Ir a contenido

DOS MODELOS EN ASCENSO

Gigi y Bella Hadid: hermanas y rivales

Son las 'top' del momento, dos 'itgirls' a las que se disputan las principales firmas de moda.

MARTA ALTARRIBA

Ella misma ha confesado que no cumple con los cánones de una modelo (sus medidas son 85-64-89 y mide 1,79 de altura), pero eso no ha sido obstáculo para llegar a lo más alto: desfilar como ángel de Victoria's Secret el pasado noviembre. Ella es Gigi Hadid, alguien capaz de hacerle sombra a la mismísima Lady Gaga en la alfombra roja de la Gala MET, hace solo unos días. Una 'niña bien' estadounidense que ha conseguido todo lo que se proponía en una vertiginosa vida concentrada en 21 años que estrenó sobre la pasarela con solo 2, cuando Paul Marciano la 'fichó' para la línea infantil de Guess, Baby Guess.

Pero, ¿quién es Gigi Hadid? Gigi (Jelena, oficialmente)? Es hija del promotor inmobiliario palestino Mohamed Hadid y la exmodelo holandesa Yolanda Foster, que también se ha hecho un hueco en diferentes 'realities' televisivos en EEUU. A pesar de su prematuro debut sobre las pasarelas, la presión de su madre la obligó a centrarse en los estudios. No volvió a ejercer de modelo hasta el año 2011, cuando la fichó la agencia IMG. Se trasladó a vivir a Nueva York e inició sus estudios de Psicología Criminalista, abandonando otro de sus sueños: el voiebol.

ASCENSO METEÓRICO

Pero no fue hasta febrero de 2014 cuando su carrera arrancó. Y lo hizo de forma meteórica. Con solo unas semanas de diferencia, debutó en la New York Fashion Week de la mano de Desigual y fue portada de la prestigiosa revista 'Sports Illustrated' (que la consideró una de las 12 mejores principiantes) y de 'Fashion Book'. Ese mismo año también posó para el calendario Pirelli y la campaña de Tom Ford. Gigi había logrado su sueño de llegar a lo más alto. Jean Paul Gaultier, Chanel, Marc Jacobs, Tommy Hilfiger y Versace son algunas firmas que han apostado por ella. Pero su ascenso imparable despertó las lenguas que criticaban sus cualidades. Ella no se quedó de brazos cruzados: «Sí, tengo tetas. Tengo abdominales, tengo culo, tengo muslos, pero no estoy pidiendo un trato especial. Entro dentro de las tallas de muestra», publicó en Instagram.

Son hijas del
magnate Mohamed
Hadid y de la
'extop’ holandesa 
Yolanda Foster

Como cualquier celebrity de nuestros tiempos, Gigi es muy activa en las redes sociales. Con más de 17 millones de seguidores, le encanta el postureo y son habituales los selfis con sus amigos, entre los que se encuentran Taylor Swift, Kendall Jenner, Lenny Kravitz, Naomi Campbell y Lewis Hamilton. O su novio, el exmiembro del grupo One Direction Zayn Malik. Otro rasgo de 'celebrity':las excentricidades. Una majestuosa fiesta de cumpleaños (soplando las velas a bordo de un avión privado), una manicura de 2.000 euros para lucir en la gala MET o despedir el año celebrando la Nochevieja en Abu Dabi son algunas de ellas.

EN FAMILIA

La competencia para Gigi ha surgido en su propio seno familiar. Si la modelo ha conseguido llegar a lo más alto, su hermana menor, Bella, viene pisando fuerte y dispuesta, si hace falta, a hacerle sombra. A sus 19 años, Bella ya ha sido considerada Modelo del Año este 2016, un título que en 2014 ostentó su íntima amiga Cara Delevingne y el año pasado su hermana Gigi. El premio se lo entregó Jeremy Scott, director creativo de Moschino, en los Daily Front Row Awards, hace poco más de un mes.

Siguiendo los pasos de su hermana, Bella también fichó por IMG en el año 2014. Junto a Gigi protagonizó la campaña de otoño/invierno de Balmain y eso fue solo el inicio de su fulgurante carrera. En 2015 debutó en la Semana de la Moda de Nueva York y poco después repetía en la London Fashion Week y la Semana de la Moda de Milán. Si a Gigi se la disputan las grandes firmas, Bella también puede presumir de haber trabajado para Burberry, Marc Jacobs, Tommy Hilfiger y Chanel. O de haber sido portada de 'Seventeen' y de haber aparecido en 'Vogue' y 'Elle'. Y es solo el comienzo de lo que parece ser una prometedora carrera.

Pero Bella, que comparte su vida con el cantante Weeknd, no es solo modelo. Sus movimientos sinuosos sobre las pasarelas no están reñidos con su pasión por la hípica. Y es que, amazona además de maniquí, la veremos competir este verano en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Una trayectoria que no han truncado sus problemas de salud. La modelo, igual que su madre, Yolanda, y su hermano Anwar, padece la enfermedad de Lyme, una infección que se contrae por la picadura de una garrapata.