Ir a contenido

FAMOSOS TECNOLÓGICOS

¡Arriba el periscopio!

Juan Manuel Freire

Hace algo más de un año se presentó en sociedad Meerkat, aplicación de 'streaming' en vivo que iba a democratizar la idea de retransmisión. Los vídeos subidos a Youtube eran historia antigua. ¿Por qué no presentarse ante tus seguidores allá donde estés y en riguroso directo? Para las celebridades de primer orden, suponía, después de las redes sociales, una nueva forma de ganarse esa apariencia de transparencia que tanto se valora en el nuevo milenio. El enigma es propio de estrellas del pasado.

A los pobres responsables de Meerkat -aplicación, por otro lado, todavía en marcha y en busca de innovaciones propias- les salió pronto una aplicación competidora, Periscope, lanzada por Twitter y a la que pronto emigraron las celebrities; sobre todo las que ya tenían algún tipo de interés comercial en la red del pajarillo.

El uso de Periscope por Gerard Piqué ha traído a primer plano (nunca mejor dicho) en España la que fue considerada por Apple la Mejor App para iPhone del 2015. El jugador del Barça la emplea normalmente después de los partidos para dar su opinión sobre lo sucedido en el campo. Según Piqué, los medios profesionales pueden coger solo lo que más les interesa. «A veces contestas y cortan y emiten lo que quieren, solo las palabras que interesan para vender más. Prefiero expresarme aquí que no hay malentendidos y está todo entero», declaró en su segundo Periscope.

CACOFONÍA DE INSULTOS

Una de las gracias de Periscope es que los seguidores pueden comentar las retransmisiones. Como es de prever, ese chat en múltiples bandas acaba siendo una cacofonía de insultos y piropos (muchas chicas dejan de usar la app por el acoso al que se ven sometidas por obsesos sexuales), pero a veces se cuela una pregunta o un comentario con sentido y el maestro de ceremonias puede contestar ahí mismo. Por supuesto, a Gerard Piqué suelen preguntarle mucho: «¿Hoy waka waka?».

Gracias a sus francas conexiones, el futbolista azulgrana acumulaba la pasada semana 273.565 seguidores en Periscope. Nadie quiere perderse sus «recados» para Josep Pedrerol ni los posibles ataques de fans en directo. Queriendo o sin querer, Piqué ha conseguido hacer virales todas sus apariciones; para dar variedad a su propuesta, últimamente ha buscado invitados populares, e incluso se ha propuesto hacer un Periscope con Sergio Ramos. Puede ser mítico.

TRABAJO DE MARCA

«Creo que Gerard Piqué es muy inteligente», opina el profesor de comunicación de la UAB Josep Maria Blanco Pont. «Este futbolista está trabajando su propia marca, está hablando en términos de marca personal. Su carácter extrovertido encaja perfectamente con una herramienta que puede aprovechar para manifestar sus emociones en el momento y lugar en que estas se puedan ofrecer en directo».

La pregunta aquí podría ser: ¿por qué un famoso, alguien acosado prácticamente las 24 horas del día, invertiría su escaso tiempo lejos de los focos en colocarse uno delante de forma voluntaria? ¿Es una forma de demostrar que no pierde el carro de los tiempos? ¿Y/o que quiere a sus fans lo más cerca posible? La respuesta a ambas preguntas podría ser afirmativa. «Sí que es verdad que, hoy por hoy, Periscope es una herramienta cool», dice Francesc Xavier Ribes Guardia, doctor en Ciencias de la Comunicación. «Por otro lado, permite abrir ventanas a sus vidas privadas. Pero -y esto es importante- con la percepción de que lo hacen de forma totalmente controlada; pueden mostrar exactamente aquello que quieren y cuando quieren».

¿Por qué un famoso
invertiría su escaso
tiempo lejos de los
focos en colocarse
no delante?

Para Ribes Guardia, la aparición de una aplicación como Periscope no es algo a tomar en broma: «Se caracteriza por usar el lenguaje audiovisual y combinarlo con la inmediatez, con la conexión sincrónica entre emisor y audiencia, que puede ser más o menos numerosa y anónima. Esto no había ocurrido nunca en la historia de la comunicación». No se rían de la aplicación del 2015.

Los famosos se hacen, si cabe, un poco más famosos, famosos más simpáticos, mientras que los usuarios de a pie son capaces de entablar un camino -en directo- hacia la codiciada fama. Pasan de ser solo consumers a lo que los teóricos ya han convenido en llamar prosumers, una mezcla de consumidor y de productor de información.

Ahora mismo, todo el mundo puede ser famoso durante 15 minutos. O lo que dure su Periscope. 

0 Comentarios
cargando