Ir a contenido
Los 'chalecos amarillos' inspiran a 'influencers' e 'instagramers'

LA FIEBRE DEL FLÚOR

Los 'chalecos amarillos' inspiran a 'influencers' e 'instagramers'

De los 'gilets jaunes' a las pasarelas y las redes de prescriptoras con audiencias millonarias, las tonalidades amarillas y verdes fluorescentes se han erigido en el color de la temporada

Marta Altarriba

Quién dijo que el gélido invierno se viste solo de tonos oscuros y deprimentes? La nueva moda, avalada por esa clase global que son las prescriptoras internacionales, apuesta por lo que en argot del gremio se conoce como 'neon green'. Sí, sí, el mismo verde fosforito que nos avergüenza cuando sacamos nuestras fotos de los años 90 se ha convertido en el color de la temporada y, según avanzó la Semana de la Moda de Nueva York, seguirá desplegando músculo la próxima primavera y verano. Una tendencia que, curiosamente, ha crecido en paralelo a la presencia en las calles de París de los chalecos amarillos, y ya se sabe que pocas cosas gustan más a la industria de la moda y sus portavoces que lanzar guiños –a menudo estrábicos– al presente en marcha.

EL COLOR DELA PROTESTA. 'Chalecos amarillos', el 12 de enero, ante el Parlamento europeo de Estrasburgo. /REUTERS (VINCENT KESSLER)

El primero en crear escuela flúor fue el rapero y productor Kayne West, quien sorprendió a todos en mayo con un estridente 'look' compuesto por chaqueta y 'shorts' de este color. Y aunque en aquel momento causó  estupor, cuando le siguió su mujer, Kim Kardashian, unas semanas después, empezaba a quedar meridianamente claro que serían los primeros, pero no los únicos. Ella eligió una chaqueta en amarillo ácido para llevar a sus hijos a pasar un día en Disneyland, 'look' que completó con unos ajustados 'shorts' de licra. Sin duda, un vestuario muy efectivo para que sus hijos la localizaran rápido si la perdían de vista… El matrimonio tomaba así nota de la propuesta que se había visto meses atrás en la pasarela, cuando Calvin Klein y Maison Margiela presentaron la moda de «bombero en neón» en la pasarela de otoño.

PRIMAVERAFOSFORESCENTE. Louis Vuitton presentó este modelo para la temporada. / EFE

También el todoterreno

Vestirse de fosforito no fue suficiente para Kayne West. Tanto le debió de gustar el color que en agosto se le vio estrenando un llamativo todoterreno Mercedes Benz de esta tonalidad con la que le costará pasar desapercibido ante los paparazis. ¿Qué más faltaba para oficializar su gusto por el 'neon green'? Pues una auténtica puesta de largo, como la boda del rapero 2 Chainz con Kesha Ward en Miami. Si a una novia se la puede eclipsar vistiéndose de blanco como ella, imagínate si te llamas Kim Kardashian y apareces en la ceremonia con un vestido en color flúor con aberturas laterales y un gran escote, firmado por Virgil Abloh para Louis Vuitton.

DIVERSIDAD.  El color lo llevan ‘tops’ canónicas como Kendall Jenner y también 'curvies'. / INSTAGRAM

Nueva hegemonía

Después que ellos se apuntaran a la nueva moda, llegó el resto del clan. Ese mismo verano, Kendall Jenner se paseaba junto a una piscina con un biquini verde lima durante sus vacaciones en México con el jugador de baloncesto Ben Simmons. Esos días posaba también en sus redes sociales con un top del mismo tono firmado por Gooseberry. Tanto le gustó el flúor que incluso se decantó por unas sandalias de afilados tacones en neon green. ¿Y qué eligió para su cumpleaños en noviembre? Pues evidentemente un abrigo de piel recortada en lo que se bautizó como 'verde Spotify', de Saks-Potts.

Las Kardashian,
las Hadid y Blake
Lively se han apuntado a la gran fiesta fosforescente

Sin embargo, la prueba definitiva de la nueva hegemonía del flúor llegó en las pasadas fiestas. Repasando su Instagram, la supermodeloa aparece el día de Navidad con un vestido sin tirantes de Christian Siriano en tono nuclear, con tres corazones verdes a modo de comentario, y en Nochevieja, enfundada en un top fosforito de I.Am.Gia y en unos ajustados leggins de látex negro.

SASTRERÍA FLÚOR. Bella Hadid, con traje pantalón fosforescente. /INSTAGRAM

Pero el poderoso neón va más allá de los closets de la celebérrima familia. De hecho, ya se sabe que, si un guiño es compartido por las hermanas Kardashian, las Hadid y Blake Lively –la actriz vistió de verde extremo de pies a cabeza para el estreno de su última película, 'Un pequeño favor'–, la tendencia alcanza directamente la categoría de moda oficial. Y en este caso, el flúor viene incluso acompañado por literatura de autoayuda. Ante la irrupción del nuevo color, una gurú de la cromoterapia llamada Constance Hart, fundadora de Conscius Color, se ha convertido en la analista del mes en cabeceras de moda y estilos de vida explicando que el verde neón aumenta la autoconfianza y la autoestima y proyecta alegría hacia fuera, además de hacer que la energía se mueva tanto en el plano físico como en el mental. ¿Quién da más?