Ir a contenido

La 'zona cero' del capitalismo de vigilancia

La filósofa Shoshana Zuboff alerta sobre el poder "antidemocrático" de Google

Idoya Noain

La 'zona cero' del capitalismo de vigilancia

Este otoño verá la luz su libro 'La era del capitalismo de vigilancia: la lucha por un futuro humano en la nueva frontera del poder', de la filósofa, exacadémica de Harvard y teórica de empresa Shoshana Zuboff. Pero antes de su publicación, Zuboff ha popularizado sus alertas sobre esta "nueva subespecie de capitalismo" que culmina una evolución que primero obtuvo beneficios de crear productos y servicios, luego sacó tajada de la especulación y ahora se ha convertido una forma "fundamentalmente parasitaria". Google es para ella la "zona cero".

En conferencias y artículos, la filósofa ha advertido sobre la extracción de datos que genera intensas concentraciones de poder y amenaza valores como la libertad y la privacidad. "Entramos en territorio virgen", escribió en el 2016 en el 'Frankfurter Allgemeine Zeitung'. "El asalto sobre datos de comportamiento es tan vasto que ya no se puede circunscribir al concepto de privacidad. Es un reto diferente, que amenaza el canon existencial y político del orden liberal moderno, definido por principios de autodeterminación que se han construido a lo largo de siglos, incluso milenios (...). Eliminas la incertidumbre y eliminas el libre albedrío (...) que creó la confianza social y la cohesión".

"Los usuarios no son un fin en sí, son la fuente de materia prima gratis", alerta la teórica de empresa Shoshana Zuboff

Según Zuboff, el éxito de Google "deriva de su capacidad de predecir el futuro del comportamiento". La empresa fue de las primeras en darse cuenta del valor de los datos –que ella llama "superávit conductual"– para enseñar a su motor de búsqueda y mejorarlo continuamente. Con Google, "los usuarios ya no eran el fin en sí mismos. Se convirtieron en medio para sacar beneficios en un nuevo tipo de mercado en que no son compradores ni vendedores ni productos. Son la fuente de materia prima gratis que alimenta un nuevo tipo de proceso de manufactura".

Comerciar con el futuro

Zuboff también detalla el proceso que rige a Google y otros capitalistas de vigilancia. "Primero se hace imperativo conseguir más usuarios y canales, servicios, aparatos, lugares y espacios para acceder al 'superávit conductual'. Luego se aplica el aprendizaje de las máquinas, la inteligencia artificial y la ciencia de datos para mejorar continuamente el algoritmo. El nuevo proceso de manufactura convierte el 'superávit conductual' en productos de predicción diseñados para anticipar comportamientos. Esos productos se venden en una especie de metamercado que comercia exclusivamente con comportamiento futuro. Cuanto mejor y más predictivo es el producto, menor es el riesgo para los compradores y mayor el volumen de ventas".

Su sentencia es firme. Estamos ante un poder "profundamente antidemocrático" que amenaza con crear "una nueva dimensión de desigualdad social", con peligrosos elementos intensificados de "exclusión y estratificación", y que va "a institucionalizar los problemas en una infraestuctura digital universal a la que la gente debe someterse si quieren participar".

"Necesitamos que ilegalicen la captura de datos para operaciones de influencia y control", urge la filósofa

Zuboff llega a hablar de un golpe desde arriba. "No es un golpe de Estado, sino un golpe de gentes, un derrocamiento de la soberanía ciudadana". Y asegura que enfrentar a Google o a cualquier otro capitalista de vigilancia en términos de monopolio, como ha hecho la Unión Europea con sus multas, es una solución del siglo XX a un problema del siglo XXI que, aunque de importancia vital, no altera la ecuación comercial.

"Necesitamos intervenciones que interrumpan, ilegalicen o regulen la captura inicial del 'superávit conductual', su uso como materia prima gratis, las concentraciones excesivas de los nuevos medios de producción, la manufactura de productos de predicción, la venta, el uso para operaciones de modificación, influencia y control, y la monetización de los resultados de esas operaciones", reclama.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.