Ir a contenido

ENCUENTROS DE ECONOMÍA

Grupo SIFU: "El 80% de empresas incumplen la ley de la discapacidad"

EN FAMILIA. Albert Campabadal, padre e hijo, en la estancia del consejo de redacción de EL PERIÓDICO.

EN FAMILIA. Albert Campabadal, padre e hijo, en la estancia del consejo de redacción de EL PERIÓDICO. / ALBERT BERTRAN

El centro especial de empleo SIFU afronta este año con el objetivo de internacionalizar sus servicios y entrar en el mercado francés. El pasado año facturó 57,9 millones de euros con 1.600 clientes y una plantilla de 4.600 trabajadores. De ellos, el 89% tenía algún tipo de discapacidad.

AGUSTÍ SALA(A. S.):¿Qué diferencia a Grupo SIFU de una empresa de trabajo temporal? 

ALBERT CAMPABADAL (padre, P)Nuestra empresa es un centro especial de empleo. Nos dedicamos a la inserción laboral de personas con algún tipo de discapacidad. Lo fundamental no es la actividad sino por qué lo hacemos. Son servicios empresariales con el objetivo de insertar laboralmente a personas con discapacidad en trabajos remunerados. También abordamos los llamados ajustes personales y sociales necesarios para facilitar la rehabilitación o tratamientos terapéuticos necesarios de ese trabajador.

ALBERT CAMPABADAL (hijo, H): Hay que tener en cuenta que para ser considerado un centro especial de empleo, el 70% de los trabajadores deben ser personas con diversidad funcional. Y actualmente el 89% de nuestros trabajadores lo son.

A. S.: Y como empresa, SIFU cumple 25 años de historia...

P.:En marzo cumplimos 25 años desde la constitución de SIFU. Tengo un hermano con discapacidad y soy empresario de estaciones de servicio, por lo que conocía en primera persona los problemas de las personas discapacitadas. Pensé que era posible la inserción laboral en las gasolineras de personas con alguna discapacidad. Llegó un momento en el que tenía 16 estaciones de servicio con más de un centenar de personas con discapacidad en plantilla, y vi posible la creación de una empresa especializada.

OLGA GRAU (O. G.): La legislación en aquel momento ya tenía previstas ventajas para la contratación de personas con discapacidad...

P.: Desde los años 70, la legislación ya prevé que las empresas con más de 50 trabajadores tengan un 2% de personas con discapacidad. Lo que ocurre es que los últimos estudios constatan que el 80% de las empresas españolas incumplen la ley.

H.: También es cierto que en muchas ocasiones las empresas desconocen las fuentes de reclutamiento especializadas en la selección de personal con algún tipo de discapacidad. Si una empresa tiene una vacante y no dispone de candidatos con discapacidad no podrá cumplir las exigencias de la ley salvo que recurra a empresas especializadas. Nosotros disponemos de la información necesaria para poner en contacto a las empresas con candidatos.

E. LÓPEZ ALONSO (E. L. A.):¿Ha cambiado el contexto y ha mejorado la situación para Grupo SIFU?

H.:Sigue habiendo un incumplimiento muy importante de la ley. Solo el 20% de las empresas cumplen la ley.

P.: Lo que hacen muchas empresas es comprar servicios a los centros especiales de empleo. La Administración te ofrece cuatro vías de cumplimiento de la ley. La primera es que tengas el 2% contratado en tu plantilla. La segunda es que compres servicios o productos a un centro especial de empleo. La tercera vía es que tengas un enclave laboral o que una parte de la actividad de la empresa se ceda a trabajadores con discapacidad y la última es hacer donaciones. Todo lo que sea no cumplir el 2% está tasado. Algunas empresas prefieren hacer una donación directa, aunque es la manera más cara de cumplir con la ley, ya que no tiene una contraprestación en forma de servicio.

A. S.:¿Qué tipo de servicios ofrecen?

P. Básicamente servicios de limpieza, auxiliares y medioambientales, call center o a medida de las industrias. También contamos con una división de suministros (de material de oficina a desfibriladores). Endesa en Madrid tiene unos 2.600 trabajadores en sus oficinas centrales y la mensajería interna la gestionamos nosotros. Nuestro personal también controla los accesos, la atención telefónica en ocho idiomas...

