Ir a contenido

"El 'doctor Google' confunde a la gente"

El algoritmo de Larry Page y Sergey Brin ha modificado la forma de trabajar. Seis profesionales de distintos ámbitos, de la medicina a la música, cuentan cómo.

Carme Escales

La doctora Vanesa Mauri y otros cinco agentes del mundo de la docencia, el periodismo, la música, la publicidad y la abogacía pasan revista a cómo Google y su motor de búsqueda, que ahora cumplen 20 años, han influido en sus profesiones. Hay consenso: los avances, como los nuevos peligros, son enormes.  

VANESA MAURI. Médico de familia en el CAP Les Corts

La facilidad con la que internet permite publicar información, comentarla, cuestionarla o debatir sobre ella en un mismo nivel de lectura que el de las webs oficiales o los medios de comunicación tradicionales facilita la confusión sobre lo verídico, algo que en el ámbito de la medicina reclama una especial alerta. "Desde las dietas imposibles hasta soluciones-milagro para curar cánceres con diagnósticos graves son consultadas con demasiada frecuencia por pacientes o allegados desesperados que tratan de ayudar", explica la especialista en medicina familiar Vanesa Mauri.

"Sobre todo, diagnósticos de los que se opina con mucha ligereza en foros 'on line' son muy accesibles a través de ese gran buscador al que yo ya hace algún tiempo que llamo doctor Google", precisa. "Hay gran confusión y notas enseguida cuando han estado consultando. Yo les digo: '¿Ha curioseado usted en doctor Google, verdad?'. De hecho, preferiría que no miraran, pero, si me lo cuentan, aprovecho para guiarlos a lugares de consulta fiables".

Jordi Tomás, en la agencia Paradigma. / Ricard Cugat

JORDI TOMÀS. Publicista

"Pujamos por las mejores posiciones"

Las marcas escalan puestos en Google a base de pujas en tiempo real por el precio a pagar por alcanzar las mejores posiciones en el buscador. "Es el gran negocio con el que la compañía ingresa centenares de millones, es un monopolio", asegura el publicista Jordi Tomàs. "El alcance de la visibilidad es tan grande que brinda una cobertura buenísima", afirma. Es algo que ha cambiado la estrategia de medios en agencias como Paradigma.

Francesc Canals, con su herramienta de trabajo.  / danny caminal

FRANCESC CANALS. Periodista y escritor

"Cuidado con la 'infoxicación'"

Para los periodistas, Google es el perfecto asistente, pero también un deafío. Por el reto que supone casar la buena información con la audiencia digital y también porque el buscador puede ser "tierra de intoxicación –'infoxicación', versiona el periodista, consultor y escritor Francesc Canals–, de informaciones distorsionadas y falsas". Las 'fake news', repasa, han forzado la maquinaria de los medios digitales tradicionales."Hay centenares de medios 'zombies', webs que se montan en horas y que pueden llegar a posicionarse muy bien".

Además, en la era digital, aparecer o no en el buscador es vital. Él vio pronto el potencial y las aristas de ese gran motor de búsqueda que también puede hacer trizas una reputación, y creó una empresa para reposicionar perfiles digitales con información positiva.

"Es el escaparate más grande de la historia y puede ser el mayor enemigo en la era de los contenidos no deseados, porque persigue de manera transnacional a quien tiene una multa pendiente o aparece en un titular sobre un fallo judicial".

Ginebra Comellas, en el bufete familiar. / RICARD CUGAT

GINEBRA COMELLAS. Abogada y profesora de la UB de Derecho Mercantil

"A algún cliente le digo: 'Qué Google te defienda ante el juez"

Google es lupa de investigadores y policías de todo el mundo. Como localizador de personas, también es útil para abogados. "Gracias a Google dimos con uno de los herederos que estaba desaparecido, sin el cual no podíamos aceptar la herencia", relata Ginebra Comellas, especialista en derecho privado y profesora de Derecho Mercantil. A sus alumnos los pone a prueba con Google. "Les planteo indagar en el buscador sobre un concepto determinado. Les pido que seleccionen algunas de las respuestas que aparecen, que las contrasten con uno o dos autores referentes en derecho, y aporten su criterio propio".

Es un modo de aprender a confrontar información y afianzarse con fuentes fiables. En el bufet familiar en el que ella y su padre ejercen, algún cliente llega con el diagnóstico hecho ayudado por Google. "Yo les digo que lleven el ordenador delante del juez, y que Google les defienda". Pero admite que Google suple la mitad de los 5.000 libros de Derecho de la biblioteca del bufete, gracias a las actualizaciones. 

Èric Vinaixa, compositor y cantante. / pep daudé

ÈRIC VINAIXA. Músico y cantante

"De joven, me habría vuelto loco por tener los Beatles a un clic"

"Ojalá en mi adolescencia hubiese podido tener a un clic las letras de los temas de los Rolling Stones o de los Beatles. Me habría vuelto loco". Es lo primero que el cantante Èric Vinaixa piensa sobre los cambios que el buscador ha introducido en la vida de músicos como él, y bromea con que en Google Maps tiene también a un gran aliado. La gira de su nuevo disco, 'Caos a mig camí', le está llevando a Barcelona, Cardedeu, Amposta, Linyola, Móra d'Ebre, Forés, Palafrugell e incluso Londres, el próximo 8 de septiembre. "Escribiré en mi móvil la dirección del lugar del concierto y me guiará hasta allí, sin más", expresa.

Luego, apunta, sus fans compartirán en las redes fotos de su actuación, "una promoción que suma visualizaciones y presencia al entrar en Google". Si el artista o sus fans no están en el buscador, no existen. Tal cual. "Pero en la cultura 'fast' que vivimos, donde todo es efímero, a través de Google se buscan temas concretos que se bajan o se consumen al vuelo, otra cosa es que se acabe comprando un disco entero", señala el cantante y compositor.

Carme Tribó, a las puertas de la escuela rural. / Ana meneses

CARME TRIBÓ. Maestra rural

"Ahora el maestro no debe saber todo, debe saber buscar"

"Lo hacemos tantas veces al día, sin ni siquiera darnos cuenta. Duda que tenemos, escribimos las palabras relacionadas en la barra de Google y lo miramos", dice Carme Tribó. En la escuela rural de Alins de Vallferrera donde imparte clases a niños y niñas de 6 a 13 años que comparten aula, le acompañan las búsquedas. "En una actividad en la que escribimos cartas a niños de una escuela urbana, estos hablaron del 'aula de acollida'. Como no sabían lo que era, lo buscamos en Google".

"El papel del profesor ha cambiado. Cuando nosotras éramos pequeñas, el docente debía saber de todo, ahora tiene que saber buscar, y con Google todo está a un clic", cuenta. "La clave es enseñar a seleccionar lo que buscan y que aprendan, por qué no pueden tomarlo todo como bueno", precisa. "Es un avance enorme poder vivir en el Pallars y no sentirse tan lejos de la información", añade la maestra. Google no distingue entre urbanitas y vecinos de los pueblos más pequeños. Ella, además, accede a conferencias universitarias a través de los vídeos en 'streaming' que Google le localiza.

Temas: Google

0 Comentarios
cargando