Ir a contenido
Yalitza Aparicio interpreta a Cleo en ’Roma’, de Alfonso Cuarón

LA VERDAD DE UNA INTÉRPRETE

Yalitza Aparicio: mujer, pobre e indígena

La actriz mexicana, auténtica protagonista de la película 'Roma' dirigida por Alfonso Cuarón, se ha convertido en potente símbolo de la diversidad cultural en el nuevo Hollywood

Beatriz Martínez

Casi todos los años entra a formar parte del firmamento de Hollywood algún nuevo nombre perteneciente a la estrella rutilante del momento, sin embargo, muy pocos han alcanzado una resonancia simbólica tan importante como el de Yalitza Aparicio. Ella es la auténtica protagonista de 'Roma', la película de Alfonso Cuarón que se ha convertido en la sensación de la temporada cinematográfica y en la que el director trata de rendir homenaje a la mujer que lo crio en su infancia, Liboria Rodríguez, 'Libo', a través del personaje de una joven indígena, Cleo, que trabaja como interna en casa de una familia de clase media alta en la Colonia Roma en Ciudad de México. 

‘Libo’, la sirvienta en la que se inspiró Alfonso Cuarón, apoya su cabeza en el hombro del director. /FACEBOOK

El director ha querido dar voz a esas mujeres oprimidas que no tenían voz en una sociedad, la mexicana y por extensión la latinoamericana en los años setenta, dominada por la discriminación económica, de género y de raza, y ha convertido un retrato íntimo basado en sus propias memorias (y a través del que intenta exorcizar su conflicto de culpabilidad burguesa) en una historia universal de amor y renuncia que ha calado en el corazón de millones de espectadores. 

Charlas con Libo

Por eso se sumergió en su pasado para componer una película contada desde el punto de vista de esa presencia femenina fundamental en su crianza de la que en realidad sabía muy poco. Las largas charlas con Libo resultaron fundamentales para componer su itinerario y adentrarse de verdad en el personaje, en todos esos huecos que le faltaba por conocer porque hasta el momento no había sentido la suficiente curiosidad. El director siempre mantuvo el contacto con esta mujer a la que sigue definiendo como una 'segunda madre' e incluso en su película 'Y tu mamá también' aparece en una escena llevándole el almuerzo al personaje que interpreta Diego Luna, en lo que podríamos considerar un claro precedente de 'Roma'. 

Pero, más allá del propio peso de la historia, del virtuosismo de Cuarón detrás de la cámara, de su portentosa capacidad para decir muchas cosas de manera sutil a través de un lenguaje cinematográfico muy depurado, una de las razones fundamentales para que se establezca una conexión tan brutal e instintiva entre el público y la película se debe a la actuación de Yalitza Aparicio, a su transparencia a la hora de transmitir todo un cúmulo emociones contenidas sin apelar a ningún tipo de pirotecnia interpretativa. 

El papel de Adela

Yalitza no sabía nada de Alfonso Cuarón cuando acompañó a su hermana a un 'casting' organizado en su estado de origen, Oaxaca. Ella se encontraba estudiando en Tlaxiaco, donde había realizado la licenciatura de Educación Infantil porque quería trabajar con niños. El universo hollywoodiense le sonaba muy lejano cuando fue seleccionada por el director para hacerse cargo del papel protagonista de una producción de Netflix. Pero para sorpresa de todos, incluida su propia madre, la joven se adaptó a la perfección y con toda naturalidad a la presencia de la cámara y el equipo durante el rodaje. Además, su compañera de carrera Nancy García terminó haciéndose cargo del papel de Adela (la otra asistenta de la familia) y resultó fundamental ya que la ayudó con el idioma mixteco que ambas hablan en la película y que se convierte en su forma privada de apelar a sus orígenes. 

La Cleo de
'Roma' fue elegida
por el cineasta
a través de un
‘casting’ en
Oaxaca

Con tan solo 25 años, Yalitza Aparicio se ha encargado de romper con muchos de los estereotipos que rigen tanto el cine como las publicaciones de moda. Hace unas semanas apareció en la portada de 'Vogue' México mirando a cámara con esa franqueza que la caracteriza y vestida con un impresionante modelo de resonancias étnicas de la firma Dior. La imagen se hizo viral y comenzaron a aparecer en redes tanto alabanzas como insultos. Por un lado, muchos artículos subrayaron la importancia de que una revista como 'Vogue', prescriptora por antonomasia de tendencias y estilo de vida, apostara por romper cánones estéticos incrustados en el imaginario colectivo que proceden de una clara herencia machista, clasista y racista. Por otro, precisamente muchos abanderados de estas posiciones reaccionarias se lanzaron a discriminar a la actriz atacándola por su aspecto físico y su procedencia étnica. 

La aparición, hace unas semanas, de Yalitza Aparicio en la portada de  la edición mexicana de la revista ‘Vogue’ con un modelo de reminiscencias étnicas firmado por Dior ha levantado una verdadera polvareda.

En un momento en el que la tensión entre EEUU y México no hace más que aumentar por la política antiinmigración de Donald Trump, la imagen de Yalitza en la portada de 'Vogue' ha sido interpretada como un símbolo de resistencia, superación y lucha: por ser mujer, por pertenecer a una clase humilde y por ser indígena. Por eso ella se muestra orgullosa de sus orígenes, de su piel y de su familia, lo que la han convertido en abanderada de la diversidad cultural en el nuevo Hollywood tras el #OscarSoWhite y el #MeToo.