contratos con sus compañeros de cuarto. Lanzaron el servicio. Era el 4 de febrero del 2004. En el 2017, visto que no iban a conseguir que se licenciara nunca, Harvard le hizo una graduación honorífica en Leyes para que diera un inspirador discurso a sus alumnos.

Grupos y experiencias

Facebook, originalmente, estuvo dos años como una aplicación solo para estudiantes, y no alcanzó el éxito hasta que decidieron abrirla a todo el mundo. En el 2006 rechazó su primera oferta de compra –Yahoo llegó a ofrecer mil millones de dólares y Google, 15.000 millones un año después–, y según el periodista David Kirpatrick en su libro 'El efecto Facebook', fueron las fotos el puntal del éxito. Eso y dar un toque, para llamar la atención de alguien. De ahí al 'me gusta', la base de todo el esquema publicitario, fue un paso.

El éxito fue arrollador y en cinco años llegaron a los 200 millones de personas. En el 2009 era la aplicación de moda y había pasado por encima de Friendster, Orkut, MySpace (le rebasó en usuarios en el 2008) o Fotolog, por citar algunas.

Los usuarios se enamoraron de los Grupos, que permitían crear pequeñas comunidades que han llegado a organizarse incluso de forma política, de las fotos y vídeos, la agenda de cumpleaños o las fotos de vacaciones. De repente, tenías acceso a la vida de los otros en una especie de "Hola de tus allegados".

Entre magnates

Y el universitario que no limpiaba las casas que alquilaba para trabajar y vivir con su equipo se afanó por aprender gestión de todo aquel que le podía aportar algo. Se ofreció como becario-chico para todo de Don Graham, el gerente del 'Washington Post', que sería uno de sus grandes amigos y, a lo largo de su carrera, fue esponja de Ballmer, los fundadores de Google y Steve Jobs.

Uno de los primeros en financiarles fue Peter Thiel, el polémico magnate fundador de Paypal y luego avalista de Trump en el mundo tecnológico estadounidense. También Microsoft, que mantiene un muy pequeño porcentaje de la red social desde 2007, gracias a Steve Ballmer, que quiso asegurarse un pie en una compañía que intentó comprar y no pudo. Zuckerberg se las ha ingeniado para seguir teniendo el mayor porcentaje: primero con tres sillas en el consejo de administración. Ahora con el 17% del capital. 

Entre los dueños de Facebook está también Elevation Partners, el fondo que tiene Bono, el cantante de U2, con otros socios; el millonario de origen ruso Yuri Milner, dueño del rival de Facebook en Rusia VKontakte; Goldman Sachs, y varios empleados o inspiradores de Facebook, incluidos Sean Parker, el creador de Napster y Plaxo, y primer inversor en Spotify.

El caballo de Troya

Zuckerberg siempre quiso convertir su red en una plataforma global y "conectar a todo el planeta", dice. Para ello abrió la red a aplicaciones de otros desarrolladores, que podían ofrecer juegos (Zynga hizo un imperio con 'Farmville'), tests de personalidad o aplicaciones para felicitar los cumpleños. Kirkpatrick explica que Zuckerberg estaba francamente decepcionado porque decía que la mayoría eran "muy tontas", y solo le gustaba Causes, desarrollada por su amigo Sean Parker, que permitía dar donativos a oenegés.

Pero la apertura de la plataforma (han llegado a montar congresos como el f8 para exhibirlas) se ha convertido también en el caballo de Troya y el principio de todos sus males: desde Cambridge Analytica a un montón de problemas de seguridad. Los desarrolladores han tenido acceso a datos de los usuarios sin que Facebook haya hecho nada por impedirlo, y solo cuando los escándalos les han estallado en Facebook han tomado cartas en el asunto.

Porque muchos descubrieron pronto que los algoritmos de la empresa de Zuckerberg --hijo de una psiquiatra-- eran tan manipulables como la mente humana. La campaña presidencial de Obama en el 2008 lo descrubrió campo de pruebas político, incorporando al cofundador Chris Cox. Nacía la viralidad política.

Además, la red permitía que cada usuario viviera en una burbuja ideológica en la que solo se rodeaba de los que había elegido escuchar, y hubo quien quiso explotar esos bajos instintos para difundir noticias falsas, que afectaron desde a las elecciones presidenciales de EEUU a la crisis humanitaria de los rohinyás, en Birmania, con bulos que incitaban al odio.

