Ir a contenido

Carinsa, la disrupción hecha frangancia

El grupo industrial catalán lidera dos proyectos para crear productos sostenibles y respetuosos con el medioambiente

El Periódico

Laboratorio de microencapsulación de Carinsa. 

Laboratorio de microencapsulación de Carinsa.  / GRUPO CARINSA

Grupo Carinsa, multinacional catalana que desde hace 25 años se dedica al desarrollo, fabricación y comercialización de fragancias para la industria de la detergencia, cuidado del hogar y productos para el cuidado del cuerpo, lidera dos destacados proyectos de I+D+i cuyo objetivo es crear productos sostenibles y respetuosos con el medioambiente a partir de tecnologías disruptivas. Los dos proyectos, Microesenci y Fitomatics, están financiados con dos millones de euros por el programa Retos Colaboración del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y está previsto que se lleven a cabo en un periodo de unos cuatro años.

Microesenci, que Carinsa desarrollará junto con el Centro Tecnológico de la Química de Catalunya (CTQC) y Eurecat, aplicará nuevas técnicas de microencapsulación para la higienización exhaustiva de lugares con alta concentración de usuarios, como hospitales, centros de mayores y transportes colectivos, a fin de minimizar el riesgo de infecciones. Microesenci incorporará nuevas técnicas de microencapsulación avanzada en las que los principios activos del producto de limpieza se liberarán cuando se produzca contacto con la superficie en donde se hayan aplicado. Además, dejará de lado los productos químicos de síntesis en favor de los aceites esenciales naturales con propiedades antimicrobianas y desinfectantes. Los polímeros utilizados en la microencapsulación también serán biodegradables, cumpliendo de esta manera con las políticas medioambientales de los gobiernos de la UE y los EEUU en este ámbito.

Ingeniería metabólica

Con este mismo objetivo de sostenibilidad está concebido Fitomatics, un ambicioso proyecto de biotecnología junto con el centro de soluciones tecnológicas Leitat y el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG). Fitomatics estudiará los microorganismos que viven en los tejidos de las plantas y sus procesos metabólicos, intentando mimetizar mediante ingeniería metabólica los procesos de la naturaleza, permitiendo así obtener compuestos orgánicos volátiles de interés en perfumería, así como antimicrobianos y antifúngicos entre otros.

La finalidad es que estos compuestos se sumen a la cartera de productos de la compañía sin necesidad de sobrexplotar los recursos naturales y evitar costosos procedimientos sintéticos de laboratorio. Carinsa está presente en cuatro de los cinco continentes y sus productos se comercializan en más de 52 mercados internacionales.

Temas: +Innovación