Ir a contenido
Hugh Jackman: el hombre lobo cumple 50

CINCUENTÓN EN FORMA

Hugh Jackman: el hombre lobo cumple 50

El cumpleaños del actor, el próximo viernes, nos da pie a repasar los 25 años que lleva frente a una cámara, inevitablemente marcados por las encarnaciones de Lobezno

Nando Salvà

Da la sensación de que existen dos Hugh Jackman. El que aparece en entrevistas y alfombras rojas es el tipo de persona que uno espera ver regularmente ayudando a las ancianas a cruzar la calle. El que solo se deja ver en pantalla es más propenso a aullarnos furiosamente o a tomarse  la justicia por su mano. El australiano, dicho de otro modo, es un hombre de natural afable y noblote que, eso sí, ha pasado buena parte de su carrera dando vida a tipos inquietantes y torturados. 

Sirvan a modo de ejemplo: un padre dispuesto a hacer lo que haga falta para recuperar a su hija desaparecida en 'Prisioneros' (2013). Un marido que viaja en el tiempo para salvar a su esposa del cáncer en 'La fuente de la vida' (2006). Un expresidiario que huye de un policía despiadado en 'Los miserables' (2012). Un oscuro superhombre con cuchillas gigantes en los nudillos en un total de nueve películas.

 

Empezó la carrera en fiestas infantiles disfrazado de payaso, dejando que los niños le lanzaran huevos

Jackman, en efecto, ha pasado 17 años de su carrera encarnando periódicamente a Lobezno, máquina de matar de pasado misterioso, temperamento volcánico y un surtido de habilidades que lo hacen prácticamente invencible. Ningún otro actor ha pasado tanto tiempo en la piel de un superhéroe. No es un logro menor, especialmente considerando lo cerca que estuvo de no hacerse con el papel. Cuando participó en el casting de 'X-Men' (2000) fue inicialmente rechazado. Los productores solo reconsideraron su decisión cuando el actor originariamente elegido para meterse en la piel del hombre lobo, Dougray Scott, tuvo que renunciar por problemas de agenda.

 

Pasar tanto tiempo vinculado a un personaje tan singular como ese no estuvo exento de dificultades. Cada nueva película le exigió interminables sesiones de gimnasio y dietas imposibles. En una ocasión sufrió una sobredosis de mercurio a causa de la ingesta excesiva de atún enlatado, y él mismo confiesa que desde entonces ha estado preocupado por el frágil estado en el que esos radicales regímenes dejaron su sistema inmunológico.

Premios

Pero valió la pena, y no solo porque gracias a Lobezno se hizo rico. El personaje elevó desde el principio su carrera a otro nivel. Las ofertas empezaron a acumulársele, y con ellas las oportunidades de dejar claro que sus habilidades actorales iban mucho más allá del mundo del cómic. Fue galán en 'Australia' (2008) y cantó en chino en 'Snow flower and the secret fan' (2011); ha ganado un Globo de Oro, un Emmy y un Tony, y ha obtenido una nominación al Oscar. Y se dice que pronto volverá a tener la estatuilla a tiro gracias a 'The front runner', en la que recrea la destrucción de la carrera política del senador Gary Hart. No está mal para alguien que dio sus primeros pasos en el mundo del espectáculo en fiestas infantiles, disfrazado de payaso, dejando que los niños le lanzaran huevos.

 

En el proceso, ha tomado decisiones que en su día parecieron suicidas y en última instancia resultaron ser sabias. Una a principios de los 90, cuando rechazó un papel en la popular telenovela australiana 'Vecinos' ('Neighbours') –que lanzó las carreras de Kylie Minogue, Russell Crowe, Guy Pearce, Margot Robbie y Chris Hemsworth, entre otros– para seguir estudiando arte dramático; otra cuando pidió ser retirado de la lista de posibles sustitutos de Pierce Brosnan en la piel de James Bond; y otra cuando hace dos años, aún convaleciente de una intervención quirúrgica en la nariz a causa de un carcinoma, se puso a cantar a pleno pulmón para los productores de 'El gran showman' (2017), pese a que ello podría haberle desfigurado el rostro.

Pero su medida más drástica la tomó tras rodar 'Logan' (2017), que mostraba a un Lobezno decrépito y borracho. Anunció entonces que no volvería a interpretar al superhéroe. Muchos fans no lo entendieron, pero, ¿cómo culparle? A punto de cumplir los 50, no tiene tiempo que perder. Si como suele decirse, los actores tardan toda una vida en perfeccionar su arte, solo le quedan otros 50 para lograrlo. 
 

0 Comentarios
cargando