Ir a contenido
Diez criadas de cine

CHACHAS DE FICCIÓN

Diez criadas de cine

El retrato de Cleo en 'Roma' da pie a recordar otras sirvientas inmortalizadas en la pantalla

Beatriz Martínez

Lo que el viento se llevó (1939)

El filme del Hollywood clásico siempre ha sido cuestionado por la comunidad negra por su visión idealizada del sur esclavizado y por la caracterización paródica de personajes como el de Mammy, que al menos sirvió para que Hattie McDaniel fuera la primera afroestadounidense en ganar el Oscar.

Arriba y abajo (1971)

La serie se encargó de dar voz a la clase británica que trabajaba al servicio de la nobleza para contar la historia del país a través de las dos perspectivas, la de los de arriba y la de los de abajo. La idea partió de las actrices Eileen Atkins y Jean Marsh, que interpretó a la doncella Rose, papel por el que ganaría un Emmy.

Lo que queda del día (1993)

James Ivory adaptó la novela de Kazuo Ishiguro de manera magistral para contar la historia de un estricto mayordomo (Anthony Hopkins) y de una ama de llaves (Emma Thompson) que nunca llegarán a expresar sus sentimientos por culpa de su rígido código ético y del sentimiento de servidumbre que los atrapa. 

La ceremonia (1996)

Claude Chabrol se basó en una novela de Ruth Rendell pero también en un caso real extraído de la crónica negra en el que dos empleadas domésticas asesinaron a sus patronesSandrinne Bonnaire e Isabelle Huppert alcanzaron una cima interpretativa al encarnar el odio enraizado de clase y convertirse sus ángeles exterminadores. 

Gosford Park (2001)

El maestro Altman, experto en orquestar filigranas narrativas a partir de repartos corales, quiso homenajear ‘La regla del juego’ de Jean Renoir, en la que tanto los amos como el servicio doméstico se veían envueltos en una serie de intrigas y un asesinato. Helen Mirren y Emily Watson ejercieron de doncellas jefas.

Criadas y señoras (2009)

Un ejemplo del cambio de mentalidad de Hollywood a la hora de acercarse a la discriminación racial en esta ocasión a través de la adaptación de una novela ambientada en los sesenta en Misuri donde todavía persistía una modalidad de esclavismo hacia la mujer negra a través de la servidumbre. 

Downton Abbey (2010)

Julian Fellowes, guionista de ‘Gosford Park’, decidió hacer su propio ‘Arriba y abajo’ y el resultado se convirtió de nuevo en un fenómeno televisivo. La serie abarca desde el esplendor aristocrático hasta su decadencia a mediados de los años veinte con la aparición de los movimientos de la clase obrera. 

Una segunda madre (2015)

La directora Anna Muylaert cuenta una relación similar a la de Cleo y los niños de los que se hace cargo en ‘Roma’, pero en este caso en la actualidad, en un Brasil dominado por las diferencias de clase. Regina Casé da vida a un personaje maternal que no ha tenido más remedio que cuidar más del hijo ajeno que de la hija propia. 

La doncella (2016)

Chan-wook se introduce en los traumas de la ocupación japonesa en Corea para narrar una historia de amor entre dos mujeres. Una mansión de estilo gótico se convertirá en el escenario de las luchas de poder entre la élite y los buscavidas para terminar evidenciando la necesidad de libertad femenina frente al yugo masculino. 

Arde Madrid (2018)

Paco León logra dar la vuelta a buena parte de los estereotipos que el cine de los sesenta contribuyó a establecer (gracias a figuras  como Gracita Morales en ‘¡Cómo está el servicio!’) alrededor de las trabajadoras domésticas. Inma Cuesta y Anna Castillo se convierten en protagonistas de la función por encima de la señora de la casa, Ava Gardner

Temas: Cine