Ir a contenido

Roger Vinton: "Nos mandó una mafia"

Albert Sáez

La gran teranyina, de Roger Vinton.

La gran teranyina, de Roger Vinton.

¿Qué tienen en común el excalde de Barcelona Xavier Trias con la que fue una de las voces más críticas del periodismo barcelonés, Margarita Rivière, y con el que fuera uno de sus principales pensadores, Eugenio Trias? Pues que mucha gente se piensa que son familia y ahora sabemos que no lo son. Esta suerte de juego del trivial es habitual en determinados cenáculos de la Catalunya política, económica y periodística. La mayor parte de las respuestas son de oídas, basadas en meras suposiciones o en rumores especulativos. ¿Qué relación tiene el periodista Xavier Vidal-Folch con el desfalco de Diagonal Mar en los años 90? Pues que uno de los solares que se compraron en esta fallida operación inmobiliaria eran precisamente de su familia.

Los aficionados a este tipo de juegos y también los que quieran saber quién manda en Barcelona desde el siglo XVIII disponen desde ahora de una guía exhaustiva, rica y documentada: 'La gran teranyina. Els secrets del poder a Catalunya' (Periscopi, 2017). Lo sabrán casi todo, excepto el nombre del autor en el DNI. Tendrán que conformarse con su avatar digital: Roger Vinton, 'un home com cal'. "Observo el poder desde fuera del poder –explica el sosias de Vinton–, pero en un determinado momento renuncié a una vida profesional convencional, no me pagaban de acuerdo con mis capacidades, de manera que decidí invertir... en mí mismo".

REGISTROS Y ESQUELAS

¿Tiene algún vínculo la exdiputada, miembro de la FAES y cronista del juicio del 9-N, Cayetana Álvarez de Toledo, con la poderosísima familia Güell de Barcelona? Pues nada más y nada menos que es la esposa del heredero de la saga y hoy consejero del grupo Godó de comunicación.

¿Cuál es el método que usa Vinton para trazar estas conexiones? "Básicamente consulto los registros [mercantil, de la propiedad y civil], la hemeroteca y lo que me han contado algunos amigos. Pero lo más decisivo son las esquelas de 'La Vanguardia' porque allí salen todos: padres, hijos, hermanos, cuñados... Y también he consultado bibliografía que tiene mucha información, como las obras del periodista de EL PERIÓDICO Andreu Farràs".

La minuciosidad de Vinton permite leer su libro de dos maneras distintas: una de corrido, siguiendo su ameno dibujo de la trama que conduce al lector por cuatro, cinco y hasta seis generaciones de dirigentes catalanes saltando de apellido en apellido y de sector económico en sector económico.

Algunas familias tienen documentado su primer prócer a finales del siglo XVIII y demuestran una gran capacidad adaptativa: "Apoyaron a la dictadura de Primo de Rivera, como explicó Joan Sales la extrema izquierda les arrinconó en el franquismo y ahora algunos –pocos–se declaran independentistas y otros –pocos también– coquetean con Colau porque piensan que acabará con el procés, genéticamente son lo contrario de lo que representa la alcaldesa pero piensan que no podrá contra ellos, que no hará la revolución". Pero también apetece leerlo empezando por el completísimo índice onomástico.

¿Qué tienen en común los periodistas Lorenzo y Mercedes Milà con la asesinada Anna Permanyer, vecina del edifico Atalaya de la Diagonal? Pues que ambas familias compartieron la propiedad de la célebre marca de motos Montesa. Este tipo de relaciones son las que ejemplifican para Vinton la ventaja competitiva que tiene pertenecer a estas familias: "Acumulan capital, tienen información de lo que pasará porque lo deciden sus compañeros de clase social, se intercambian favores".

