Ir a contenido
Las ocho películas imprescindibles de Robert Redford

LA DESPEDIDA DE UN CINEASTA CLAVE

Las ocho películas imprescindibles de Robert Redford

'The old man and the gun' es el testamento interpretativo del actor, pero su leyenda empezó hace más de 50 años con 'La jauría humana'

Quim Casas

La jauría humana (1966)

 

El primer papel realmente importante de Robert Redford quedó algo ensombrecido por un ‘cast’ de mucha altura (Marlon Brando, Jane Fonda, Angie Dickinson, Robert Duvall, James Fox, la veterana Miriam Hopkins) y por la secuencia en la que el sheriff encarnado por Brando recibe una brutal paliza. La imagen más rebelde de Redford, con todo, emergía con fuerza. En ‘The old man and the gun’ se reproducen imágenes de este filme, dirigido por Arthur Penn.

Dos hombres y un destino (1969)

 

La película, dirigida por George Roy Hill,  fantasea con la vida de los dos pistoleros más que biografiarlos. Encarnados por Paul Newman y Robert RedfordButch Cassady y Sundance Kid no son lo salvajes que realmente fueron estos forajidos. Lideraron una violenta banda, el ‘wild bunch’, y cayeron durante una refriega con el ejército boliviano cuando se habían trasladado a este país. El compositor y cantante Burt Bacharach endulza, y otorga nostalgia, con su banda sonora.

Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972)

 

Gran amante de la naturaleza y los parajes sin contaminar, Robert Redford encontró en la figura de Jeremiah Johnson al personaje modélico para encauzar su discurso seudo-ecologista: es un soldado que se harta de la civilización y se establece en solitario como trampero en las Montañas Rocosas. Guion del virulento John Milius (’Apocalypse Now’) y primera de las seis colaboraciones entre Robert Redford y el director Sydney Pollack.

El golpe (1973)

 

Uno de los hitos más importantes en su filmografía y segundo mano a mano con Paul Newman. Ambientada en los años 30, a ritmo de música de ragtime, narra la gran estafa que preparan dos timadores de poca monta para vengar la muerte de un amigo, asesinado por un gánster. El giro final causó entonces verdadera sorpresa. Lo ganó todo en los Oscar (filme, dirección, guion), pero Redford se quedó sin estatuilla.

El gran Gatsby (1974)

 

Un proyecto complicado, condenado al fracaso, como la posterior adaptación protagonizada por Leonardo DiCaprio. La gran novela de Francis Scott Fitzgerald tiene un tono difícil de trasladar a la pantalla. Redford cumplió como el diletante y misterioso Jay Gatsby, no así Mia Farrow en el papel de Daisy. Tampoco el guion de Francis Ford Coppola logra extraer la hermosa complejidad del texto original.

Todos los hombres del presidente (1976)

 

Robert Redford encarna a Bob Woodward, y Dustin Hoffman a Carl Bernstein, en esta lúcida transcripción cinematográfica de la investigación periodística que acabó con la dimisión de Richard Nixon como presidente de Estados Unidos. No es solo un excelente filme sobre el ‘caso Watergate’. Es un modelo pluscuamperfecto de la variante genérica de la conspiranoia, de la que el director Alan Pakula fue un maestro.

Memorias de África (1985)

 

Robert Redford, en el papel de un aventurero romántico a la antigua usanza que, como Jeremiah Johnson, busca su espacio de libertad lejos de la civilización, cede el protagonismo a Meryl Streep, quien encarna a la escritora danesa Karen Dinesen, más conocida como Isak Dinesen. Aventura, drama, amor y panorámicas de las tierras incontaminadas de Kenia al ritmo de la recordada partitura musical de John Barry.

Cuando todo está perdido (2013)

 

Ya en el ocaso de su carrera como actor, Robert Redford aceptó este verdadero ‘tour de force’. La película de J. C. Chandor relata la odisea individual de un hombre que se enfrenta, en su desvencijada embarcación, con las tormentas, el sol, los tiburones, la falta de alimentos y la sed. Redford y un barco maltrecho y a la deriva en pleno Océano Índico. El actor demostró en esta cinta rendir al máximo de sus posibilidades. 

Temas: Cine