Ir a contenido

Perfil

Jaume Amat: Un pionero de la biotecnología que sabe exprimir el reloj

El empresario está implicado en una docena de firmas del sector, de la de robots cirujanos, Rob Surgical a la dedicada a combatir la tuberculosis, Manremyc

Agustí Sala

Jaume Amat: Un pionero de la biotecnología que sabe exprimir el reloj

ANTHONY GARNER

Jaume Amat (Barcelona, 1974) sabe exprimir el tiempo. Este pionero de la biotecnología, presidente de CataloniaBio & HelathTech, está en su despacho cada día antes de que salga el sol, antes de las cinco de la mañana. "Hasta las 8.00 es cuando se trabaja más tranquilo", afirma.

Está implicado en diversos grados en 12 empresas del sector y aún encuentra tiempo al final del día para formar parte de una coral. "Acabo tarde, pero me voy a dormir temprano", afirma. Con una esposa que es profesora de instituto y tres hijas, de 10, 8 y 6 años, han aprendido a ver que "la inestabilidad diaria es mínimamente estable".

Será porque su padre, Joan, ingeniero industrial especializado en automatización y con el que montó Rob Surgical; y su madre, bióloga que trabajaba con Ramon Margalef; que no distingue entre el ocio y el negocio o entre el trabajo y el entretenimiento. "No hay división, en lo bueno y en lo malo, pero creo que para los que podemos vivir así la vida es una suerte", sentencia rotundo.

Desde pequeño que quería dirigir una empresa "sin ni siquiera saber muy bien lo que significaba eso", recuerda. Estudió ingeniería técnica de telecomunicaciones, pero al acabar la carrera, a través de su hermana Isabel, directiva de la farmacéutica Reig Jofre y también inversora en el sector, conoció a José Martínez, "que tenía ideas y dinero y buscaba a alguien que sobretodo tuviera ganas".

Transferencia de tecnología 

"La verdad es que no me veía haciendo de ingeniero", recuerda. Así es como empezó en Archivel Technologies que tenía una actividad, la transferencia de tecnología, que luego se fue conociendo. Uno de los proyectos que iniciaron fue la vacuna Ruti contra la tuberculosis. Al adquirir envergadura crearon Archivel Farma que, en el 2005, cerró una ronda de financiación de 3,6 millones de euros.

Después de una mala experiencia con algunos socios en el 2010 constituyó BioEmprèn, "que era más una declaración de intenciones, al inicio". Fue la primera consultora del entonces incipiente sector biomédico que asesora a científicos y los acompaña para convertir al investigación de excelencia en empresas. En casi 10 años ha ayudado a obtener más de 19 millones en inversión y financiación pública. Se ha implicado en hasta 12 empresas, que son todas muy distintas y le han dado «la oportunidad de conocer los procesos de todo tipo».

Por el camino se ven oportunidades, como Specipig, que también cofundó y dirige y abastece cerdos enanos para la investigación . "Es una empresa de servicios que crece cada año en facturación y en cartera de proyectos para empresas de todo el mundo", explica.

A su vez dirige Rob Surgical, que ya tiene su primer robot quirúrgico, Bitrack . Pero además de su padre y su hermana también trabaja con el marido de esta, su cuñado, Pere Joan Cardona, con el que constituyeron Manremyc, para combatir la tuberculosis.

Destaca que siempre está "en la parte del negocio", no en la de la ciencia. Tras 10 años en esta actividad afirma que no ha vivido ninguna «muerte» empresarial , aunque, ninguna de las compañías en las que participa "ha cerrado aún el ciclo", reconoce. No quedará otro remedio que seguir madrugando.