Ir a contenido
Las Kardashian británicas

Venturelli

LAS HERMANAS MANNERS

Las Kardashian británicas

Las hijas del 11º duque de Rutland se abren paso en las pasarelas y en la crónica social como las aristócratas «maleducadas» que organizan «fiestas salvajes»

MARTA ALTARRIBA

Si eres aristócrata, sabes relacionarte en las mejores fiestas y has conseguido despuntar en las redes sociales hasta rozar el título de 'influencer', las posibilidades de que una de las grandes firmas de moda apueste por ti se disparan de forma exponencial. La última muestra fue, días atrás, el desfile de Dolce & Gabbana en la Semana de la Moda de Milán. En Secrets & Diamonds (el nombre de la colección de otoño-invierno 2018-2019) coincidieron sobre la pasarela Eleonore de Habsburgo (nieta del barón Thyssen e hija del archiduque Carlos de Habsburgo y de la polémica Francesca Thyssen), Kitty Spencer (sobrina de la desaparecida Lady Di) o las singulares hermanas MannersViolet, Alice y Eliza.

¿Que quiénes son? Aún no muy conocidas en España, ya son un auténtico fenómeno mediático en el Reino Unido. Las tres hijas de los 11º duques de Rutland, bautizadas ya como las auténticas hermanas Crawley (en referencia a las protagonistas de 'Downton Abbey') o las Kardashian británicas, no dejan indiferente a quien las conoce con sus excéntricos comportamientos.

Las «maleducadas» hermanas

A sus 24, 22 y 20 años respectivamente, Lady Violet, Lady Alice y Lady Eliza, hijas de David y Emma Manners, se han colocado, y de qué manera, en el punto de mira de la prensa británica, que no se ha cortado nada a la hora de definirlas como «las maleducadas hermanas de la alta sociedad británica» (según el periódico 'Daily Mail') por las desatadas «fiestas salvajes que duran toda la noche» (asegura el diario 'The Telegraph') y que han agotado la paciencia de sus sufridos vecinos en Fulham (Londres), donde viven en una modesta casa adosada.

Dolce & Gabbana las llamó a filas para el desfile del domingo pasado en la Semana de la Moda de Milán

Modesta al lado del impresionante Castillo de Belvoir donde se criaron durante su infancia, a casi 200 kilómetros de la capital británica. El palacio es un edificio de 10.000 metros cuadrados con, atención, 356 habitaciones, que se halla situado en un extenso terreno de 6.500 hectáreas. Una residencia tan grande en la que, tras la separación de sus padres, hace cinco años, David y Emma, pudieron seguir conviviendo ambos sin necesidad de verse, pues mientras ella ocupa el Pabellón de los Niños, él se aloja con su nueva pareja en la Torre del Pastor. Violet, Alice y Eliza tienen dos hermanos, Charles y Hugo, de 18 y 15 años respectivamente, aunque a ellos todavía la fama no les ha rozado de cerca.

Futuro encarrilado

A pesar de su juventud, las tres hermanas parecen tener ya su futuro bastante encarrilado. La mayor, Violet, ha trabajado en varias agencias creativas, entre ellas My Beautiful City.

Tras ese inicio en el mundo profesional, se decidió (con una generosa cuenta corriente a sus espaldas, aportación de sus padres) a crear su propia consultora de márketing y estrategias de marca. No ha necesitado pasar por la universidad para formarse y empezar a desarrollarse laboralmente. Tras ella Alice, que estudió en el Condé Nast College of Fashion and Design, es columnista de moda en 'The Sunday Telegraph'. Ha sido modelo, estilista y 'personal shopper' para Selfridges y tiene claro que quiere dedicarse al mundo del diseño en alguna de sus vertientes. Y la más joven, Eliza, está estudiando aún segundo curso en Gestión de Empresas en la Universidad de Newcastle, aunque también siente devoción por la interpretación y el mundo de la canción, al que no descarta dedicarse en el futuro. Y, cómo no, empieza a hacer sus pinitos como modelo.

Sus padres, separados, siguen conviviendo, sin apenas verse, en el castillo familiar, que tiene 356 habitaciones

Del tiro a los safaris

Más allá de las desmesuradas fiestas que tienen atormentados a sus vecinos, las aficiones de las hermanas (que se dedican a posturear en Instagram) están a la altura de sus elevadas posibilidades: tiro, equitación, esquí, grandes yates, carreras de coches, buceo, paracaidismo, bailes o safaris. Allá donde van, se convierten en el centro de atención. Y arrasan. Hasta el punto de que hay quien las compara con uno de sus antepasados, Robert de Tosni, que en 1066 masacró a las tropas anglosajonas en la batalla de Hastings junto a Guillermo, el Conquistador. 

Temas: Moda Fiestas