Es turrón y no es Navidad

Ángel Velasco, propietario de Torrons Vicens, en la tienda de Agramunt.

Ángel Velasco, propietario de Torrons Vicens, en la tienda de Agramunt. / RAMON GABRIEL

Se lee en minutos

MONTSERRAT BALDOMÀ

Desde que en el año 2000, Ángel Velasco y su hijo, también Ángel, compraron la entonces quebrada firma turronera Vicens, de Agramunt, la compañía está viviendo una segunda vida de lo más prometedora. Torrons Vicens, fundada en 1775, es hoy una compañía sólida, líder en su sector, que incluso ha sido reconocida por la Bolsa de Londres como una de las mil empresas más inspiradoras de Europa. La combinación de tradición, calidad, innovación y creatividad, tanto en sabores como en presentaciones, está detrás de este éxito. La empresa acaba de lanzar al mercado seis propuestas inéditas, que se suman al turrón ‘Aire’ presentado durante la pasada edición de Alimentaria.

Entre las novedades, el turrón de alga nori i el de té matcha, de la línea 'Adrià Natura', el proyecto conjunto que la marca y el chef pastelero Albert Adrià pusieron en marcha en el 2013. De la línea Adrià Natura son también, entre otros, los turrones de gin tonic; de queso con chocolate amargo; de chocolate al romero con avellana y frambuesa (pisada lunar), y el 'rompedor Aire', un turrón que conserva el sabor tradicional y artesanal del turrón blando elaborado con turrón de Agramunt, pero introduciendo un cambio radical e inédito en la textura: extremadamente ligera, alveolada y sutil. Para su elaboración, se aplica una tecnología inspirada en los postres de El Bulli, que es la que permite obtener esta textura innovadora basada en la técnica del vacío. Así, con esta nueva tecnología, se somete la mezcla del turrón a un proceso de extracción del aire, consiguiendo el vacío, y mediante una inyección de aire frío se obtiene una textura aérea y vaporosa. Puro aire.

Maestro turronero

Las otras cuatro propuestas novedosas, que tienen como ingrediente protagonista al toffee, son creaciones de Ángel Velasco, maestro turronero bregado desde los 14 años en el arte de lo dulce cuando empezó a trabajar en la pastelería Prats-Fatjó, del Paseo de Gracia. A los 21 abrió dos pastelerías en Sant Boi y a los 25, una pequeña fábrica de trufas heladas y bombones. Entre las creaciones más destacas de Torrons Vicens figura el Torró d'Agramunt, reconocido con la IGP (Indicación Geográfica Protegida), un turrón creado sobre la base de una artesanía centenaria y que conserva intacta la receta tradicional del auténtico Turró d'Agramunt desde el siglo XVIII. Velasco destaca con orgullo que han vendido ya más de un millón de turrones con esta denominación de origen.

De París a Nueva York

La empresa centra sus esfuerzos en desestacionalizar el consumo de turrón, muy arraigado a la Navidad, convirtiéndolo en un "sabroso postre" para ser consumido todo el año. Y a fe que lo está consiguiendo. Actualmente, vende fuera de la campaña de Navidad el 43% de su producción, que alcanza los cuatro millones de tabletas, un 14% más que el año pasado. Los turistas son unos buenos aliados para lograr esta meta y de ahí la apertura de tiendas en zonas turísticas. La empresa tiene 40 tiendas propias y ocho franquicias. Además de tiendas en España, Torrons Vicens cuenta con establecimientos en el extranjero, como París y Dubai, y para el 2019 abrirá en Nueva York y Corea del Sur, según avanza Velasco. El 12% de la facturación corresponde ya a exportación.

En esta búsqueda de la desestacionalización se inscribe también su línea 'Vicens Sport', una nueva gama de productos saludables diseñados para el deporte. Vicens Sport tiene como ingrediente principal, en sus cinco versiones, la almendra, en una proporción del 70%. Los otros dos ingredientes son la miel y el azúcar, todos ellos procedentes de cultivos sostenibles ecológicos.

Te puede interesar

Compra de otras empresas

Torrons Vicens, cuya plantilla alcanza en plena campaña los 220 empleados, ha crecido también en los últimos años mediante la compra de otras empresas. Una de ellas, Chocolates Jolonch, un apellido ligado al chocolate desde 1770. Fue una de las primeras marcas de fabricantes y comercializadoras del chocolate a la piedra en Agramunt, la primera en Europa y la segunda en el mundo. Hoy siguen utilizando los métodos tradicionales y las mismas máquinas de siempre. También adquirió Torrons Àngel&Lluch, especializada en productos ecológicos, y Turrones Viar, especializada en el turrón sin azúcar y en el turrón tradicional.

Temas

+Innovación