25 feb 2020

Ir a contenido

Negocios emergentes

'Sportech', en la línea de salida

Barcelona es la tercera urbe europea con más 'start-ups' deportivas, pero las firmas todavía no consiguen captar financiación

El sector del deporte supone alrededor del 2% del PIB en Catalunya y emplea a 23.800 personas

Guillem Tapia

Una corredora efectúa una prueba de análisis de pisada en la tienda Asics de Barcelona.

Una corredora efectúa una prueba de análisis de pisada en la tienda Asics de Barcelona. / MARTA JORDI

Las industrias deportivas son una actividad económica relevante para Catalunya. El sector del deporte representa alrededor del 2% del PIB catalán, da trabajo a 23.800 personas y conforma un tejido empresarial compuesto por más de 500 empresas que facturan 4.700 millones de euros anuales. Si a todo esto le añadimos que Barcelona lleva tiempo consolidándose como un hub de la economía digital y para la creación de start-ups en el sur de Europa, todo indica que la capital catalana es terreno abonado para que las compañías emergentes y tecnológicas vinculadas al mundo del deporte prosperen y puedan desarrollarse.

Según datos del European Sportstech Research 2019, en Barcelona hay 150 sportech -nombre con el que se conoce a las start-ups del sector deportivo- , lo que la convierte en la tercera ciudad europea con más empresas de estas características. “La preocupación creciente por la salud ha provocado que cada vez más ciudadanos incorporen a su día a día la práctica de deporte. Muchas personas utilizan apps para medir su rendimiento físico y recurren a plataformas sociales para practicar deporte en grupo. Además, los clubs se están poniendo al día en lo que a digitalización de procesos y de sus recintos se refiere. Todas estas tendencias ofrecen muchas oportunidades a las 'sportech'” , señala Oriol Serra, director de Indescat, un clúster que agrupa a 80 empresas y entidades vinculadas a las industrias deportivas con una facturación global de casi 1.500 millones de euros. La optimización del rendimiento físico, incrementar la eficiencia en la gestión de eventos deportivos, los e-sports y los sistemas de apuestas son otros de los campos en los que se están desarrollando las sportech, apunta Sierra.

Escasa financiación

A pesar de esto, las 'sportech' todavía no han conseguido consolidarse. Barcelona desaparece del mapa continental cuando se trata de captación de fondos. En Europa esta clasificación la lideran Londres (99,5 millones de euros en 2019) y Munich (63,5 millones), mientras que urbes como Hamburgo (8,4 millones) y Montpellier (12,3 millones) también superan a la capital catalana en este 'ranking'.

“Barcelona es un hub digital, un polo de atracción de talento y es la zona de España donde tradicionalmente se concentran más empresas deportivas. Hasta ahora el problema de las 'sportech' ha sido la falta de financiación y de inversores especializados'”, apunta Josep M. Monti, presidente de Hub23, una asociación que pretende promocionar el ecosistema de start-ups deportivas en la ciudad. “Queremos ser un catalizador de la inversión y planeamos abrir un espacio físico en la ciudad para acoger a las empresas emergentes del ramo”, señala Monti. Hub23 tiene a 5 start-ups catalanas como fundadoras -Atry, Linkin Logistics, Soccer System Pro, WhiteCrow y WeFitter- y asegura que ya cuenta con el respaldo de 100 empresas y entidades para sacar adelante su centro.

Proyectos 'sportech' en marcha

A pesar de la infrafinanciación de las start-ups de este tipo, Barcelona tiene los mimbres para posicionarse como un enclave 'sportech' relevante a nivel europeo. Este potencial lo detectó la multinacional japonesa Asics hace un par de años, cuando decidió instalar en la capital catalana su programa Tenkan-Ten, de aceleración de start-ups del sector deporte y bienestar para la región EMEA (Europa, Oriente Próximo y África). “Brindamos a las firmas el apoyo de una organización multinacional y la experiencia de nuestros ejecutivos, además del 'mentoring' de emprendedores como Sébastien Lefevre o Pep Gómez. Además, ofrecemos 30.000 euros de financiacón -que básicamente sirven para pagar las facturas de desplazarse 4 meses a Barcelona- y servicios por valor de 40.000 euros”, explica Daniel Dümig, máximo responsable del proyecto.

Asics toma una participación variable de estas start-ups, pero Dümig asegura que, aunque la compañía prefiere obtener rentabilidad de sus inversiones, el programa forma parte de una estrategia de marca. “Ser socios de estas firmas nos ayuda a posicionarnos más allá del running y el pádel”, apunta el directivo. Asics ya ha desinvertido en una de sus compañías participadas. Se trata de Entrename, un marketplace de entrenadores personales que fue adquirido por la cadena de lavanderías Mr. Jeff con la intención de iniciar su diversificación y comenzar a operar en el sector de los gimnasios.

Las dos ediciones de Tenkan-Ten han 'acelerado' a un total de 10 start-ups, aunque ninguna catalana. No obstante, tras su participación en el proyecto de Asics en 2018, la compañía A Champs -que ha diseñado y comercializa unos dispositivos luminosos para realizar entrenamientos interactivos- decidió cambiar su sede de Singapur a Barcelona. Ahora Racecheck, una empresa de Reino Unido que ha creado una comunidad de 'runners', se plantea hacer lo mismo. “Somos un equipo de 10 personas pero la mayoría trabajamos en remoto desde diferentes países. Lo más probable es que traslade la sede de la empresa aquí cuando finalice el programa”, señala Alexandros Tanti, fundador y director general de la firma.

Temas Start-ups