Ir a contenido

Perfil

Elisenda Bou-Balust: La inteligencia para encontrar lo que se busca

Ganadora del premio Jove Empresari 2018, esta ingeniera es confundadora de Vilynx, que ha convertido la inteligencia artificial en una aplicación esencial para hallar en internet vídeos, imágenes y todo tipo de documentos

Agustí Sala

Elisenda Bou-Balust: La inteligencia para encontrar lo que se busca

Elisenda Bou-Balust (Barcelona, 1986) siempre le han gustado la naturaleza y la tecnología. «Soy una 'freaky' de las plantas. Me gusta cultivar por épocas del año», avisa. De hecho ha tratado de emular los sistemas, sencillos y complejos, que nos rodean mediante la tecnología. «Miro comportamientos inteligentes en la naturaleza y los intento replicar», afirma. Lo explica con tanto ensusiasmo y sencillez que incluso parece fácil.

Cofundadora y responsable tecnológica de Vilynx, una compañía que explota todas las posibilidades de la inteligencia artificial, esta doctora en ingeniería de telecomunicaciones y en ingeniería electrónica acaba de ganar el premio Jove Empresari 2018 que otorga la Associació de Joves Empresaris de Catalunya (Aijec).

Su reto no es solo captar ingentes volúmenes de datos ('big data') sino que estos se entiendan, que tengan sentido y tomen sus propias decisiones mediante la inteligencia artificial. Empezaron con los más sencillos y, en la actualidad, esta compañía con oficinas en EEUU, Los Ángeles y Palo Alto en EEUU y toda la parte de ingeniería en Barcelona, trabaja con vídeo, audio, imágenes, textos y documentos. Se puede leer cualquier tipo de soporte.

Sus principales clientes en la actualidad son  grandes medios de comunicación de EEUU.  El negocio va tan bien que han tenido que dejar las instalaciones que ocupaban en el campus de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) para trasladarse a unas oficinas en la ciudad. En Barcelona trabajan unas 50 personas, de las que 40 son ingenieros y el resto se dedican a ventas y administración.

"Visión de lince"

Vilynx (una conjunción de las palabras «visión de lince») surgió de los trabajos de Juan Carlos Riveiro, el consejero delegado de la compañía, junto con otros socios, que empezaron con sistemas de inteligencia artificial para robots. Bou-Balust se unió unos meses después tras finalizar su doctorado. «Vimos que la gente buscaba datos pero estos no autoaprendían», explica. Dedicaron tres o cuatro años a desarrollar de la misma manera que «el aprendizaje de un niño. Primero empiezan viendo imágenes con poco texto, luego se va complicando».

Fueron ambiciosos, lo que les ha permitido ofrecer servicios de búsqueda mejores que los del gigante Google. «No queríamos ser otra compañía  de inteligencia artificial sin retorno rápido en la sociedad y fuimos a EEUU. Escogimos cinco grandes grupos de medios y se desarrollaron productos en función de sus necesidades». Aunque han tenido ofertas de compra, mantienen el entusiasmo. «Tengo mucha curiosidad e ilusión por ver dónde nos lleva este camino», sentencia. Cuentan con inversores españoles, como Kibo Ventures Caixa Capital Risc, así como extranjeros, como Ridgewood Capital. Ya han cerrado rondas de financiación que suman unos 12 millones de euros