22 feb 2020

Ir a contenido

mercado inmobiliario

Garantía de buen comprador

Garantify realiza el análisis financiero de quien quiere arrendar o comprar un vivienda

Se propone levantar 100 millones de euros para llevar su modelo a otros países europeos

Max Jiménez Botías

Segio Gonzálvez, consejero delegado de Garantify.

Segio Gonzálvez, consejero delegado de Garantify.

"Intentamos cerrar una ronda de más de 100 millones de euros de inversión para poder llevar nuestro modelo de análisis financiero ('scoring') a toda Europa y que sea un hecho común para cualquier ciudadano que tengan necesidad de crédito", explica Sergio Gonzálvez, consejero delegado de Garantify, una sociedad especializada en definir la capacidad de endeudamiento de quien se propone alquilar un piso, comprar un vivienda o simplemente solicitar un crédito.

La firma, además, se propone incrementar sus socios --por el momento Gonzálvez es su único accionista-- y, de hecho, negocio con los bancos, entre otros. "El banco es el principal beneficiado del trabajo administrativo que implica el 'scoring'. Es muy parecido en todo los casos, pero un análisis más definido, le permite a las entidades ajustar a medida de casa cliente las ofertas que realizan a sus clientes", afirma el responsable de la sociedad. 

Garantify es el resultado de la experiencia de Gonzálvez cuando intentó alquilar piso en Barcelona. Resultó farragoso y reiterativo y "acabó siendo turismo inmobiliario sin resultados", explica. La firma comenzó a hacer análisis financiero de arrendatarios. "Si eres, por ejemplo, una persona con una capacidad de pago de 900 euros al mes, puedes ir con un certificado de Garantify a cualquier agencia inmobiliaria y esta te enseñará viviendas de hasta esta capacidad financiera; no se pierde el tiempo", puntualiza. 

El negocio, que nació como proyecto en el 2017, pero cierra este año su primer ejercicio activo, se basa en el cobro a la persona que pide la calificación y después a la agencia inmobiliaria o a la entidad financiera cada consulta que hacen del certificado. Si la inmobiliaria consulta el número de certificado paga por esa consulta. El interesado recibe un papel físico con un número que "es inviolable porque está relacionado con su expediente electrónico", explica Gonzálvez. La agencia con ese número obtiene todo el recorrido financiero, es decir de los datos del cliente, que este ha puesto voluntariamente para que se pueda realizar su análisis financiero".  

En el presente ejercicio, la firma ha registrado una facturación cercana a los 1,5 millones de euros y ha realizado unas 150.000 certificaciones. Metrovacesa, que es una de las primeras promotoras de España, es uno de sus principales clientes. A la hora de vender pisos todo pasa por Garantify. "Cada vez que necesita una búsqueda de un cliente paga tres euros. Con la inmobiliaria tenemos un acuerdo por el que esta bonifica al cliente". A la promotora le interesa canalizar la venta hacía lo más seguro y dirigir al cliente a las promociones que se ajustan a lo que puede pagar, ya que tiene una oferta muy amplia". Además Garantify ha cerrado un acuerdo con  la inmobiliaria Century XXI y negocia con otras del sector.