Ir a contenido
¿Por qué somos unos incondicionales de Bergman?

CENTENARIO DE UN GENIO DE LA CÁMARA

¿Por qué somos unos incondicionales de Bergman?

Directores, guionistas y actores, ilustres fans del cineasta sueco, revisan su influencia

Los encuestados -a los que se ha pedido que respondan sobre cuál creen que ha sido la aportación de Ingmar Bergman al cine y elijan su película preferida- destacan la infinita capacidad para desnudar el alma humana del autor de ‘El séptimo sello’, su modernidad y su pericia en el manejo de la técnica.

ISABEL COIXET

(Sant Adrià del Besòs, 1960) Tiene una amplia filmografía y numerosos premios, entre ellos dos Goya a la mejor dirección por ‘La vida secreta de las palabras’ (2005) y ‘La librería’ (2017)

Isabel Coixet.

1. El séptimo sello fue la primera película de Ingmar Bergman que vi. Tenía 13 años, fui con mi padre. Al terminar la película me preguntó si me había gustado y le dije que sí. Luego me preguntó si la había entendido y le dije que no. La película era completamente diferente a las películas que había visto hasta entonces (comedias, wésterns, dramas).  Me abrió la cabeza : comprendí que también podían ser otra cosa. Luego hice un corto en Super 8 en la playa de Sant Adrià del Besòs con un amigo muy alto que llevaba puesta una capa como Max von Sydow en 'El séptimo sello'. Pero le hice jugar al dómino, no al ajedrez. Y mientras movía torpemente la cámara –que terminó rota porque se le metió arena dentro–, al cambiar los cartuchos, creí que empezaba a entender la película.

2. 'Persona' es probablemente la película que más me gusta de Bergman y la que más veces he visto. Hace tres meses, la vi en el Film Fórum de NYC en una copia nueva y volví a alucinar: los diálogos, la relación entre las mujeres, los encuadres, la libertad, la amargura, las eternas dudas sobre el sentido de traer hijos al mundo, el humor cabrón... 'Saraband', la última película de Bergman, es probablemente la más amarga de la historia del cine. Hoy nadie se atreve a hacer una película así. Quizá Zvyagintsev. Pero nadie más.

BRAYS EFE 

(Las Palmas de Gran Canaria, 1988)  Este actor ha saltado a la palestra por su papel de Paquita Salas, en la exitosa serie televisiva de Javier Calvo y Javier Ambrossi.

Brays Efe.

1 y 2. Es difícil elegir solo una película… Todas están llenas de hallazgos formales y narrativos, de interpretaciones originales e historias magnéticas. Yo, hoy, elijo 'El silencio', por mezclar con maestría la guerra en un país inventado, la represión y el dolor de la enfermedad con la inocencia y el descubrimiento infantil al lado de los enanos de un circo español. Un hotel y un tren que no abandonarán mi cabeza.

FERNANDO FRANCO

(Sevilla, 1976) Director y montador. Ganador de un Goya en el 2014 al mejor director novel por ‘La herida’. El año antes, la Academia de Cine le había nominado por su montaje de ‘Blancanieves’.

1.Mi relación con Ingmar Bergman es muy precoz: empieza a los 12 años con la emisión de la versión larga de 'Fanny y Alexander' en TVE. No sé si entendí mucho, pero recuerdo vívidamente que me fascinó su mundo y su misterio, su luz. A partir de ahí empecé a ver todos los 'bergmans' que pude, en la tele, en cineclubes o en VHS, convirtiéndose en uno de mis directores favoritos.
Creo que las mayores virtudes de su cine se definen en el rigor: consigue retratar la psicología de los personajes con absoluta precisión sin renunciar a una forma siempre bellísima pero perfectamente ajustada, en la que nada sobra y todo tiene sentido.
 
2.Una de mis películas favoritas, así en general, no solo de Bergman, es 'Persona'. Puedo haberla visto una docena de veces justamente porque es inagotable. Pese a su planteamiento tremendamente minimalista, su complejidad es tal que creo que, por mucho que uno la mire, no termina de revelarse por completo. De hecho, es como si a la vez que se revela (en el sentido de descubrirse) se revelase (en el sentido de volverse a velar). Y este pequeño milagro no es algo que ocurra con muchas películas. Por otro lado, me cuesta quedarme solo con una, así que me gustaría reivindicar y recomendar también 'El silencio' y 'Gritos y susurros', fascinantes ambas.

JAIME ROSALES

(Barcelona, 1970) Logró en el 2007 el Goya al mejor director y mejor película por ‘La soledad’. Debutó con ‘Las horas del día’ (2003). 

Jaime Rosales.