E. L. A.:¿Grupo SIFU se encarga de la formación de su personal?

P.:Sí, para nosotros la formación es un aspecto fundamental. El año pasado formamos a más de 3.100 personas de nuestra plantilla. Además, forma parte de nuestro core business y entre los servicios que ofrecemos a terceros contamos con una consultora de formación.

E. L. A.: Creciente diversificación...

H.: Lo que intentamos es abrir cada año nuevas líneas de negocio. De esa manera minimizamos riesgos, ya que hay actividades que pueden ir mejor y otras peor. El año pasado iniciamos seis líneas de negocio nuevas. Desde desfibriladores hasta taquillas inteligentes de alta tecnología para grandes empresas, por ejemplo. Cada año emprendemos nuevos negocios y mantenemos la expansión en España.

O. G.: ¿Siempre en forma de centro especial de empleo?

H.Sí. Siempre fieles a nuestro modelo de negocio, estamos en todas las comunidades autónomas. Tenemos una plantilla contratada de más de 4.600 profesionales de los cuales el 89% tiene algún tipo de discapacidad, ya sea física, psíquica, orgánica, sensorial o una enfermedad mental. Tenemos más de 1.600 clientes del ámbito público y privado y de múltiples sectores. Gestionamos el empleo de unas 1.300 personas englobadas en el denominado colectivo de especial dificultad, que integran aquellos con una discapacidad física superior al 65%, discapacidad intelectual o enfermedad mental. Ellos tienen una dificultad mayor para encontrar empleo y destinamos buena parte de nuestros recursos para darles oportunidades en el mundo laboral.

A. S.: Grupo SIFU tiene previsto un plan de expansión internacional que ha anunciado recientemente. ¿Cuándo empezará?

H.: Sí. Este año tenemos previsto iniciar la actividad en Francia.

P.En Francia las empresas de nuestro sector se denominan Empresas Adaptadas. En España existen unas 70.000 personas trabajando para centros especiales de empleo, mientras que en Francia son unas 22.000. Siendo un país con más población, tienen menos empresas especializadas y menos trabajadores con diversidad funcional en activo. Antes del verano está previsto que iniciemos la actividad. Pero el mercado y las leyes francesas son muy complicadas. El acceso a nuevas entidades está muy limitado por la falta de ayudas. Sin embargo, la ley francesa establece que el 6% de los puestos de trabajo debe destinarse a personas con discapacidad. El 3% debe, sí o sí, estar trabajando en nómina de la empresa y el otro 3% pueden completarse mediante acuerdos con empresas adaptadas. Seremos el primer centro especial de empleo español en trabajar en Francia, en concreto en Guéret, cerca de Limoges.

A. S.: ¿Hay innovación en vuestro sector?

H.: Es muy importante la tecnología. Actualmente se está impulsando el uso de drones para la limpieza de fachadas de vidrio, por ejemplo. Esto es innovación que debo incorporar a mi modelo de negocio y que personas con discapacidad serán capaces de utilizarlos. Debemos estar atentos y no perder competitividad. Otra innovación que hemos puesto en práctica es una aplicación informática, Geos, que ha hecho uno de nuestros trabajadores para la transmisión de informes de calidad y control. La tecnología es fundamental para mantener la competitividad y mejorar la calidad del servicio.

A. S.: ¿Cuál es la situación salarial de vuestros trabajadores?

P.:Aplicamos el convenio colectivo de los centros especiales de trabajo. Si tuviésemos que aplicar el salario de las industrias químicas, por ejemplo, nuestros trabajadores serían prohibitivos para las empresas porque sus rendimientos son más bajos. Por ejemplo, en cadenas de montaje del sector del automóvil las diferencias pueden llegar a ser del 50%. Somos competitivos si trabajamos con nuestros propios salarios del sector. En otros sectores los rendimientos pueden ser similares.

O. G.: ¿Cuál es el desempleo en el colectivo discapacitado?

P.:Generalmente un 50% más elevado que la media de cada sector. La tasa de paro es del 28,6% en España. En el caso de las personas con especial dificultad de empleabilidad solo trabajan el 11%.

E. L. A.: ¿La crisis ha favorecido las externalizaciones de servicios y a los centros especiales de empleo?

H.: Cuando hay una crisis, las empresas se replantean los sistemas de funcionamiento y externalizan servicios. En el caso de Grupo SIFU, durante la crisis pudimos recolocar a nuestros trabajadores afectados e incluso llegamos a crecer en porcentajes de dos dígitos.

0 Comentarios
cargando