La expansión

Zuckerberg ha sido lo bastante listo como para absorber aquello que le podía hacer sombra. Compró Instagram en el 2012 y la convirtió en la aplicación preferida para los jóvenes tras intentar comprar Snapchat y que sus dueños le rechazaran. Solo tuvo que copiar la función estrella del nuevo competidor: el borrado a las 24 horas de los mensajes en sus 'Stories'.

Whatsapp, la aplicación estrella de mensajería, también forma parte del universo Facebook desde el 2014. Zuckerberg ha confirmado este miércoles en la presentación de los últimos resultados de la compañía que quiere unir la infraestructura de mensajes de todas aunque manteniendo la privacidad punto a punto.

Ahora apunta a lanzar su propio hardware, con las gafas de realidad virtual Oculus y un Portal que puede convertir a Facebook en un segundo Second Life.

Las claves de Facebook

Los Zuckerberg-Chan. / Afp

Mark Zuckerberg

Tiene más de 119 millones de seguidores en Facebook, pero gasta más de 7 millones de dólares al año en proteger su seguridad y la de su familia. Casado con la pediatra de origen taiwanés Priscilla Chan, a la que conoció en una fiesta en Harvard, tienen dos hijas con las que suele aparecer en su perfil. También su perro, Beast, tiene página propia. El multimillonario suele hacer vida familiar y sale a correr cada mañana.

Sheryl Sandberg. / eduardo muñoz (reuters)

 

Sheryl Sandberg

Antigua jefa de producto de Google, llegó a Facebook en el 2009 tras conocer a Zuckerberg en una fiesta. Les unía Harvard y Larry Summers, antiguo mentor de Sandberg que la llevó a trabajar a la Secretaría del Tesoro de EEUU bajo la presidencia de Bill Clinton. Ha escrito un libro sobre cómo empoderar a las mujeres en las empresas y, tras la repentina muerte de su marido, otro, Opción B, sobre cómo superar las adversidades.

Facebook acerca la Liga a Oriente. / JORDI COTRINA

 

Internet gratis y fútbol en la red

El diseño de Facebook ha cambiado aparentemente poco en estos 15 años pero bajo su paraguas entran cada vez más cosas, como Internet.org (luego Free Basics), un plan para dar internet gratis a cambio de servicios en América del Sur y África, o iniciativas de moneda virtual para India. También ha propuesto dar conexión con drones y tienen derechos para dar la Liga de fútbol española a países de Asia por internet. Y permite ver partidos de la Liga española en Afganistán, Bangladés, Bután, India, Nepal, Maldivas, Sri Lanka y Pakistán.

La realidad virtual que no arranca. /JUSTINE SULLIVAN (AFP)

 

Fracaso de las tiendas 

No siempre le han salido bien los negocios. La última gran apuesta de la empresa, la realidad virtual con las gafas de Oculus Rift, lleva mucho retraso. También fueron aparcadas las tiendas en la red social, Moments (el intento de hacer cronologías biográficas) o Facebook Live, tras el auge inicial, o los Instant Articles, con el que pretendían animar a la prensa a producir contenido original para la red social. Ahora priman un canal solo de vídeos, Watch, para competir con Youtube o Instagram.

La red rusa VKontakte. / Archivo

 

Redes paralelas

Facebook se comió a Friendster y a My Space, y otras redes amenazan el trono de la red azul, alentadas por la diferencia de mercados. Es el caso de VKontakte ruso, cuyo dueño es también inversor de Facebook, o el panorama de redes chinas, comenzando por Xianes, que les copió el código de arriba a abajo, y la actual Wechat, más próxima a Whatsapp. China tiene de facto una internet propia debido a la censura del Gobierno y exige a las empresas estadounidenses que se plieguen a sus exigencias si quieren entrar en su mercado. Google ya lo ha hecho, con un buscador censurado. Facebook está en ello.

Logo de la Comisión Europea. / Archivo

 

A Bruselas no le gusta 

La Comisión Europea es el Pepito Grillo de Facebook. Con la sede europea en Irlanda, está sujeta a jurisdicción de Bruselas, con quien mantienen litigios por privacidad, tratamiento de datos sensibles, fiscalidad y transparencia en sus operaciones. Han hablado tanto, que ahora Zuckerberg defiende el reglamento de privacidad europeo (RGPD). Pero los pleitos siguen abiertos. La Agencia Española de Protección de Datos participa en el que mantiena abierta la autoridad irlandesa sobre el uso de datos sensibles.