Ir a contenido

ENTREVISTA

Àlex Puig: "Blockchain es un nuevo internet"

El fundador de Caelum Labs explica que el nuevo sistema digital facilita el intercambio de propiedades, no solo de información

Albert Sáez

Àlex Puig es un individuo entusiasta. Este tipo de personalidades cuando se cruzan con la formación de ingeniero en el contexto de la revolución digital tienen unos efectos sumamente transformadores, disruptivos que diríamos ahora. Hace ocho años se empeñó en entender qué es la tecnología 'blockchain' y ahora es una de las personas que mejor la explica en España. Fundó y dirige la empresa Caelum Labs y está implicado también en Alastria, el ecosistema que han creado las grandes empresas españolas para gestionar servicios a través de esta tecnología y para crear una identidad digital única que mantenga los datos bajo el control de los ciudadanos. "Necesitas una curiosidad infinita, cada vez que aprendo algo me doy cuenta de que hay tres cosas más que no sé". Vamos a ponerlo a prueba.

¿Cómo explicarías 'blockchain' a alguien que no tenga ni idea?

Es una nueva manera de hacer las cosas de forma descentralizada. Consiste en la capacidad que tiene la tecnología de replicar el mundo real. Si, por ejemplo, tengo una botella de agua en mi mano y te pregunto quién tiene esta botella de agua, tú me respondes que la tengo yo porque lo ves. Si esta misma botella te la doy a ti, ¿quién la tiene ahora? Ahora mi pregunta es: "¿Estás seguro que ya no la tengo yo?". Y me responderás que evidentemente, porque la tienes tú. Esto mismo, a nivel digital, hasta día de hoy era imposible de hacer. Imagínate que tengo una entrada para un concierto, te envío la entrada para el concierto y te pregunto de nuevo: "¿Estás seguro que ya no la tengo yo?". No estarías seguro. ¿Por qué? Porque internet es un lugar perfecto para compartir información, pero no para intercambiar propiedades.

"Blockchain eliminará a los intermediarios que no aporten ningún valor" 

¿La clave es que genera nuevos mecanismos de confianza?

Sí. Por ejemplo, la moneda virtual bitcóin es tan sencilla como un libro de cuentas. Hay un papel donde consta que yo tengo 1.000 bitcóins y tú no tienes ninguno. ¿Qué valen estos bitcóins? Cero, porque nadie los compraría. Pero vienes y me dices: "Oye, esto me parece interesante y quiero participar y te hago una copia de mi papel, exacta", y te la doy. 'Blockchain' se encarga de que en estas dos copias del papel ponga siempre lo mismo y estén sincronizadas.

¿Sería como pasar de redes de información a redes de confianza? 

La tecnología, de hecho, trabaja bajo la idea de que no te mando algo, sino que lo envío a internet. 'Blockchain' lo que hace es que en el momento en que envío un archivo donde consta que soy el propietario, cambio el propietario (porque solo yo lo puedo hacer como propietario) y pongo que el propietario eres tú. En ese momento ya no puedo hacer nada, no tengo acceso al archivo, por lo que no puedo hacer un doble gasto de nada. En conclusión, es como un nivel superior de internet.

Por ahora, estamos focalizados en el bitcóin y las monedas virtuales. Pero, ¿es la principal aplicación que puede tener?

Es la más llamativa y la que ha impactado más, Si tienes la capacidad de enviar y recibir propiedad en internet, ¿qué es lo primero que puedes intercambiar? Dinero. A nivel revolución, bitcóin ha creado un sistema financiero paralelo. Cuando el creador de la tecnología, Satoshi Nakamoto, que aún no sabe nadie quién es, ideó bitcóin una de las cosas que pretendía era separar el dinero del Estado. En nuestra empresa, lo que hacemos es indagar en esta capacidad de usar 'blockchain' como un nuevo internet, en el que puedo instalar programas. Por ejemplo, un programa que me verifica el número de identificación personal (pin) y me autoriza a cambiar la propiedad. Este programa lo puedo complicar, puedo convertirlo en un proceso en el cual para cambiar de propietario debo condicionarlo a un pago, a una firma notarial, a una autorización del regulador, etc. En definitiva, me da la capacidad de representar procesos en internet. Estos procesos se conocen como 'smart contracts'

¿La condición es que con los que tu intercambias tienen que estar en tu misma base de datos?

