cómo empezó...

La empresa que rediseñó la industria musical

Spotify ha cambiado la forma en que la gente escucha canciones

En el cuarto trimestre de 2018 obtuvo beneficios por primera vez en su historia

Se lee en minutos

Guillem Tapia

En inglés un game changer a nivel empresarial es una compañía que irrumpe en un determinado sector y cambia las reglas del juego. En este sentido, Spotify ha sido sin duda el game changer de la industria musical game changerde los tiempos recientes. Aunque plataformas como Napster e iTunes ya habían comenzado a explotar el negocio de la música online, ha sido Spotify quien ha llevado el servicio de la música en streaming al gran público. 

El sueco Daniel Ek -un emprendedor precoz que a los 23 años ya había creado y vendido una start-up por alrededor de 1 millón de euros- cofundó la compañía en 2006 junto a Martin Lorentzon. No obstante, no fue hasta dos años después que lanzaron la plataforma, ya que para obtener las licencias musicales tuvieron que llevar a cabo muchas negociaciones. Finalmente en octubre de 2008 Spotify salió al mercado en Suecia, España, Finlandia, Noruega Francia y Reino Unido en una versión para ordenador. 

En un principio se lanzaron dos modalidades del servicio: la de pago y la gratuita por invitación. La primera funcionaba con una suscripción mensual -el mismo modelo que sigue vigente- mientras que la segunda era gratis siempre y cuando alguien que ya era usuario te invitara. Además, la versión gratuita tan solo te permitía escuchar 2,5 horas semanales de música hasta un máximo de 10 horas al mes y no fue hasta 2014 que se eliminaron los límites

Spotify creció y se internacionalizó rápidamente hasta estar presente en 50 países y tener 36 millones de usuarios en 2013. Para poder llevar a cabo este gran crecimiento la compañía ha recurrido al capital riesgo en múltiples ocasiones y ha levantado cientos de millones de euros. En 2018 la compañía dio el salto a la bolsa de Estados Unidos (Nasdaq) y su valoración se situó en los 23.500 millones de dólares. 

A pesar de la alta valoración de la empresa sueca, Spotify ha sufrido pérdidas prácticamente cada año desde que se fundó por el gran gasto que debe afrontar para pagar los derechos a músicos y discográficas. En 2018 la compañía presentó números rojos por valor de 78 millones de euros, una reducción drástica si lo comparamos con los 1.235 millones de euros del año anterior. En el cuarto trimestre del pasado ejercicio Spotify tuvo un resultado operativo positivo por primera vez en su historia, concretamente de 442 millones de euros. 

En España Spotify ha tenido la mayor parte de culpa en que la música en stremaing haya superado ya, de largo, a los formatos físicos. Un informe de Promusicae muestra que durante el primer semestre de 2019 el negocio de la música generó unas ventas de 140 millones de euros, lo que supone un incremento del 26,9% interanual. El mercado digital supuso un 76,8% de la facturación frente a la venta de cedés y vinilos y otros soportes.

Te puede interesar