COMPRAS Y CONSTRUCCIONES

Además el mapa que dibuja esta gran tela de araña abarca todas las fases del negocio: desde la compra de terrenos en notarías de confianza hasta la construcción de los edificios a cargo de arquitectos de prestigio, todos de la familia. Alguien puede pensar que el anonimato de Vinton esconde algún tipo de venganza que el autor niega rotundamente: "Quiero saber si la gente con la que me cruzo en el paseo de Gràcia toma decisiones, no me guía la venganza pero entiendo que es un libro que puede gustar a cuperos como David Fernàndez y a liberales como Sala i Martín, pero no pretendo nada más que la gente se sitúe, aunque sé que más de uno, al leerlo, ha estado a punto de salir a la calle y liarla. Lo hago por obsesión, quiero tener al poder etiquetado". Con todo, Vinton asegura que no está hecho con mala leche. "No difamo, ni hablo mal de nadie, ni tiro mierda".

¿Qué vincula el hundimiento de los pisos del Turó de la Peira por aluminosis con la quiebra de Metrovacesa? Pues que en ambos escándalos está implicada la familia de Román Sanahuja, un promotor que se hizo igualmente rico en la Barcelona desarrollista de Porcioles y en la Barcelona olímpica de Maragall: construyó los pisos para obreros en Nou Barris y las oficinas de lujo en la Illa Diagonal.

La crisis ha puesto en el punto de mira a todos los que mandan, vengan de la política, de los negocios o de la aristocracia. Resulta curioso que pocos, muy pocos miembros de estas grandes familias hayan acabado en los juzgados a pesar de estar moviendo los hilos en muchas de las operaciones que dieron pie a las burbujas inmobiliarias o a los hundimientos de bancos y entidades financieras. "Estas familias no cometían delitos ni cobraban comisiones como los Pujol, se han beneficiado de otras cosas. Ya el padre del 'expresident' quiso emparentar con ellos, pero nunca han tenido éxito en esa empresa. Solo tienen vínculos con los Sumarroca o los Rosell. No han tenido nunca empresa y por lo tanto no cuentan. Con todo, el pujolismo se verá como un período en el que el país estuvo en manos de una mafía en connivencia con España".

ENDOGAMIA

La fascinación por los mapas del poder no es una peculiaridad catalana aunque resulta curioso que entre los 10 libros más vendidos de no-ficción en catalán en las semanas previas a Sant Jordi tres se dediquen a estos temas: 'La gran teranyina' de Vinton'El cavaller Floïd' de Genís Sinca y 'Els Güell' de Andreu Farràs. ¿Quiere ello decir que la endogamia familiar es un mal catalán? "Una parte muy sustantiva de la gente poderosa lo es porque su familia, su padre o su abuelo, ya lo eran. He escogido la metáfora de la tela de araña (en lugar de 'casta' o 'trama') porque desde distintos hilos llegas a los mismos nudos.

La tela de araña te envuelve y te engancha sin que te des cuenta, es una estructura matricial. Refleja la endogamia que tenemos. El ascensor social es un mito, no existe". Con todo, no considera que haya una especial intensidad en Catalunya: "Somos mediterráneos –concluye–, aquí hay más endogamia que en Dinamarca o en Suecia aunque no hay indicadores para sustentarlo; el único es el número de personas que consigue su primer trabajo por familia o por amigos, aquí es mucho mayor".

La lectura de 'La gran teranyina' te deja un sabor agridulce. A pesar de la constante demostración de fuerza y de poder que trasluce la observación al microscopio, lo cierto es que "no siempre ganan" y, a menudo, estas familias se vigilan entre ellas, Y, sobre todo, porque es un poder menguante: "El poder de las élites va a menos, la densidad disminuye porque todo se democratiza, su poder es mucho menor que hace 200 años". Con todo, si se quisiera enriquecer, Vinton emparentaría con los Daurella o los Andik y para dar brillo con los Güell, o los Sagnier.

Vinton es un personaje con aire venerable que se conserva bastante joven, casi tanto como su alter ego. Su identidad seguirá siendo un secreto porque, según le gusta decir, "lo importante es la obra y no el autor". Su alias nos da pocas pistas, "Roger porque genera dudas sobre si es francés, catalán o anglosajón y Vinton porque es un cantante que me gusta mucho". La obra vale suficientemente la pena para que no necesite el aval de un autor que podría volver a la carga con el Barça.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.