Sí, pero en este sistema pasamos a un modelo de identidad digital soberana, el usuario siempre es propietario de sus datos. Pasamos a un modelo que deja atrás el tener una identidad para cada empresa con la que trabajo (Facebook, Google, etc.) a un modelo donde solo hay una persona que tiene mis datos, que soy yo y creo canales con las empresas para compartir estos datos cuando quiero, si quiero y con mi consentimiento.

¿En qué punto estamos en España en esta revolución?

Empezamos con Alastria y ahora mismo somos más de 300 empresas construyendo esta plataforma 'blockchain' colaborativa con una identidad por usuario. Estamos hablando, también, de que sea la identidad digital española. Buscamos que toda la sociedad (y no solo las empresas privadas o públicas) y todos sus agentes (empresas, universidades, centros de I+D) se pongan de acuerdo en trabajar en una identidad conjunta. Es muy complicado, pero estamos avanzando muy rápido.

"El creador de la bitcóin, Satoshi Nakamoto, pretendía separar el dinero de los estados"

Se comenta mucho que estamos ante un nuevo paso en la desintermediación ¿Quién saldrá perdiendo de la expansión del 'blockchain'?

Todos los intermediarios que no aportan un valor en la intermediación pueden salir perdiendo.

¿Por ejemplo las empresas de tarjetas de crédito?

Por ejemplo. Cualquier empresa podrá pedir un certificado de que soy un buen cliente. Pero el certificado será mío, siempre será mío. Por lo que todas las empresas que, sin aportar un valor, viven de la intermediación, de la diferencia de conocimientos, pueden sufrir bastante.

Las grandes empresas, ¿cómo se aproximan este fenómeno que aparece como revolucionario y contracultural?

La verdad es que lo están haciendo bien, le dedican muchos recursos y están analizando hasta qué punto les  puede perjudicar o no. Muchos dicen que los bancos desaparecerán, pero yo creo que más bien se transformarán. No desaparecerán los intermediarios, pero se deberán transformar. A lo mejor un banco en unos años guarda nuestros datos y no nuestro dinero. No todo el mundo lo entiende y a las grandes empresas les cuestan mucho los cambios y más uno tan grande como este, porque es un cambio de paradigma y de modelo de negocio. Algunas direcciones de empresas ya lo ven, los departamentos de innovación lo ven todos, pero hay que observar cuáles tiene capacidad de maniobra y adaptación y cuáles no. Algunas empresas lo que intentan es mantener el sistema actual con nueva tecnología, es decir, aplicar la nueva tecnología manteniendo el viejo modelo de negocio. Estas serán las que a lo mejor no tendrán tiempo de cambiar.

¿Puedes poner un ejemplo de alguna empresa o Estado que este implementando la tecnología con éxito?

En Suiza tienen un pasaporte hecho vía 'blockchain'. Dubái ha anunciado que en el 2021 toda la administración funcionará sobre 'blockchain'. En Davos se dijo que el 40% de los bienes digitales se enviarán y recibirán vía 'blockchain' antes del 2025. Un mercado financiero como el Nasdaq tiene un sistema de compra y venta de acciones que funciona sobre 'blockchain' y le funciona bien. De hecho, conozco pocas empresas que a día de hoy no tengan ya un caso de uso de 'blockchain' y que no esté funcionando.

Hay gente que, seguramente porque no lo acaba de entender, equipara esta cadena de bloques de información a una estafa piramidal. ¿Existe ese peligro?

Sí, como en cualquier otra cosa, ni más ni menos. Con nuevas tecnologías aparecen nuevas estafas, pero al mismo nivel, ni más difíciles ni menos que las anteriores. Es un funcionamiento donde no hay pirámide, todo es plano y distribuido, hay una copia igual para todos. Hay más transparencia, puedo ver el rastro de tu dinero desde que ha entrado en la plataforma, puedo llegar a ver su origen. Por lo que, para mover dinero negro, el maletín de toda la vida es mucho más eficaz.

¿Este rastreo sirve para el dinero o para cualquier otro dato o información? Es decir, ¿Permitiría a las administraciones ser más transparentes?

Totalmente, de hecho, al poder digitalizar tokens o euros puedo añadirle atributos que no tenían hasta ahora, a un billete de 100 euros no puedo colgarle una etiqueta que diga "subvención pública", pero digitalmente sí que puedo. Puedo autorizar que se use para pagar una nómina o material de oficina, pero que no se pueda gastar en una paella popular. En una comunidad de vecinos, el presidente no se puede gastar el dinero en según qué sin la aprobación de todos los vecinos. Esto lo podemos llevar a cualquier nivel.

0 Comentarios
cargando