Ir a contenido
Aramís Fuster es nuestra bruja

Aramís Fuster es nuestra bruja

La pitonisa se gana el jornal con su 'freak show' poco diabólico en la casa de Guadalix

Ramón de España

Aramís Fuster tiene dos edades, la que figura en su documento nacional de identidad y la relacionada con su vida espiritual, que es algo superior. Físicamente, nació en Berga en 1954 con el nombre de María Antonia Pérez Sánchez, pero transita por el mundo de la magia y el ocultismo desde hace casi 700 años, lo que le ha permitido, entre otras cosas y, según propia confesión, haber contraído todas las enfermedades venéreas habidas y por haber. Bueno es saberlo, sobre todo si eres el Koala y estás encerrado con ella en una casa de la sierra madrileña, observándola con ojos de deseo.

La verdad es que Aramís se está ganando el jornal a conciencia en la casa de Guadalix. No negaré que los coqueteos de Isa Pantoja estén a punto de causarle un infarto a su pobre madre, que la bronca entre las 'ex' de Carlos Lozano tenga su gracia, aunque se va haciendo cada vez más cansina y repetitiva, que dé gusto ver al Koala ordeñando una vaca o que el nivel intelectual de las conversaciones sea propio de unos licenciados en Cambridge, pero la presencia más rotunda del programa es la presidenta de la Organización Mundial de Ocultismo, Aramís Fuster.

Aramís Fuster, en la casa de Guadalix. 

De hecho, sorprendió un poco verla entrar tan gallarda en la casa, pues las últimas noticias que tuvimos de ella no eran especialmente euforizantes. En el 2016 apareció en un hotel de Madrid, lesionada y contusa, pero cuando se la llevaron a un hospital y el médico le preguntó a quién había que llamar, la bruja repuso que a Mediaset.

"No me negarán que, físicamente, Aramís es una muy lograda versión satánica de Dolly Parton"

Unos días después, se presentó con todas sus pertenencias en la casa madre de 'GH Vip', pero no consiguió que le hicieran mucho caso (error afortunadamente subsanado hace unas pocas semanas con su inclusión entre los elegidos para la gloria de Guadalix). El año anterior la desahuciaron de un piso de Berga por deber el alquiler de los últimos 15 meses. Y en el 2009, a punto estuvo de dar con sus huesos en la trena: le pedían dos años de encierro por unas deudas con unos informáticos.

Entre el médico conminado a llamar a Mediaset y su actual fulgor catódico, hay una breve etapa en la que nuestra heroína recuperó su nombre para ejercer de 'dominatrix', aunque no consta que la cosa fuese precisamente un éxito: yo no lo entiendo, pues esta mujer, que ya da miedo vestida, digamos, de paisano, debe resultar aterradora embutida en látex negro y con un látigo en la mano; no me negarán que Aramís Fuster es, físicamente, una muy lograda versión satánica de Dolly Parton.

La pitonisa, en uno de sus momentazos en 'GH Vip'. 

Novia de Nostradamus

En 'GH Vip', lo está dando todo, vaciándose entera. Nos ha hablado de sus romances con Al Pacino y Barack Obama, lo que me hace esperar con ansia el momento en que nos revele su relación con Nostradamus, que seguro que fue de traca.

De momento, se limita a personajes más recientes y familiares: el padre que la apuñaló de pequeña, la madre a la que adoró hasta sus últimos días, los dos exmaridos lamentables, los dos hijos ingratos que la odian sin motivo alguno… Intentar saber qué hay de verdad en todo lo que larga Aramís es una pérdida de tiempo, y llevarle la contraria o hacerla enfadar tiene su peligro, como pudo comprobar Jorge Javier Vázquez cuando le soltó algo que no le hizo gracia y ella lo amenazó con dejarlo impotente.

Lo mejor con Aramís es disfrutar de su particular 'freak show' y agradecerle que, pudiendo inclinarse por el satanismo, como ella misma ha reconocido, haya tenido el detalle de apartarse del lado oscuro de la fuerza. ¡Gracias, bruja!