26 sep 2020

Ir a contenido

Premio a 25 años de 'tech transfer'

El Centre de Projecció Tèmica de la UB, galardonado por su colaboración con TMComas

Montserrat Baldomà

Llorenç Comas, flanqueado por sus hijos, Llorenç y Georgina, adjuntos a la gerencia, en el nuevo centro de formación.

Llorenç Comas, flanqueado por sus hijos, Llorenç y Georgina, adjuntos a la gerencia, en el nuevo centro de formación. / ANNA MAS

Sostenía un reciente informe de The Collider, el programa de innovación de la Mobile World Capital Barcelona, que la transferencia de tecnología es una asignatura pendiente en España. El Centre de Projecció Tèrmica de la UB y TMComas, una pyme de Blanes especialista en mecánica de precisión, ‘laser cladding’, proyección térmica y cojinetes antifricción, son la excepción que confirma la regla. Desde hace 25 años mantienen una estrecha y fructífera colaboración, un ‘win-win’ que le ha valido al centro universitario el premio Antoni Caparrós del Consejo Social de la UB y la Fundació Bosch i Gimpera.

El Centre de Projecció Tèrmica (CPT) de la UB se creó en 1994. Desde entonces se forjó una alianza tácita con TMComas, que dura ya 25 años y que promete seguir en el tiempo. Para el CPT, este trabajo con la empresa no solo les aporta financiación para sus proyectos y el desarrollo de nuevas tecnologías, sino, sobre todo, estar en contacto con el mundo real, afirma Irene García Cano, directora del centro. Esta estrecha colaboración también se concretó en un programa de asesoría para la reciente ampliación de las instalaciones de TMComas.

Pero TMComas no es la única empresa con la que el CPT practica la transferencia de conocimiento. El centro, con 20 investigadores, tiene contratos con algunas multinacionales americanas y, de menor importe, con un buen grupo de empresas catalanas y españolas, hasta el punto de que el 80% de su presupuesto se sufraga a través de esta vía.

Alianza en formación

Para la firma de Blanes, según Georgina Comas, adjunta a la gerencia, esta relación ha contribuido a potenciar aún más la innovación, transformando el taller de mecanizado de precisión en un referente en el campo de nuevos materiales e ingeniería de superficies a escala europea. Con una plantilla de 50 personas, cuenta con dos doctores en química formados en el CPT, lo que demuestra que la alianza también se ha forjado en el ámbito de la formación, 11 ingenieros, tres licenciados superiores y tres ingenieros europeos de soldadura.

Fundada en 1954 por Francesc Comas, TMComas lleva la innovación y el desarrollo tecnológico en su ADN. En los 60 ya patentó unas pinzas para industria textil, tiempo después apostó por la proyección térmica por plasma no transferido, cuando nadie conocía todavía esta técnica, y ha sido pionera en la incorporación de los equipos de proyección térmica por alta velocidad y de ‘laser cladding’, una tecnología de recargue de soldadura de última generación.

TMComas destina a I+D+i el 12% de su facturación, que en el 2019 alcanzó los 7,2 millones de euros. Además de su colaboración con el CPT, la empresa mantiene acuerdos permanentes con distintas universidades y centros tecnológicos tanto a nivel catalán, como español y europeo. Llorenç Comas, hijo del fundador, está desde hace años al frente de la compañía. Sus dos hijos, Georgina y Llorenç Comas Vieta, adjuntos a la gerencia, garantizan ya el relevo generacional.

Apuesta por la formación

Convencida de la importancia de la formación, y tras experimentar durante años las dificultades para encontrar operarios formados, que además garanticen el relevo generacional de la plantilla, TMComas ha decidido dar el paso. La compañía ha creado Comastech Centre Politècnic Comas, un centro de formación vocacional altamente especializado en el ámbito de la mecánica y la mecatrónica que quiere hacer de puente entre el mundo de la industria y el de la educación. En el centro, que cuenta con 600 metros cuadrados de taller, se impartirá formación profesional dual reglada, con 15 plazas por curso, formación ocupacional y continua.

Temas +Innovación