Ir a contenido

EL ARTÍCULO Y LA ARTÍCULA

Borrar amigos

Juan Carlos Ortega

Borrar amigos

Si usted utiliza Facebook, se habrá dado cuenta de que estos días, a raíz del 'asunto catalán', muchos usuarios comentan haber borrado amigos. En ocasiones, el texto pide que sean los mismos amigos los que le borren a uno, evitando así hacer el trabajo: "Si alguien piensa tal cosa, que me borre inmediatamente". Otras veces, la cosa se viste de amenaza: "Al que piense de tal manera, le voy a borrar en el acto". También leemos declaraciones de hechos ya consumados: "Acabo de hacer limpieza de amigos y me he quedado muy a gusto". Está claro que nos gusta estar rodeados de semejantes, lo cual no es necesariamente negativo; vivimos solo una vez y hay idioteces que es mejor no ir leyendo.

Mi duda, no obstante, es cómo hacer eso mismo en la vida real. En Facebook es sencillo. Yo mismo lo he estado haciendo estos días, y no me siento en absoluto culpable. Tal vez hemos sobrevalorado la importancia de estar rodeados de personas con ideas contrarias a las nuestras con el fin de "eliminar prejuicios y conocer mundo". Cuando esas fastidiosas opiniones nos las sabemos ya de memoria, ir a la pestaña 'dejar de seguir' o 'eliminar amigo' es una opción estupenda.

Pero, insisto, ¿cómo hacer eso fuera de las redes sociales? Les formulo esta pregunta porque a mí me está pasando mucho últimamente. Hay personas de las que quiero dejar de ser amigo. De verdad. Tal cual. ¿Les parezco una mente cerrada? ¿Creen que soy un tipo espantoso, incapaz de valorar a las personas por 'lo que son' al margen de 'lo que piensan'?

Jamás perdonaré a quien apoye esta 
locura que nos ha 
fastidiado a todos la vida

Probablemente tengan razón. Tengo la mente muy cerrada. Como decía el gran Chesterton, mi cerebro está protegido por el cráneo y procuro que no se cuelen cosas dañinas. Además, si les soy sincero, cada vez tengo más dudas acerca de si hay alguna diferencia entre lo que 'uno es' y lo que 'uno piensa', sobre todo en cuestiones de gran importancia, como la que estos días gobierna las redes.

Quiero la pestaña de 'eliminar amigo' en la vida real. Deseo hacerlo rápido, de modo aséptico, sin que se note, sin tener que verme obligado a pasar un mal rato en tontísimas discusiones. No lo vean como algo triste ni como una prueba de que mi sentimiento de amistad no estaba del todo afianzado. No me diga que un amigo es un amigo, que la maldita política no ha de separarnos  y que ha de seguir intacta la amistad pase lo que pase. No. Pase lo que pase, no. Lo hermoso de la amistad es que nace de la libertad, y me niego a verme esclavizado a ella.

Damos por supuesto que podemos dejar de ser amigos de alguien si nos juega una mala pasada, si existe una 'acción'. Eso lo aceptamos y no vemos ahí cerrazón mental, pero nos cuesta entender esa postura si en vez de acciones hablamos de opiniones. Para mí, la cosa es justamente al revés. Puedo perdonarle a un amigo que me robe dinero, o a mi novia que se acueste con toda la filarmónica de Hamburgo, pero jamás le perdonaré a un amigo que apoye esta maldita locura que nos ha fastidiado a todos la vida.
 

0 Comentarios
cargando