1. La mayoría de los directores no logran hacer una obra maestra en su vida. No es fácil hacer una gran obra. Otros, pocos, consiguen hacer una sola. Hay directores, una minoría ínfima, que logran hacer varias obras maestras indiscutibles. Bergman pertenece a esta última categoría. Bergman crea un cine nuevo que tiene, durante su vida y con posteridad a su muerte, una influencia enorme. El cine cambia con Bergman. Pasa de ser un cine de la acción a un cine de la interioridad. En las películas de Bergman, accedemos a la psicología misteriosa y profunda del ser humano. Antes de Bergman, el cine mostraba acciones exteriores (que respondían, lógicamente, a motivaciones interiores y, por ello, también eran interesantes), pero es con Bergman que la cámara se detiene en los rostros para mostrarnos sus pensamientos, sus emociones, sus dudas. El cine con Bergman se inclina hacia el ser humano para ver qué es lo que pasa dentro. A partir de ese momento, ni siquiera las películas de acción escapan a su influencia.

2. Es difícil elegir una película preferida entre 'El séptimo sello', 'Fresas salvajes', 'Un verano con Mónica' y 'Persona'. Cada una de estas cuatro películas supone un hito, una conquista para el mundo del cine. 'Un verano con Mónica' tiene un encanto enorme. Es una película libre, sencilla, joven, un canto a la vida, al amor, a la tierra, al cuerpo, a la juventud y al cine. Todo es bello en esa película. Sin embargo, tal vez me quede con 'Persona' por la enorme poesía y por la tensa abstracción que propone. En 'Persona', todo ocurre en el mundo mental. Es la narración de las relaciones humanas a partir de las miradas, los gestos, las palabras. De lo dicho y de lo no dicho. De lo mostrado y lo oculto. Es cine. Algo tan difícil de hacer y tan fácil de reconocer.


ALBERTO MARINI

(Turín, Italia, 1972) Guionista, entre otros filmes, de ‘Romasanta’, ‘Mientras duermes’ y ‘El desconocido’. Debutó en la dirección con ‘Summer camp’.


1.  Bergman ha sido un virtuoso de la tetrapolictomía, ese arte inventado irónicamente por Umberto Eco, que consiste en cortar, en sentido longitudinal, un cabello en cuatro. Bergman dominó, sin ironía y lejos de caer en la irrelevancia, la tetrapolictomía de las grandes inquietudes humanas, desde la fe, hasta la muerte, el tiempo, la familia, la pareja, el amor. Ha sabido desmenuzar y descarnar al ser humano y su psique, despojando capas tras capas, hurgando hasta los huesos de las emociones, penetrando en la misma médula. Nos ha abierto los ojos y forzado a mirar hacia donde no queríamos. Lo ha hecho sin fuegos artificiales, con sus planos austeros, sea que nos invitara a un partido de ajedrez con la Muerte, o a otra, la enésima, confrontación silenciosa, dentro de cuatro paredes, entre Liv Ullmann y Gunnar Björnstrand


2.  Mi vínculo más personal con Bergman es posiblemente con 'Cara a cara' (1976), emblema de aquellas películas que mis padres no me dejaban ver cuando era pequeño. Ese «no es para ti» hizo que ese director adquiriera un halo de misterio y anhelo. Sobre todo misterio. Un misterio que no menguó, sino todo lo contrario, cuando finalmente se consideró que ya tenía edad. El visionado me dejó trastocado. Por ese relato tan descarnado y también por ese inexplicable afecto de mis padres, sobre todo mi madre, hacia la protagonista. ¿Qué vería en esa Liv Ullmann tan complicada, deprimida, fría, tan alejada de ella, siempre dulce, cálida y emocionalmente cristalina? ¿Cómo podía mi madre empatizar con esa psiquiatra psicótica y con tendencias suicidas, que entre risas relata un intento de violación sufrido, sueña con su propio entierro y es incapaz de mantener un mínimo vínculo afectivo con nadie, ni con su marido y menos con su hija? 

'Cara a cara' me invitó a despertar insinuándome la sospecha de que tal vez no conociera totalmente a mis padres y, por regla de tres, a la humanidad que me rodeaba. ¿Y si, detrás de su aparente normalidad, había también en mis padres algo oculto, sombrío, retorcido? Como adolescente imberbe y sabiondo que era, no pregunté. Despejé la duda por mí mismo y de la forma más fácil: volví a cerrar los ojos. Me convencí de que, en realidad, mis padres no habían entendido la película y que esas eran cosas solo de ficción. Pero años después, cuando la humanidad ha dejado de parecerme tan pura y tan… humana, cuando daría no sé qué para poder preguntar a mi madre y ya no es posible, un nuevo visionado me sugiere que era yo quien entendió poco o nada. Vuelvo a ver 'Cara a cara' y Liv Ullmann ya no me resulta un personaje de ficción. Y mis padres están ahí, en esos abuelos que, a pesar de la atrocidad, tristeza y desolación humana que les rodea, ofrecen esperanza a esa psiquiatra rota y sin ganas de vivir, queriéndose hasta el final, dulces, cálidos y cristalinos. 

