Ir a contenido

'START-UPS'

Cuideo se prepara para hacer compras

La 'start-up' de cuidadoras a domicio espera casi doblar la facturación este año sin perder de vista un posible salto al exterior de cara al 2020

Josep M. Berengueras

Roberto Valdés y Adrià Buzon, cofundadores de Cuideo.

Roberto Valdés y Adrià Buzon, cofundadores de Cuideo. / MARTÍ FRADERA

Cuideo, empresa on line de cuidados a domicilio, quiere ganar tamaño para anticiparse a la concentración que se prevé en el sector.

Así lo asegura Roberto Valdés, cofundador y consejero delegado de esta start-up con sede en Barcelona. «Queremos ser líderes absolutos en España, pues es un sector que está automatizado. Podemos decir que ya lo somos, pero queremos crecer aún más y ser el referente absoluto», asegura Valdés.

Para lograrlo, seguirán con la estrategia actual de reconocimiento de la marca, en busca de que el cliente («hay tres millones de familias en España que necesitan este tipo de servicios», asegura) acuda a ellos como primera opción. «Invertimos mucho en marca y en que el producto sea el mejor posible, que el cliente tenga las mejores propuestas para cuidar a sus familiares», dice. Su tasa de éxito es del 93% (familias que tras 15 días no cambian de profesional).

Base de datos

La plataforma pone en contacto a las familias que buscan cuidadoras. «Habitualmente es la familia la que se hace cargo de un familiar, pero con el tiempo la situación se vuele insostenible y se precisa de una persona que realice esas tareas. El boca-oreja es el que solía funcionar, pero es cada vez más difícil encontrar la persona adecuada», señala. Cuideo cuenta con una base de datos de 40.000 cuidadoras (la mitad de ellas han sido validadas con una entrevista o por su trabajo), y es capaz de dar respuesta «en horas» a las familias que necesiten un profesional. No cobran al profesional, sino que su negocio se basa en una cuota inicial de 300 euros y otra mensual de «entre 60 y 80 euros» que paga la familia. «A cambio, buscamos los mejores cuidadoras, gestionamos por ejemplo si tiene que haber una sustitución, nos encargamos del papeleo y cada més enviamos la nómina que deben pagar a la cuidadora», explica. El salario de esta se pacta entre la familia y la empleada.

Valdés afirma que peude haber pronto oportunidades de compras en España, y que están atentos al mercado. También, que estudian de cara al 2020 su salto a otros países, aunque aún no lo han decidido. Si lo hacen, precisarán de una nueva ronda de financiación. La start-up facturó 1,3 millones en el 2018, prevé alcanzar los 2,5 millones este año y los 6,1 millones en el 2020.

Temas: Start-ups