10 jul 2020

Ir a contenido

La cuenta atrás para el 2030

Las empresas españolas deben convertir en acción su compromiso público con los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por Naciones Unidas

El Pacto Mundial, iniciativa para llevar los ODS al sector empresarial, cuenta con 10.000 compañías comprometidas en todo el mundo

Montserrat Baldomà

Parque eólico en Valencia. 

Parque eólico en Valencia.  / MIGUEL LORENZO

Diez, nueve, ocho, siete... La cuenta atrás para el 2030 ya ha comenzado y, con ella, la carrera final para alcanzar los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) fijados por Naciones Unidas en el 2015. Una tarea titánica, por la ambición de la propia agenda, que necesita del decidido concurso de las empresas para conseguir una economía sostenida, inclusiva y sostenible, que no deje a nadie atrás y que garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales. Muchas son las empresas españolas que han hecho suyos los ODS, pero hay que imprimir mayor velocidad, pasar de las palabras a los hechos y convertir el compromiso público en acciones.

Liderazgo empresarial

"Si los ODS no se asumen plenamente por la comunidad empresarial, el impacto sobre las personas, la pobreza y el planeta será extremadamente pequeño. Sin su liderazgo, nuestro proyecto simplemente fracasará", advirtió ya en el 2017 Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas. En estos primeros años, las empresas han acogido de forma positiva la Agenda 2030: El Pacto Mundial de Naciones Unidas, iniciativa con el mandato de la ONU para llevar los ODS al sector empresarial, cuenta con unas 10.000 compañías comprometidas en todo el mundo. La española es la red local con más entidades adheridas: 711 socios y más de 1.600 firmantes del compromiso. Más del 60% de los socios son pymes. Un 17% del total de socios y un 15,9% de las entidades adheridas a la iniciativa son empresas catalanas.

Otro dato que avala el compromiso del sector privado español con la Agenda 2030 es que un 86% de las empresas del Ibex 35 incluye en sus memorias un compromiso con los ODS. Sin embargo, Cristina Sánchez, directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial, admite que "queda mucho por hacer y mucho tejido industrial con el que trabajar". "En estos cinco años no se ha avanzado con suficiente velocidad", se lamenta Sánchez. En España, añade, el compromiso público no se ha traducido en acciones concretas por parte de todas las empresas.

Indicadores y metología

Los ODS, explica Sánchez, abordan temáticas que las empresas ya estaban trabajando, pero han conseguido transformar la manera de abordarlos. "Han traído un lenguaje común, unos indicadores y una metodología de trabajo", destaca, para advertir acto seguido de que no hay futuro, tampoco para las empresas, fuera de la sostenibilidad. Lo marcan también los inversores, "una palanca fundamental". Los inversores, argumenta, quieren que su dinero "sea transformador". "La empresa no solo está para ganar dinero, eso es el 'old business', sino que debe pensar en sus empleados, en sus clientes y en la sociedad", resume.

Si los inversores son una palanca para la transformación, la oportunidad de negocio que generan los ODS no lo es menos. Generan nuevas maneras de invertir, nuevos modelos de negocio. "Son una inversión de futuro, son también una oportunidad", enfatiza Sánchez. El informe 'Better Business, Better World', elaborado por la Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible ya identificó en el 2017 que lograr los ODS podía generar al menos 12 billones de dólares en oportunidades hasta el 2030, además de 380 millones de empleos globales.

De igualdad de género a océanos

Los tres Objetivos de Desarrollo Sostenible que, según explica Cristina Sánchez, más trabajan las empresas españolas son el 3, salud y bienestar; el 5, igualdad de género; y el 8, trabajo decente. Son, salta a la vista, los tres que más directamente están relacionados con la actividad empresarial. En este sentido, Cristina Sánchez destaca que España está en condiciones de liderar la transformación en materia de igualdad de género y de energías renovables. También hay muchas actuaciones en acción por el clima (ODS 13), con iniciativas para reducir emisiones, reciclaje y uso de energías limpias, que entronca con el ODS 7; y en producción y consumo responsable. En cambio, y algo curioso para un país como España que tiene 8.000 kilómetros de costa, el objetivo que menos atrae a las empresas del país es el 14: conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. "La buena salud de las costas es fundamental para España", declara Cristina Sánchez, que recuerda que la ONU ha declarado el 2020 el año de los océanos.

Temas +Innovación