Ir a contenido

PERFIL DE VIGGO MORTENSEN

¿Por qué tenemos el mismo gusto que Ariadna Gil?

Teresa Cendrós

El actor Viggo Mortensen, en un acto en Barcelona en mayo del 2017.

El actor Viggo Mortensen, en un acto en Barcelona en mayo del 2017. / ÁLVARO MONGE

Parece mentira, pero hasta David Trueba, exmarido de Ariadna Gil y padre de sus dos hijos, entiende que la actriz le abandonara a él por Viggo Mortensen. «Es normal que el tío sea muy guapo y muy rico y hasta que tenga los ojos azules; el problema es que además el hijo de puta es un tío estupendo, una persona buenísima y un actor cojonudo», cuenta, en su última novela ('El monarca de las sombras'), Javier Cercas que le confesó el responsable de llevar al cine 'Soldados de Salamina' -y, desde ese momento, su amigo del alma-, cuando, ocho años atrás, su mujer se emparejó con el aguerrido capitán Aragorn.

«En el fondo la culpa de todo es mía: ¡Pero si casi fui yo el que terminé de convencerla de que estaba enamorada de ese cabrón y de que se largara con él!», remachó el cineasta.Tampoco eran necesarias demasiadas dotes de persuasión. El actor, nacido en el corazón de Manhattan hace 58 años, de padre danés y madre estadounidense -que esta semana ha recitado poemas en Barcelona y, de paso, ha apoyado el 'Let catalans vote', a favor del referéndum-, acredita méritos de sobra para que Ariadna Gil no sea la única que bebe los vientos por él. Somos legión quienes le alabamos el gusto a la barcelonesa más allá de lo que está a la vista, que también.

Repasemos, seguidamente, por qué lo hacemos.

1. ES COSMOPOLITA Y POLÍGLOTA

Viggo Mortensen habla cinco idiomas (inglés, español, danés, francés e italiano) y entiende otros tres (noruego, sueco y catalán). Su facilidad para las lenguas se debe con toda seguridad a su ascendencia y a que en su infancia vivió en distintos países. Además del suyo, en Venezuela y Argentina. Y, encima, le tocó en suerte una familia muy viajera, incluso mucho antes de venir él al mundo. Sin ir más lejos, sus padres, que se habían conocido en Noruega fueron a casarse a Holanda.

De su niñez en Buenos Aires, conserva una costumbre, una afición y un deje. La primera: como todo argentino que se precie, lleva siempre consigo un equipo matero y, claro está, un paquete de mate, lo que en alguna ocasión le ha acarreado líos en los aeropuertos al confundirse el aduanero de hierba. La segunda: su desbordada pasión por los colores -qué casualidad, azul y grana—de un equipo de fútbol, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Y el tercero: un seductor acento porteño cuando habla en español.

2.  UN ARTISTA DEL RENACIMIENTO

Y el títulín no es ninguna broma. Podría haber sido perfectamente un hombre renacentista. Toca muchas teclas. Y nunca mejor dicho: no solo actúa, también compone e interpreta, es un aceptable pintor, editor literario, fotógrafo y poeta. Le entusiasma el jazz -ha lanzado varios discos- y ha compuesto piezas para el cine: participó en la banda sonora de 'El Señor de los Anillos: el retorno del Rey' -suya es la partitura de 'Aragorn's coronation'- y firmó la música de la película 'Jauja', cinta donde se inspiró en su propio padre para recrear a un soldado danés que busca a su hija desaparecida en la inmensidad de la Pampa.

Sus cuadros tienden a la abstracción, al estilo Basquiat, salvando todas las distancias. Si les puede la curiosidad, recuperen la película 'Un crimen perfecto', en la que Viggo Mortensen interpreta a David Shaw, el desaliñado pintor amante del personaje de Gwyneth Paltrow. Los murales que representa que son suyos en la ficción, lo son de verdad.

La literatura, y en particular la poesía, es otro de sus amores. Parte del dinero que ganó con 'El Señor de los Anillos' lo invirtió en Percival Press, su editorial. Con este sello ha publicado media docena libros de poemas, arte y fotografía.

3. SUSURRA A CABALLOS Y ÁRBOLES

Es un consumado jinete desde niño y gran amante de los caballos. Llegó a dormir en el establo junto a 'Brego', su corcel en 'El Señor de los Anillos', para establecer un vínculo con él que hiciera fluir mejor el rodaje. Y, al finalizar la grabación de 'Oceános de fuego' -donde encarnó a un personaje real, Frank T. Hopkins, jinete circense de la 'troupe' de Buffalo Bill que fue invitado por un jeque a una durísima carrera por el desierto de Arabia-, acabó comprando el mustang que daba vida a 'Hidalgo', porque le tomó cariño.

Disfruta de la naturaleza lo que le permiten sus ocupaciones nómadas. Y, relacionada con su apego 'verde', presume de una curiosa manía: planta árboles allá donde va. Sí, lo que oyen. Suele acarrear semillas, que siembra -secretamente- en parques y jardines de los lugares que visita.

4, ES UN PADRAZO CON SU ÚNICO HIJO

Aunque se divorció de la polifacética artista Exene Cervenka cuando su único hijo, Henry Blake, solo tenía 10 años -ahora tiene 29-, siempre ha estado muy unido a él. Hasta el punto de que en todos sus contratos figura que el Día de Acción de Gracias -y los anteriores y posteriores si el rodaje es lejos-, él libra. Esa fiesta es sagrada porque siempre la pasa con Henry, junto al que posó, orgulloso, en la alfombra roja de la última gala de los Oscar.

Bueno, vale, y como nadie es perfecto, que diría Billy Wilder, pese a que su alma futbolera es azulgrana (ojo, del San Lorenzo de Almagro), aquí, donde comparte su vida con Ariadna Gil, luce blanca merengue. 

0 Comentarios
cargando