Ir a contenido
Willy Toledo: el actor antisistema

PERFIL DEL ACTIVISTA

Willy Toledo: el actor antisistema

El intérprete afronta una nueva batalla por sus ideas políticas después de que una asociación cristiana le llevara ante los tribunales por haberse "cagado" en Dios y la virgen María

Olga Pereda

Ha trabajado con algunos de los mejores directores del cine español: Pedro Álmodovar, Álex de la Iglesia, Fernando Trueba y Alberto Rodríguez. Ha hecho reír (y mucho) al público. También le ha puesto el corazón en un puño. A Willy Toledo (Madrid, 1970) le corre la interpretación por las venas desde que era un chaval, al igual que la música y la devoción por el Atlético de Madrid. Después de ganarse la vida como portero de discoteca (“dejaba entrar a todo el mundo”) y repostero industrial, estudió Arte Dramático en la prestigiosa escuela de Cristina Rota. Apostó por la comedia ('Siete vidas', 'El otro lado de la cama'…) y para la industria se convirtió en “uno de los nuestros”, con dos nominaciones al Goya. Hoy se siente rechazado por los jefazos de su gremio. Está convencido de que su enorme compromiso político con el comunismo provoca el veto de los productores de cine y televisión, que no le quieren ni en pintura.

Willy Toledo, en la parroquia de San Carlos Borromeo, donde ofreció una rueda de prensa. /DAVID CASTRO

“Comunista, marxista y leninista”, Toledo se ha limpiado el culo con la democracia española -palabras textuales- y ha criticado duramente a la monarquía, el Gobierno y los jueces. Se rió de la boda de la hija de Aznar en una obra de teatro e hizo historia con el ‘No a la guerra’ de los Goya. Ha pasado alguna noche en comisaría, ha acusado a la policía de torturar, ha defendido a los manteros y al pueblo saharaui y le han expulsado del Congreso de los Diputados. También se ha "cagado" en Dios y en la Virgen. Por esto último ha sido llevado ante el juez por una asociación de abogados cristianos. Le acusan de un presunto delito de ofensa religiosa y pretenden que durante 12 meses pague una multa de 10 euros al día. Si es condenado y no paga, podría ir a la cárcel. Por cagarse en Dios.

De Carabanchel

«En ocasiones pienso que si no me hubiese comprometido como lo he hecho, mi carrera profesional habría ido mucho mejor», confiesa en 'Razones para la rebeldía', el libro que publicó en 2011 (con prólogo de Julio Anguita). «Conozco a toda la jet y he tenido ligues famosos. Eso ahora no me interesa», añade. Toledo -que sigue viviendo en uno de los barrios más obreros de Madrid, Carabanchel- mamó el compromiso político en casa. Su padre, médico pionero de la cirugía torácica en España, curaba a manifestantes heridos en las protestas del Primero de mayo sin dar parte a las autoridades. El matrimonio, que siempre ha tenido entre sus amigos más íntimos a curas de la teología de la liberación, bautizó a su hijo. Toledo esgrime ahora su bautizo para dejar claro que él se ha podido cagar en Dios y en la Virgen pero que no profesa odio a la religión cristiana. Esta semana convocó a la prensa en la emblemática parroquia de San Carlos Borromeo de Vallecas (Madrid), un centro que ha tenido mil disputas con el Arzobispado por atender a drogadictos, prostitutas y todo tipo de desheredados.

Está convencido de que su firme compromiso político ha provocado que los productores de cine y televisión le tengan vetado

El cura de la singular parroquia, Javier Baeza, le dio la bienvenida como “amigo y feligrés”Debajo de un enorme Cristo crucificado y rodeado por Javier Bardem y Alberto San Juan, el protagonista de 'After' declaró su inocencia. A esa misma hora tenía que estar delante del juez, pero el protagonista de 'After' esquivó su citación ("no he cometido ningún delito") y compareció ante la prensa para decretar su inocencia y enarbolar la bandera de la libertad de expresión.

Su madre y su " hermana"

En primera fila, y emocionada, estaba su madre. También estaban varias profesoras universitarias, que dejaron claro que cagarse en Dios y en la Virgen no es delito. Al menos, no debería serlo. Igualmente lo sentenció el cura Benjamín Forcano y el abogado penalista y activista Endika Zulueta. Fuera de cámaras estaba la actriz Pilar Castro, a la que Toledo llama cariñosamente “mi hermana”. Y Nathalie Poza, con quien dio los primeros pasos, junto con Alberto San Juan, de un grupo de teatro llamado a hacer historia: Animalario.

Toledo lleva muchos años soltando lo que da la gana en las redes sociales, pero lo que ha desatado la ira de la asociación de abogados cristianos es el escrito que el protagonista de 'Crimen Ferpecto' realizó en Facebook el año pasado después de saber que esa misma asociación había llevado ante el juez al colectivo El Coño Insumiso, que protagonizó una procesión callejera con una enorme vagina a hombros. “Me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la virgen María. Viva El Coño Insumiso”, escribió. El actor no se arrepiente. “Ni un paso atrás. Para defender la libertad de expresión estoy dispuesto a llegar donde sea”, sentencia.