DANIEL MONZÓN

(Palma, 1968) Guionista y director, atesora diversos premios por ‘El corazón del guerrero’ y ‘El Niño’ y por el guion de ‘Celda 211’.

Daniel Monzón.

1. Ingmar Bergman es, junto con Carl Theodor Dreyer, uno de los cineastas que mejor uso ha hecho del primer plano para desnudar el alma de las personas. No es casualidad que tenga películas cuyos títulos aluden directamente a esa característica como 'El rostro' o 'Cara a cara'. Su acercamiento a la compleja y removida psicología humana desde el sobrio pero atento estudio del rostro de sus extraordinarios intérpretes confiere una inusitada profundidad y calado al retrato de sus personajes, a los que terminas conociendo en sus más íntimos, leves y silenciosos secretos… 

2. Difícil decir cuál es mi favorita aunque quizá 'Fresas salvajes' por el impacto que me produjo en la niñez. Esa inolvidable pesadilla premonitoria con la que arranca la película me dejó una huella imborrable e hizo que, a pesar de lo difícil que en principio podría parecer una obra de estas características para un niño, me pegara a la butaca y siguiera sin pestañear la postrera aventura existencial del viejo profesor. 

JOSÉ SKAF

(Buenos Aires, Argentina, 1978) Su ópera prima, el ‘thriller’ fantástico ‘Vulcania’, se vio en el Festival de Sitges del 2015. 

1. Es indiscutible que Ingmar Bergman es una figura clave para entender la historia del cine. Dejó una marca imborrable en el séptimo arte con su obra experimental, atrevida y, sobre todo, adelantada a su tiempo. Porque Bergman fue un visionario. Un director capaz de dirigir 60 películas de las que un gran porcentaje se consideran hoy en día auténticas obras maestras. Una filmografía llena de tono, atmósfera y potencia visual. Un autor al que le importaban sus personajes, sujetos llenos de contradicciones, deseos y necesidades, inmersos en laberintos existenciales que pocos han sabido retratar como el director sueco. Porque Bergman era ante todo un estudioso de la condición humana y un auténtico maestro a la hora de plasmarla en la pantalla. Pero, quizás, a pesar de todo, la mayor aportación del director al cine no sean sus películas, sino la influencia de su obra. Su legado nos regaló a maestros como Woody Allen, Martin Scorsese, Robert Altman o Francis Ford Coppola. Sin Bergman, quién sabe si tendríamos a Paul Thomas AndersonTodd Haynes o Jeff Nichols. La sombra de Bergman es larga y solo Dios sabe qué maravilla puede salir de ella en el futuro. 

2. Mi película favorita de Ingmar Bergman es 'Fresas salvajes'. Fue la primera con la que sentí una verdadera conexión emocional. Una película que derribó mis prejuicios sobre el director y donde encontré a un autor que era mucho más que ese sueco serio y melancólico al que era «obligatorio» ver si querías cumplir la mayoría de edad en tus gustos cinéfilos. Una película tremendamente emocional y llena de elementos narrativos y visuales atrevidos y adelantados a su tiempo. 'Fresas salvajes' me apasionó y fue todo un descubrimiento, a lo que se sumó una última sorpresa, la sensación de que acababa de ver el origen de una de mis películas favoritas, 'Una historia verdadera', de David Lynch.

ISAKI LACUESTA

(Girona, 1975) Director y guionista, en su filmografía figuran títulos como ‘Los condenados’ (2009) y ‘La propera pell’ (2016).

Isaki Lacuesta.

1. Tiene una amplitud inmensa de registros, un dominio de recursos tan extensos y aparantemente antagónicos casi incomparable en la historia del cine (Kurosawa es de los pocos que se le pueden comparar en este sentido). Por ejemplo, fue capaz de inventar nuevas formas de realismo y, casi al mismo tiempo, de ampliar los registros del cine fantástico; era un cineasta extremadamente dotado para captar la vida física más tangible y al tiempo prácticamente inventar como géneros propios el cine psicológico y el metafísico; era el gran cineasta de los cuerpos y de los fantasmas, del amor y del miedo a la muerte. Cada día, cualquier espectador actual sigue tragándose ideas suyas, tanto si es espectador de cine 'mainstream' como si va al teatro más alternativo. Más que un continente: Bergman era las placas tectónicas. 

