10 jul 2020

Ir a contenido

La Salle Technova define el ecosistema 'proptech'

La incubadora de la Universitat Ramon Llull ha acelerado más de 35 'start-ups' relacionadas con el sector inmobiliario

Max Jiménez Botías

Josep Jorge y Carmen Adán, en La Salle Technova.

Josep Jorge y Carmen Adán, en La Salle Technova.

La Salle Technova es una incubadora de 'start-ups' de base tecnológica ligada a la Universitat Ramon Llull. El campus de barcelona está especializado en la formación técnica: ingeniería y arquitectura, entre otras especialidades. "Y esas dos circunstancias nos animaron a hacer una aceleradora que estuviera centrada en temas del sector inmobiliario, ya que tenemos los recursos que nos permiten estar vinculados al sector", afirma Carmen Adán, directora del programa de 'start-ups' de La Salle.

La Salale Techona parte del principio de  que la tecnología disruptiva (el 'big data' el internet de las cosas…) está impactando en muchísimos sectores de una manera u otra. Impacta en la sociedad mediante los emprendedores de base tecnológica para dar respuesta a problemas del pasado de forma diferentes, gracias a la tecnologías", plantea Josep Miquel Piqué, presidente ejecutivo de La Salle . 

Y un paso más allá de esa idea, "hemos aprendido que la especialización es importante porque los retos del sector hacen que la soluciones estén aplicadas específicamente. Por eso trabajamos con aceleradoras verticales", apunta Adán. Esa es la razón por la que Josep Jorge se unió al equipo. Su conocimiento del sector inmobiliario dio forma al programa de aceleración de 'start-ups que la incubadora ha desarrollado con Inmotechnia Rent, primero, y el Barcelona Meeting Point (BMP) más tarde. De hecho, La Salle es la única aceleradora específica de 'proptechs', las empresas tecnológicas que desarrollan aplicaciones para la actividad inmobiliaria. 

Identificar el ecosistema

A partir de Inmotecnia, en el 2017, "identificamos el ecosistema de soluciones tecnológicas para el sector inmobiliario", recuerda Jorge, que procede de la consultoría relacionada con la actividad promotora e inmobiliaria. "Llevamos a empresas como Spotahome --firma dedicada al alquiler por meses-- y City Box --buzones inteligentes--, que son 'proptechs' con mucho recorrido y allí estuvieron en su fase inicial", explica.

El proyecto funcionó suficientemente bien como para hacer una segunda edición en el 2018. "Nos marcamos el objetivo de identificar y unir el ecosistema en un evento particular y luego vino el proceso de ayudarlas a crecer. Eso es lo que hacemos en el programa de aceleración", destaca. La iniciativa se incorporó igualmente al BMP en el 2019. La Salle, lleva las empresas a la feria y luego selecciona las que participan en el programa de aceleración que dura seis meses.  "Hacemos una selección de 10 empresas, que entran en el programa y lo hacemos después de cada edición", señala. Hasta el momento ha participado unas 35 'start-ups' en el programa.  El coste del programa lo asume el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), que organiza las dos ferias inmobiliarias.

Temas Start-ups