07 abr 2020

Ir a contenido

editorial

¿Y la ley de 'start-ups'?

No se trata de un trato de favor sino de ver si realmente queremos que BCN sea la capital de la emprendeduría

Agustí Sala

¿Y la ley de 'start-ups'?

A pesar de las dificultades como la fiscalidad o las trabas que supone la ley de extranjeríaBarcelona sigue siendo atractiva para los emprendedores y todos aquellos que buscan un entorno propicio para los nuevos negocios.

Basta con ver lo que dice una encuesta como 'The State of European Tech', uno de los informes de referencia del ecosistema digital elaborado por Atomico. Hay muchos ejemplos de que la capital catalana se ha convertido en un imán no solo para los emprendedores autóctonos sino para los foráneos.

Esta retroalimentación entre los unos y los otros es la que está haciendo que Barcelona tenga el talento como uno de sus puntos fuertes. Iniciativa hay como se ha visto con la rápida organización de Tech Spirit Barcelona para paliar la cancelación del MWC y el salón 4YFN.

Las multinacionales que han escogido este entorno para establecer sus centros tecnológicos y de desarrollo han contribuido a a traer talento. Si de algo podemos vanagloriarnos es del clima, de los buenos niveles de vida de la ciudad. Es algo que hay preservar y son elementos que constituyen un verdadero atractivo para todos aquellos que tienen una idea para iniciar un negocio tecnológico o digital.

Y todo ello con variables que juegan en contra, como una fiscalidad y otras normas que dificultan el desarrollo y atracción de talento. Es por eso que sería el momento de desenterrar el proyecto de una ley de 'start-ups', un marco legal que contribuya a estimular el crecimiento de este tipo de negocios, no porque requieran un trato de favor sino porque necesitan determinadas normas que faciliten su desarrollo. Claro, eso si es que queremos impulsar de verdad la Barcelona como capital emprendedora.