04 jul 2020

Ir a contenido

Inmobiliaria

Trioteca cierra una ronda de un millón de euros para expandir su comparador de hipotecas

La `start-up¿ catalana refuerza su financiación para multiplicar los 10.000 usuarios únicos que ha conseguido en su primer año

Gabriel Ubieto

El equipo de la ’start-up’ Trioteca, un comparador de hipotecas.

El equipo de la ’start-up’ Trioteca, un comparador de hipotecas. / Cedida (El Periódico)

Trioteca ha cerrado este mes de septiembre una ronda de financiación de un millón de euros para reforzar su músculo tecnológico y su capacidad mediática, con el objetivo de expandir su comparador de hipotecas. Esta ‘start-up’ afincada en Barcelona y con año y medio a sus espaldas basa su servicio en ofrecer a los usuarios un comparador de hipotecas, con información transparente y inteligible para el consumidor medio y un proceso de acompañamiento más allá incluso de la firma de la hipoteca.

"Nuestro objetivo es empoderar al usuario para que entienda todo lo que firma y tome la mejor decisión", explica el consejero delegado de la compañía, Ricard Garriga. El proyecto de esta microempresa de ocho trabajadores arrancó en enero del 2018 y desde entonces por su portal han pasado más de 10.000 usuarios únicos. Actualmente tienen a más de 1.000 consumidores que o bien han firmado una hipoteca o están negociando con el banco las condiciones para ello.

El negocio de Trioteca se basa en la comisión que consiguen de las 37 entidades bancarias con las que trabajan una vez les llevan un cliente. Lo que implica que el cliente no asume un sobrecoste.  Para llegar a ese punto, esta ‘start-up’ cuenta con tres niveles de atención: primero, información accesible desde su web;  segundo, un bot que responde las preguntas básicas que el usuario le dirige; y, tercero, la atención personalizada de un profesional al otro lado del teléfono. "Uno de nuestros valores añadidos es la interacción humana de calidad", comenta Garriga. El otro es la rapidez del proceso, para que en el intervalo de tiempo que pasa desde que se consulta las condiciones de una hipoteca y su firma  estas hayan cambiado lo mínimo posible y así dotar del máximo poder de decisión al ususario.