Ir a contenido

Irlanda del Norte

Mujeres sin fronteras

Una iniciativa popular difundida por las redes sociales y encabezada por vecinas de la ciudad Derry logra reunir a miles de personas contrarias al 'brexit'

Kim Amor (Texto) / Albert Bertran (Fotos)

Mujeres sin fronteras

La cadena de televisión Channel 4 batió récords de audiencia el año pasado con la serie “Derry girls”, una comedia refrescante que aborda con humor un tema espinoso: la vida de un puñado de adolescentes de Irlanda del Norte durante los noventa, cuando el proceso de paz balbuceaba, la violencia sectaria formaba parte todavía de la vida cotidiana y los soldados británicos seguían patrullando las calles.

Las chicas de Derry contra las fronteras.

Como Erin Quinn, la protagonista de la serie, Mary Durkan y Elaine Doherty son de “un lugar llamado Derry o Londonderry, depende de tus convicciones”. También como ella, crecieron en medio “del fuego cruzado, rodeadas del conflicto”.  Ambas de familia católica y nacionalista, Durkan y Doherty son dos de las impulsoras de 'Derry girls against borders' (Chicas de Derry contra las fronteras) una plataforma ciudadana de iniciativa y liderazgo femenino que ha conseguido llevar la voz de los habitantes de este territorio nada menos que a Bruselas.

Todo arrancó de una forma informal, cuando unas cuantas “chicas” (“No importa la edad, las mujeres de Derry nos seguimos llamando así entre nosotras.”) empezaron a compartir su temor ante el 'brexit' por teléfono, vía las redes sociales y en encuentros en domicilios y cafeterías. 

“En tiempos de adversidad, las mujeres de Derry fueron la columna vertebral de la comunidad. Para nosotras, son un ejemplo. Por eso nos planteamos qué podíamos hacer y decidimos montar una plataforma para hacernos oír y empoderar a la gente”, explica Durkan, una abogada especializada en menores.

“Los líderes políticos están muy lejos de aquí; no saben qué significa vivir tan cerca de la frontera y no saben cuán importante es la paz para nosotros”, añade Doherty, psicóloga de profesión. “Unirme a la campaña significó mucho para mí, porque me había sentido muy impotente hasta entonces”.

La iniciativa tomó el nombre de la serie como un gancho para darse a conocer y se planteó un mensaje claro y sencillo y un objetivo ambicioso: instar a los líderes políticos de Belfast, Londres, Dublín y Bruselas a tener en cuenta el impacto del 'brexit' en la vida cotidiana de esta región y a proteger su modo de vida, su libertad de movimiento y su futuro.

Y lo consiguieron. Se hicieron escuchar. Cerca de 10.000 personas firmaron la petición que pusieron en marcha y decenas de mujeres y hombres, en toda su diversidad, religiosa e ideológica, vocearon sus historias, deseos, incertidumbres y frustraciones en las redes a través de la etiqueta #MakeThemListen (“hagamosles escuchar”). Recibieron el apoyo de personalidades conocidas, como Lisa McGee, la directora de la serie, y evitaron ser cooptadas por fuerzas políticas.

Vista de Derry-Londonderry con el arcoíris al fondo / ALBERT BERTRAN

 “Creo que en la simplicidad ha radicado nuestra fuerza”, subraya Durkan. “A su vez, ha sido una iniciativa apartidista, no hemos apoyado a ninguna formación y hemos mantenido el control, porque muchas campañas aquí acaban convirtiéndose en naranjas o en verdes”.

El símbolo que resume su éxito es la fotografía que se tomaron en octubre en Bruselas, coincidiendo con la cumbre europea del 'brexit'. La imagen muestra a Durkan y a otras tres chicas de Derry ataviadas con su camiseta de campaña junto a Michel Barnier, el negociador europeo para la salida británica de la UE. Irlanda del Norte está sin gobierno desde enero de 2017, cuando dimitió el entonces vicepresidente y líder republicano Martin McGuinnes, que fallecería poco después. A falta de un Ejecutivo en Belfast, las chicas de Derry han defendido los intereses generales de la ciudadanía de este territorio tan alejado de los centros de poder.