Ir a contenido

ENTREVISTA

Nacho Sala: "Atrápalo no quiso dar entrada a socios que no nos dejasen dormir"

"Somos catalanes, no nos gusta estirar más el brazo que la manga. Nos gusta el crecimiento orgánico, ganar dinero todos los años"

Josep M. Berengueras

Nacho Sala, cofundador de Atrápalo.

Nacho Sala, cofundador de Atrápalo. / Ricard Cugat

Nacho Sala fundó en el 2000, junto a Nacho Giral y Manuel Roca, Atrápalo. Con presencia en nueve países, cuenta con más de ocho millones de usuarios y cerró el 2018 con una facturación de 340 millones.

La compañía cumplirá el próximo año 20 años. ¿Cómo empezó Atrápalo?

Atrápalo fue una gran novedad. Era un exotismo, casi nadie compraba por internet. Había mucha confusión, porque era la época en que entrabas en una web y no sabías si era un diario, un foro, una tienda... Todas se parecían, Google llegó después, la gente no sabía para qué servía internet y los proveedores pensaban que nadie iba a comprar una entrada on line. Había ilusión, expectativa, era excitante.

Todo ha cambiado mucho...

Todo va muy rápido. Lo que pasa en internet en un año es como la vida de los perros: son como cinco años de un negocio tradicional, porque la tecnología cambia, el móvil lo ha cambiado todo, las fórmulas de márketing cambian... Siempre tienes la sensación de que llegas tarde, de que hay alguien con más tecnología y recursos que lo hace mejor. Es una insatisfacción frustrante, pero al mismo tiempo tenemos que valorar que nuestro negocio es diferente.

¿Por qué lo es?

Somos un negocio rentable. Si analizas el mercado, ves que luchas contra modelos de negocio que no les importa perder dinero, que están en un ecosistema de rondas continuas astronómicas que no buscan la rentabilidad, sino ser los primeros, coger el monopolio. Nosotros somos catalanes, no nos gusta estirar más el brazo que la manga. A nosotros nos gusta el crecimiento orgánico, ganar dinero todos los años.

Pero ello no supone que Atrápalo no sea una gran empresa...

Depende de la escala. A nivel local, sí, somos un player importante, una empresa consolidada. Lo que más nos gusta es poder decir que somos rentables desde el año y dos meses, que en internet y e-commerce se puede ganar dinero, repartir dividendos y crecer. Además, hemos sabido replicar la fórmula en Latinoamérica. Nosotros no quisimos entrar en la dinámica de dar entrada a inversores que no nos dejasen dormir por la noche. Preferimos hacer un estilo de empresa equilibrada, acorde con nuestra vida personal. Quisimos tener una compañía grande, rentable, pero también tener tiempo para nosotros. El rol de crecimiento total, de «vamos a forrarnos», de dejar cosas por el camino, de otros socios, de adiós a las vacaciones, de viajar todas las semanas... Los fundadores elegimos otra cosa.

Es decir, prefirieron crecer a menor ritmo pero controlar la empresa y su futuro en vez de hacer mucho dinero.

Siempre tuvimos claro que nos gustaría hacer lo que hemos hecho, y que no queríamos que otro, con sus intereses, nos influyese. Queremos experimentar, pasárnoslo bien, iniciar proyectos que nos gusten. La vida es demasiado corta, mejor hacer lo que nos gusta, y encima ganando dinero y creando empleo.

¿La recompra reciente de acciones de la compañía por parte de los fundadores a qué obedece?

El fondo Tiger quiso salir. Estuvo con nosotros desde el 2008, y ha sido un socio fantástico. Entró en un momento en que crecimos mucho, y fue un momento dulce para todos. Luego vino la crisis, y nos ayudó a tomar la decisión de replicar el negocio fuera. Después se quedó con nosotros dándonos formación, algo que no tiene precio. Pero quería salir, y finalmente los socios decidimos comprarle ese 30% que tenía.

¿Cómo será Atrápalo a partir de ahora?

Seguiremos por la misma senda. Pero nos queda mucho por hacer, inventar nuevas formas para disfrutar del tiempo libre, queremos experimentar con la inteligencia artificial... Hemos abierto Atrápalo empresas, estamos creando productos como viajes a rodajes, estudiamos crear viajes tipo escape room... Queda mucho por hacer.

¿Porqué las empresas de ventas flash sufrieron más que Atrápalo?

En las ventas flash el problema es que no se ponían en el lugar del proveedor. Nosotros vamos al negocio y le decimos: «Tu negocio debe ser rentable, sostenible. ¿Qué días fallas? Pues esos días puedes hacer una oferta». Otras plataformas optaban por vender descuentos masivos que asfixiaban a los negocios.

El crecimiento de Atrápalo va a la par que el de la Barcelona tecnológica...

Para Atrápalo estar en Barcelona es fantástico. Se puede atraer talento, y el ecosistema creado en este tiempo es muy positivo. Es un momento muy dulce por las ideas que hay, pero sigo pensando que falta creérnoslo aún más, pues debería haber más dinero e inversión. H

Temas: Start-ups