Ir a contenido

editorial

Del residuo al recurso

Cambios de mentalidad como la tendencia por el uso más que la posesión o el auge de la segunda mano contribuyen a avanzar hacia la economía circular

Agustí Sala

El icono de gestión de residuos de reciclaje 

El icono de gestión de residuos de reciclaje 

Tiene toda la lógica económica: pasar de un sistema en el que los recursos se convierten, en parte o en su totalidad, en residuos; a otro en el que los segundos tienden a desaparecer. La mejor descripción para ello es la economía circular o de resíduos cero.

En países como Alemania y Japón esta forma de producir se fundamenta en la gestión de los residuos en lo que se conoce como las 3R (reducir,reciclarreutilizar). El objetivo es que del actual flujo productivo lineal de los materiales, es decir, del recurso al producto y de este a los residuos; se pase al circular: del recurso al producto y de este al recurso reciclado que sirve, a su vez, para elaborar nuevos productos.

Una de las siete iniciativas emblemáticas de la estrategia Europa 2020 es la de un continente que «utilice eficazmente los recursos». Se trata de  generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Actualmente es la principal estrategia de Europa para generar crecimiento y empleo, con el respaldo del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

Esta iniciativa emblemática pretende crear un marco político destinado a apoyar el cambio a una economía eficiente en el uso de los recursos y de baja emisión de carbono.

En España este camino había empezado como consecuencia de la crisis económica. Sucede muchas veces en la historia: el aumento del uso de combustibles alternativos dio grandes saltos con las crisis del petróleo de los años 70 y 80 del siglo pasado. Se hace de la necesidad virtud.

Para que esta forma de producir avance es necesario también un cambio de mentalidad. De hecho ya se está produciendo con nuevas formas de consumo como el uso más que la compra del coche o la motocicleta, por poner solo un ejemplo. El auge del mercado de segunda mano es otra muestra de por dónde van las preferencias de los usuarios. Ha sucedido, por ejemplo, con el mercado de la ropa de segunda mano, que ha crecido 21 veces más rápido que la venta de ‘fast-fashion’ en los últimos tres años, según un informe que figura en las páginas de este suplemento.

Otro aspecto básico es la innovación. Ahí, además de las administraciones, que han de dar facilidades, juegan un papel esencial las empresas, que requieren un mayor apoyo por parte del sector financiero, que aún es reacio a veces a financiar proyectos de este tipo por parte de pymes. En este sentido destacan iniciativas innovadoras como la de VEnvirotech, destinada a transformar residuos orgánicos con bioplásticos. Solo de esta forma avanzaremos hacia una economía en la que el residuo se convierta siempre en recurso.