15 jul 2020

Ir a contenido

'start-up' de servicios

Los 'manitas' de Taskrabbit llegarán a toda Catalunya en junio

La 'start-up' de origen estadounidense opera como plataforma de servicios que conecta trabajadores autónomos con particulares

Gabriel Ubieto

La presidenta de Taskrabbit, Sarah Rose, mostrando la aplicación móvil.

La presidenta de Taskrabbit, Sarah Rose, mostrando la aplicación móvil. / Xavier González (El Periódico)

Taskrabbit iniciará operaciones en las cuatro provincias catalanas a partir de junio de este año. Así lo ha confirmado la presidenta de esta 'start-up' de origen estadounidense, Sarah Rose, tras iniciar operaciones en Barcelona en el mes de febrero. Taskrabbit busca conectar a 'manitas' con personas que necesitan realizar algún apaño en casa o también pequeños negocios. Desde arreglar un enchufe hasta podar el jardín. Aunque la ambición de esta 'start-up' es ir alimentando su abanico de servicios mediante la oferta y demanda de la comunidad local.

"Una vez un cliente no podía ir a la fiesta de cumpleaños de un amigo y contrató a alguien para que fuera en su lugar", cuenta Rose para EL PERIÓDICO.  El catálogo de servicios lo acaban definiendo los profesionales que ‘suben’ sus habilidades a la aplicación y las ofertan a los potenciales usuarios. Esta 'start-up' inicia su expansión internacional de la mano de Ikea, cuando el gigante sueco la adquiere en el 2017. Lo que provoca que el montaje de muebles, especialmente los de la firma sueca, sean parte sustancial de su negocio.

Para el filtraje de los proveedores de servicios, compañía certifica mediante procesos de selección las credenciales de los 'manitas' (que actúan como trabajadores autónomos) y les abre perfiles con fotografía y una breve descripción, para reforzar la confianza en el intercambio. El precio final lo marcan los profesionales, que establecen sus honorarios y los cobran íntegramente. Según datos de Taskrabbit, los proveedores de servicios acaban cobrando por hora tres veces el salario mínimo y la compañía acota el precio mínimo el 25% superior al equivalente al salario mínimo. Y la compañía obtiene beneficios mediante un 'plus' que le cobra al cliente final.

Actualmente esta compañía opera en seis países: Estados UnidosReino UnidoCanadáFranciaAlemania y, desde febrero del 2020, en España. A partir del tercer trimestre prevén dar el salto a Madrid. La compañía declina facilitar datos de facturación o beneficios, aunque cifra su actividad en un millón y medio de clientes únicos en todos sus mercados durante el 2019.

Temas Start-ups Ikea