2. Podría mencionar 20, dependiendo del día y del estado de ánimo. Hoy eligiré 'Secretos de un matrimonio' (1974), porque la produjo hace 44 años como serie de televisión, y todavía parece más nueva e insólita que lo que ahora nos venden como novísima ficción televisiva. Además, Bergman retomó  la historia de la pareja protagonista 30 años después en 'Saraband' (2003), configurando uno de los retratos más conmovedores que existen del paso del tiempo, de la vida en pareja y del amor y el desamor. 

JUANRA FERNÁNDEZ

(Cuenca, 1970) Guionista y director. Debutó con el largometraje ‘Para Elisa’ (2012).

1. Él mismo llegó a decir que el cine era su amante, diferenciándolo claramente del teatro, arte este último al que consideraba su esposa. Y alguien que compara su obra cinematográfica con una pasión eventual y perecedera ya es un claro indicativo de lo que pretendía aportar como guionista y director: libertad. Esa libertad creativa destinada a rasgar las mentes de los espectadores, situándoles en proyecciones fuera de la norma común y aburrida, es el sello de Bergman, su firma clara como autor que siempre evitó entretener y procuró crear sin límites morales.

  2. Decantarse por una obra de la extensa cinematografía del genio sueco es casi sacrilegio, al tener que relegar a un segundo lugar a otros títulos. No obstante, ese sacrilegio es el mejor reconocimiento a toda su obra. De este modo podría decir que 'El rostro' es, en el momento de escribir estas líneas, mi película suya favorita. Y el motivo de esa elección es sin duda el juego narrativo y visual en el que nos sitúa, viajando entre la fantasía y la realidad, tanto para los espectadores de fuera de la pantalla como para los ficticios que forman parte de la trama. La presentación expresionista nos conduce a una puesta en escena siniestra, sobrenatural e incluso caricaturesca de la sociedad de entonces y por supuesto de la de ahora.

PABLO BERGER

(Bilbao, 1963) Director de ‘Blancanieves’ (2012), por la que consiguió, entre otros premios, el Goya a la mejor película.

Pablo Berger.

1. Bergman es el director TOTAL. Todo, absolutamente todo, en sus películas es importante. La historia, los actores, la puesta en escena, la luz, el diseño sonoro, el montaje… Es un maestro al que todos los directores nos acercamos como al oráculo. Él es el gran Merlín y  nosotros sus aprendices. Cine sensorial al límite. 
  
2. No sé si 'El silencio' (1963) es mi favorita, pero, sin duda, es una de ellas. Película llena de puñetazos visuales y sonoros. Secuencias míticas, como la del niño vagando por el tren, o la del encuentro de este con la 'troupe' de enanos o la de la protagonista viendo a una pareja hacer el amor en  un  cabaret,  son solo un puñado de sus secuencias inolvidables y perturbadoras.  Destacar el trabajo de Sven Nykvist,  director de fotografía de cabecera de Bergman, con su  blanco y negro contrastado  y sus composiciones precisas. Y como guinda un diseño de sonoro, a contracorriente, que amplifica las emociones de los personajes. Y como en todo el cine de Bergman,  un reparto que  rezuma verdad y misterio. Una obra maestra psicosexual que sigue viva más de 50 años después de su estreno…

MARIAN ÁLVAREZ

(Madrid, 1978) El último estreno de la actriz, premiada por ‘La herida’, es ‘Morir’, de Fernando Franco.

1  y 2. Hay muchas referencias de 'Persona' en 'Morir'. Dos personajes que se aíslan en una casa en la playa para intentar curar la enfermedad de una de ellas, otra que asume el rol de cuidador, la playa, las rocas... En mi caso, el personaje de Alma me inspiró muchísimo para Marta. Me interesaba sobre todo el halo de misterio que sobrevuela a la pareja. En el caso de 'Morir' los personajes hacen el camino inverso a 'Persona'. Pasa de ser una pareja en toda su intimidad a convertirse en verdaderos extraños, ya que la enfermedad que padece Luis (Andrés Gertrúdix) le transforma tanto que Marta no le reconoce. Esas miradas, silencios, forma de tratarse, ese misterio latente en 'Persona', me dio una gran clave para crear a Marta y su relación con Luis.

KIKE MAÍLLO

(Barcelona, 1975) Ganador de un Goya al mejor director novel por 'EVA' (2011)

1. Pocos autores han sabido comprender al humano en tal grado de profundidad. Entendió el cine desde el purismo: nada sobra o falta en la composición de sus planos. Eso sí, encontró en los largos soliloquios de sus personajes un camino, casi un mantra, para que sus mejores caracteres, casi siempre femeninos, se desnudaran ante nosotros. Bergman halla en la voz y el rostro la explicación de todo lo que nos acontece.

2. 'Persona', 'Gritos y susurros'.

Las respuestas han sido recopiladas por Nando Salvà, Juan Manuel Freire, Beatriz Martínez Juan Fernández.