25 feb 2020

Ir a contenido

Perfil

David (Guapo) Callejón, cuando los negocios no son ninguna broma

El popular cómico es un afamado inversor y emprendedor que, con 39 años, aspira a retirarse a los 40

Agustí Sala

Caricatura de David Callejón

Caricatura de David Callejón / ANTHONY GARNER

 "¿Y eso de guapo?». Y el interpelado responde con su vis cómica: «La duda ofende». Así es David Callejón (Barcelona, 1980), monologuista que se hizo famoso como David Guapo a través de El Club de la Comedia pero que tiene una vida paralela: la de empresario e inversor. Y eso para él, que se plantea su ocupación como un negocio, no es ninguna broma.

«La parte empresarial la he tenido siempre. La primera empresa fui yo mismo. He profesionalizado todo lo que hago», explica. Al margen de su carrera de cómico, uno de los grandes proyectos en los que participa es Goi, una start-up que conecta particulares y profesionales que viajan de un lugar a otro con otras personas que necesitan realizar un envío y que optimiza las rutas mediante un algoritmo. 

Su facturación anual llega a los seis millones de euros y cuenta con clientes como Ikea y Carrefour y están negociando con Correos, Amazon. Mediamarkt, Acciona, Inditex... por poner solo unos ejemplos. La valoración de la empresa alcanza los 25 millones de euros y prepara una ronda de financiación de unos 4 millones. Tiene como socio a Carlos Blanco, de Conector y Nuclio. Yaiza Canosa, una prima suya, es la consejera delegada de la empresa.

Lujo y ladrillo 

Pero no es la única compañía ni proyecto en el que anda metido. Otro de ellos es Bizaluxury, una firma dedicada al lujo personalizable y además invierte en promiciones inmobiliarias y en alquiler. «Hago lo que he visto que hacen los que tienen dinero», sentencia.

Las primeras apariciones televisivas de David se produjeron en uno de los programas de Andreu Buenafuente, un verano en el que le sustituyó Berto Romero. «Les gusté y me dieron  una sección semanal», recuerda. Fue El Club de la Comedia el que le dio el gran empujón. «Era cuando había que aprovechar el tirón, pero los teatros no trabajan con inmediatez sino que programan con meses de antelación. Por eso alquilé una empresa y los espacios para hacer mis representaciones», explica.

Incansable, David, antes de los proyectos actuales montó una consultoría informática con la que ganó «clientes potentes», pero dos años después se dio cuenta de que en lugar de aconsejar era mejor poner en marcha proyectos propios. Fue cuando inició Goi con su prima Yaiza.

Tiene clara su meta. Con 39 años asegura que su objetivo es retirarse a los 40 y dedicarse a gestionar los negocios y realizar «solo algunas colaboraciones y apariciones puntuales». De momento dedica parte del tiempo libre a escribir un guión con Santiago Segura. «No sé si se llegará a hacer la 'peli' pero nos lo pasamos bomba», sentencia.